Derrota de los Mexicas fue a manos de otros indígenas

Expertos en la Conquista resaltan la alianza con los españoles de diversos pueblos que querían acabar con el tributo a Tenochtitlán; “fue un levantamiento indígena contra otro grupo indígena”, sostienen

Derrota de los Mexicas fue a manos de otros indígenas
El Lienzo de Tlaxca la muestra una re presentac ió n de la caída de la ciudad de Tenochtit lán, rodeada por los españoles y sus aliados indígenas. Foto: LIENZO DE TLAXCALA, PUBLICADO POR ALFREDO CHAVERO
Cultura 13/08/2021 03:05 Antonio Díaz Actualizada 11:21
Guardando favorito...

El 13 de agosto de 1521 fue tomada la ciudad de Tenochtitlán; sin embargo, este hecho no fue únicamente un logro alcanzado por los españoles comandados por Hernán Cortés, pues éstos recibieron apoyo de varios grupos indígenas, quienes no estaban conformes con los tributos que daban a los mexicas. De hecho, especialistas sostienen que más del 90% de los atacantes eran indígenas y la minoría restante eran foráneos. 

“En aquel entonces, existía una molestia generalizada por parte de los grupos indígenas contra los mexicas, como los otomíes, los huejotzingas y otros (por los tributos que pagaban). Ni siquiera es que todos hubieran tenido que hablar y aliarse con Cortés, pero hubo una estrategia de decir que se iba a acabar con el tributo y yugo mexica. Fueron muchos poblados los que se unieron, unos grandes y otros pequeños, es decir, fueron levantamientos indígenas en contra de otro grupo indígena”, sostiene Pilar Ramírez, etnohistoriadora del INAH

En esa idea coincide Eduardo Corona, doctor en Antropología social, quien detalla que la cuestión de las alianzas es muy importante, aunque ese factor ha quedado opacado por el énfasis que se hace de la figura de Hernán Cortés

Lee también: 500 años de la caída de la gran Tenochtitlán: así fue la batalla naval final 

lienzo_de_tlaxcala_jpg_129051619.jpg

“Los mexicas enfrentaron a un ejército de alianzas increíbles, Cortés solamente traía mil 500 soldados, los aliados son más de 300 mil. Los mexicas ganaron varias batallas, pero se quedaron sin armamento, bastimento y alimento, les cortaron el suministro de agua. También tuvieron la enfermedad de la viruela, estos elementos hicieron que se rindieran. Los mexicas intentaron hacer alianzas, pero no pudieron, se quedaron solos. Las que conquistan el Cem Anáhuac y disuelven Tenochtitlán fueron las alianzas, pero siempre estamos viendo a Cortés, no vemos el protagonismo de la sociedad mesoamericana”, sostiene Corona. 

Lee también: Desinterés en España por los 500 años de la caída de Tenochtitlán

Las alianzas quedaron establecidas desde el arribo de Hernán Cortés a las costas del actual territorio mexicano, en 1519. Esto porque los extranjeros se encontraron con cempoaltecas y su gobernante, Xicomecóatl, al que Bernal Díaz del Castillo llamó “Cacique Gordo”, con quien llegaron a un acuerdo. 

“Las que conquistan el Cem Anáhuac y disuelven Tenochtitlán fueron las alianzas, pero siempre vemos a Cortés, no vemos el protagonismo de la sociedad mesoamericana” Eduardo Corona, doctor en Antropología social 

florentino_2_jpg_129051625.jpg

Pilar Ramírez explica que la figura de Xicomecóatl es de suma importancia, porque fue quien guió a Hernán Cortés hacia Tlaxcala y otros puntos estratégicos: “El Cacique Gordo dirigió a Hernán para que ganara aliados, le mostró el camino que tenía que seguir y a partir de ese momento, muchos cempoaltecas acompañaron a Cortés”.

Lee también: Directores de cine y tv se resisten a La Conquista

¿Pero cuál era la situación que se vivía en Tenochtitlán en aquel momento? Eduardo Corona indica que los mexicas tenían alianzas: “Había dos aliados en la cuenca. Los tepanecas: Tenochtitlán, Tlatelolco y Azcapotzalco, y los acolhuas: Coatlinchán, Texcoco y Huexotla. Los dos se enfrentan y pierden los acolhuas, pero después hubo una rebelión mexica contra Azcapotzalco y se crea la Triple Alianza. Cuando llegó Cortés, el imperio dominante era el Cem Anáhuac, pero esto afectaba por los tributos que (otros grupos indígenas) habían de pagarles”. 

“(Si se intenta describir la caída de Tenochtitlán como guerra civil) seríamos anacrónicos, porque entonces no había un concepto de una nación” Pilar Ramírez, etnohistoriadora del INAH

florentino_6_jpg_129051622.jpg

Las alianzas mesoamericanas, detalla Corona, implicaban relaciones de linaje, es decir, “se debían casar mujeres nobles con los señores y establecer descendencias, además de relaciones tributarias y apoyar con ejército. Eran un compromiso muy fuerte”. 

Pilar Ramírez detalla que una vez que Cortés emprendió su exploración, se encontró con otros grupos y “siempre hubo una batalla y ya después limaban asperezas”. Ante esa situación, describe Corona, las alianzas se dieron por “violencia, terror y temor” y al mismo tiempo eso implicó la disolución del Cem Anáhuac

Lee también: Cronología de la Conquista: desde la llegada de Cortés hasta la caída de Tenochtitlán

“No podemos hablar de que son traidores (los indígenas), porque ellos ni sabían lo que les esperaba. Y hay que dejar en claro que sí se ganó gracias a mucha de la estrategia y la unión de las fuerzas indígenas contra los mexicas. Es decir, hablar de una ‘Conquista de españoles’ es uno de los errores que se han cometido en la historia”, señala Ramírez, quien enfatiza que a la caída de Tenochtitlán no se le puede llamar “guerra civil”. 

florentino_1_jpg_129051628.jpg

“Hoy podemos hablar de Mesoamérica, pero es un término acuñado para poder entender y dividir en varias unidades culturales, pero no era unidad. Todo el territorio estaba dividido, eran distintos señoríos y grupos étnicos. (Si se intenta describir la caída de Tenochtitlán como guerra civil) seríamos anacrónicos, porque en ese momento no había un concepto de una nación”. 

​​​​​​​Lee también: Retrato de la Conquista de México en el arte

Aunado a ello, Corona declara que “no hubo ninguna superioridad tecnológica. No fue Europa ni fue Cortés, lo que se hizo fue una rebelión social y política o de lo contrario tendríamos que aceptar que la Conquista fue europea y no es así. Por lógica matemática, mil 500 españoles no hubieran podido tomar Tenochtitlán, por más que tuvieran 13 bergantines y 20 cañones. Hemos caído en los mitos españoles, en los que se vanagloria el planteamiento europeo, donde dicen que mataron a salvajes caníbales, que no había cultura y que ellos trajeron la civilización. De hecho, España no era un imperio en ese momento, era un reino. España no tenía capacidad para dominar Mesoamérica, se dominó en términos de rebeliones internas. Por lo mismo, tampoco se puede hablar de que la Conquista es resultado de la expansión europea”. 

florentino_5_jpg_129051616.jpg

En el marco de los 500 años de la caída de Tenochtitlán, Pilar Ramírez secunda que es necesario derribar el mito de que la Conquista la hicieron los españoles: “Fueron muchísimos indígenas los que participaron, pero también es necesario eliminar esta idea de que los creían dioses. Claro que les llamaban la atención, pero no los consideraban seres divinos y los ahumaban al parecer porque despedían mal olor”. 

​​​​​​​Lee también: El arte sincrético que nació del mundo indígena

Una tercera idea que habría que eliminar, dice Ramírez, es que los mexicas consideraban como uno solo al caballero y al caballo: “Esa es una idea europea, aquí no se tiene nada como los centauros” Para erradicar esos mitos, ambos investigadores consideran que aún hay mucho por investigar sobre la Conquista, y para futuros estudios Eduardo Corona considera que deben ser interdisciplinarios. 

Comentarios