De Aidia Studio, estación Tulum del Tren Maya

Rolando Rodríguez-Leal, director del despacho Aidia Studio, describe los detalles de diseño de la estación que formará parte del proyecto para la península de Yucatán

De Aidia Studio, estación Tulum del Tren Maya
La estación no estará a un lado de las vías sino sobre las vías, con lo cual se aprovechará el área en un segundo nivel. Fotos: Cortesía de Aidia Studio.
Cultura 12/09/2021 23:55 Frida Juárez Actualizada 11:29
Guardando favorito...

Con amplias áreas verdes, un inmueble que busca invadir en lo mínimo el terreno y prescindir de la ventilación mecánica, así es como el arquitecto mexicano Rolando Rodríguez-Leal y su socia, la también arquitecta Natalia Wrzask, de nacionalidad polaca, imaginaron una estación de tren sustentable para el Tren Maya.

La polémica del proyecto fue justo lo que motivó a los fundadores del despacho arquitectónico Aidia Studio a participar en la licitación, porque gracias a su experiencia -han trabajado para los estudios arquitectónicos de Norman Foster, Zaha Hadid, y con Jean Nouvel en el diseño del museo Louvre, en Abu Dhabi- aseguraron que era posible construir una estación de tren con diseño sustentable, la especialidad del estudio que fue fundado en 2018 y que tiene sedes en la Ciudad de México y Londres.

Rodríguez-Leal y Wrzask son los responsables de diseñar la estación de Tulum, la cual – cuando se realizó esta entrevista el 30 de julio--, aún estaba en la fase del proyecto ejecutivo. Sin embargo, el tiempo no causa inquietud en los arquitectos -que prefieren deslindarse de la controversia-. Optan por concentrarse en trabajar el proyecto “a conciencia” y con extremo cuidado, porque apuestan por una estación que dure 100 años y no a trabajos hechos sin la adecuada planeación, una constante en México, asegura Rodríguez-Leal, quien en entrevista con EL UNIVERSAL explicó en qué consiste el diseño sustentable de la estación.

¿Cómo fue que participaron en este concurso sobre la construcción de la estación de Tulum del Tren Maya? ¿Ustedes eligieron la locación?

-Cuando se lanzó el proyecto, supimos que crearía controversia en temas ambientales, entonces nuestra reacción fue desarrollar un proyecto tipo (es decir, una estación genérica, sin detalles específicos) porque creímos que podíamos diseñar una estación de tren respetuosa con el ambiente y que contribuya con el espíritu del proyecto, que es desarrollar la zona y articular mejor los centros de población a través de las estaciones. Nosotros, gracias a nuestra trayectoria -vivimos en China, Abu Dhabi y Londres- vimos que el desarrollo no es antagónico con el medio ambiente. Se pueden hacer las cosas bien y el desarrollo de la infraestructura ferroviaria en China y en Europa es la forma más sustentable de conectar entre ciudades. Entonces nos llamó mucho la atención el ruido que se generó en este proyecto que todavía no estaba bien articulado.

Cuando hicimos la estación tipo consideramos las características de la zona, en su contexto -su piso kárstico, su clima, los vientos de la zona- y la experiencia de usuario que buscábamos. Esta propuesta la difundimos, tocamos la puerta de Fonatur y después de insistir, nos recibieron y dijeron que la evaluarían.

Después de unos meses, Fonatur nos invitó a participar en la licitación del anteproyecto de la estación en Tulum y nuestra propuesta legal, técnica y económica fue la que ganó.

Fue el resultado de haber tenido la iniciativa desde un principio y de nuestro valor agregado que es la parte ambiental, la cual tiene un rol principal en nuestros diseños, que en este caso lo aplicamos acotando el perímetro de la estación y prescindir de la ventilación mecánica.

aidiastudio_tren_maya_8.jpg

Las estaciones del Tren Maya serán diseñadas por varios arquitectos, ¿les han establecido características para unificar el diseño?

-Sí, hay manuales de experiencia de usuario y la señalética que todas las estaciones tenemos que acatar. Aunque serán distintas en cuanto a lo arquitectónico porque dependen de la demanda y contexto de cada una, por ejemplo la de Playa del Carmen es parte del viaducto elevado.

A detalle, ¿en qué consiste el diseño de la estación de Tulum?

-Hay cierto derecho de vía, en lugar de poner la estación a un lado de las vías y consumir más área, pensamos en montar un poco el programa de la estación -accesos y la parte pública- sobre las vías, de forma que esa misma área se aprovecha en un segundo nivel. Esa decisión es importante porque estructuró la configuración de la estación. Hacer esto tiene varias cualidades: la orientación se vuelve mucho más intuitiva para el usuario, la distancia entre taquillas y plataformas es muy corta. Son ventajas también en término de la comodidad del usuario, además de lo ambiental.

La experiencia del vestíbulo principal está definida por el juego de luz y sombras que crea la cubierta perforada y el pasar de los trenes, así que el usuario está muy ligado con el contexto del lugar y la experiencia de viajar en tren. Hemos hecho muchos estudios sobre las condiciones climáticas, sabemos que el calor y la humedad en verano puede llegar a altos niveles, por lo que el tener brisa al interior de la estación se vuelve determinante. Por otra parte, estas perforaciones son más pequeñas conforme se acercan hacia el zenit en la cubierta y son más grandes en los extremos, esto con el objetivo de que en la hora más caliente del día se filtra más la luz, mientras que en las mañanas y en las tardes, cuando las temperaturas son más bajas, entre la luz de forma horizontal.

En términos de materiales, por la paleta de color nos interesaba mucho que reflejara la esencia de la zona prehispánica y contemporánea de Tulum. El suelo kárstico, piedra de arcilla, el aplanado chukum (mezcla de la resina del árbol que lleva el mismo nombre, junto a cemento y piedra caliza) forman parte de la selección de materiales.

El domo será recubierto con paneles de concreto reforzado con fibra de vidrio, y tiene la misma tonalidad de la piedra caliza. Esta parte forma un patrón geométrico a través de sus aperturas, que hace referencia a las grecas de la cultura maya, entonces también en la parte de interpretación de lo arquitectónico, mucho de este sentimiento climático que le quisimos dar a la estación también encuentra un eco en la parte estética, en el tipo de patrones que genera en su conjunto. Es una historia completa, es una arquitectura que pretende tener un rendimiento y al mismo tiempo mimetizarse dentro de su contexto inmediato e histórico.

aidiastudio_tren_maya_4.jpg

¿Estos materiales siguen la línea de crear un diseño sustentable?

-Obviamente. Todos los materiales tienen que ser de fuentes renovables y ligados a industrias de la zona para contribuir a la economía del lugar. No es nuestra intención usar materiales caros, al contrario, queremos materiales con buena durabilidad y la esencia de la estación realmente es la experiencia de la luz, no tenemos ningún tipo de mármol, sino tenemos concretos pulidos y el acabado chukum. En el interior de los distintos locales, en la taquilla y zonas públicas, de forma más acotada ya puede haber más diseño y atención al detalle.

Para la selección, tomamos en cuenta la huella de carbono de los materiales que usamos para minimizar el impacto. Hacemos una investigación de los posibles candidatos y se proponen dos o tres proveedores, no sólo el favorito, porque se hace una licitación. En función de la empresa constructora de la estación, siempre y cuando los proveedores cumplan con la especificación del proyecto, podrán elegir al proveedor que tenga los materiales disponibles en menor tiempo o al mejor costo.

Leer también: Sectur, la dependencia ganadora en el presupuesto 2022; el 96% de sus recursos van al Tren Maya

¿Cuál es el presupuesto con el que cuentan para llevar a cabo esta estación en Tulum?

-Hasta el momento no se ha definido un presupuesto, pero sí tenemos criterios muy definidos sobre la durabilidad de los materiales y que también sean de poco mantenimientos y sus fabricantes sean nacionales. Estamos diseñando una estación para los próximos 100 años, por eso ponemos énfasis en la durabilidad, sobre todo estando en la península, por la humedad.

Lo más importante es que el proyecto, la estación, se hagan de forma en la que se tomen estos aspectos en cuenta.

aidiastudio_tren_maya_7.jpg

¿Qué habrá dentro de la estación?

-Todo lo asociado a la operación, una taquilla, lockers, baños, la zona técnica -que es bastante amplia y no está a la vista del usuario, pero es donde están los operadores- y la zona pública. Estamos dotando a la estación de servicios comerciales que pueda rentar el Tren Maya, como operador, a terceros, entonces habrá tiendas, servicios de comida de distintos niveles como fast food o restaurantes de mayor nivel, tiendas de conveniencia. Lo que normalmente verías en un aeropuerto. Y creo que también va a haber mucho énfasis en darle un espacio formal a todo el tema artesanal, para que tengan una ventana.

Esto de la renta de comercios contribuye a que el coste operativo de la estación se vuelva sustentable en lo económico. Si tiene mucha demanda de usuarios, el tener la capacidad de concesionar espacios comerciales ayuda a que el proyecto sea viable y así darle mantenimiento al inmueble y no se vuelva un elefante blanco. De forma independiente de lo que sea el servicio del tren como tal, yo hablo específicamente del inmueble.

Las áreas de servicios estarán en todas las estaciones, en medida con la demanda de cada una, pero sí se dará los servicios mínimos a todos los usuarios. Viajar en tren es al final una experiencia muy democratizadora porque igualiza.

Leer también: Jóvenes piden parar megaproyectos de 4T

Con respecto al tema de la demanda de usuarios, ¿tiene un estimado de cuánta gente se espera que circule en la estación de Tulum?

-El dato en específico no lo tengo, pero todas las estaciones se dividen entre demanda baja, media y alta y Tulum está en esa última categoría, de acuerdo a las proyecciones del Fonatur y una consultoría.

¿Qué dimensiones tendrá la estación que diseñaron y dónde estará ubicada exactamente?

-El área tiene aproximadamente 14 mil metros cuadrados. La ubicación exacta todavía no la puedo compartir porque Fonatur nos ha pedido confidencialidad en el tema de la ubicación.

aidiastudio_trenmaya_5.jpg
¿Cuándo se espera que la estación ya esté terminada y funcionando?

A finales de 2023, es cuando ya todas las estaciones del Tren Maya deben estar esperando.

¿Ya iniciaron la construcción de la estación de Tulum o se puede hablar del porcentaje de avance que tiene al menos esta estación?

-Sí, ahorita estamos trabajando en el proyecto ejecutivo de la mano con el Fonatur. Siempre que hablamos de arquitectura generalmente los medios quieren saber cuándo se inaugura; en México lo que nos hace falta es más proyección, más planeación, entonces no hay que subestimar el tiempo que se está llevando en que las cosas se hagan bien, bien pensadas, bien planeadas. Entonces nosotros estamos desarrollando el proyecto ejecutivo a conciencia.

Estamos sujetos a un contrato de tiempo para hacer nuestras entregas, pero nuestra prioridad siempre es hacer las cosas bien, sin prisa. Ese es nuestro rol como arquitectos, coordinar un diseño arquitectónico sólido, duradero, bien informado y de nivel internacional. Entonces no manejamos tiempos de construcción porque estamos a cargo del proyecto ejecutivo. Haremos lo posible como constructores de arquitectura en que la labor de la constructora sea lo más rápida y ágil posible.

Toda la polémica de que si es mucho o poco tiempo realmente está fuera de nuestro dominio, hay temas que nos rebasan como despacho de arquitectura y no queremos contribuir ni opinar sobre la cuestión sobre si es mucho o poco tiempo, nuestra responsabilidad es que el diseño ejecutivo cumpla al 100% con las expectativas, normas y estándares internacionales. Hay los tiempos políticos, los tiempos técnicos, los tiempos de diseño y buscamos deslindarnos de esa controversia porque no contribuye a nuestro trabajo, que es técnico. Si estuviéramos muy pendientes de eso, creo que nuestra labor se vería perjudicada. Esto no quiere decir que no cumplamos con los plazos, pero creemos que esta conversación (sobre los tiempos) es más ruido. Creo que todos los entes involucrados en el proyecto están buscando, por lo menos en nuestra interacción con otros actores ya sea el Fonatur u otras consultorías, hacer el proyecto como se debe.

Hablas de que el tema de los tiempos de construcción del Tren Maya es meramente ruido y no la conversación, entonces, ¿cuál debería ser la conversación?

-Hablando específicamente de la estación de Tulum, el mérito es el planteamiento arquitectónico y la sensibilidad de éste, la eficiencia energética y de terreno. Ahí es donde hemos puesto todo nuestro conocimiento y esfuerzo para crear una estación de clase mundial.

Y sí, definitivamente, en términos de planeación e inversión en proyectos en México, es una conversación que los medios tienen todo el derecho de escudriñar, pero aquí lo más importante es que se haga bien y no rápido. Como arquitectos y urbanistas sufrimos eso en el país, toda la falta de planeación, las decisiones a corto plazo y no pensando en los próximos 20 o 30 años.

Leer también:AMLO termina de supervisar los tramos 5, 6 y 7 del Tren Maya en Quintana Roo

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios