12 | DIC | 2019
Pedro Salmerón
Foto: archivo El Universal

Carta íntegra de la renuncia de Pedro Salmerón al INEHRM

21/09/2019
18:50
Redacción
México
-A +A
Pongo el cargo de director del INEHRM a disposición del Presidente y hago este texto mi renuncia formal al mismo. Renuncia que le presento al Presidente que con valor y decisión está transformando a México. Al Presidente, no a la derecha de talante fascista

Por definición, la derecha mexicana tiene una notable vocación por la censura y el control del pensamiento. Una de las raíces de la derecha mexicana, muy bien documentada por El Fisgón (La raíz nazi del PAN), tiene la costumbre de la prohibición y la penalización del pensamiento disidente. Súmele el talante inquisitorial de la derecha ultramontana. Convertidos ahora en oposición sin rumbo ni brújula (“moralmente derrotados”, dijo el Presidente), están dando un espectáculo digno de esa vocación y temperamento: la exigencia de quemarme en leña verde (metafóricamente… espero, ¿o incluimos el sanbenito?)

Habían escrito un primer capítulo cuando el CEN del PAN anunció, en conferencia de prensa, que me demandarían penalmente por un tuit sobre el fraude electoral de 2006. Pero ahora fue una ofensiva completa y total: hoy sábado 21 de septiembre amanece twitter con 60 mil menciones de mi apellido, en un linchamiento mediático que encabezan los dos expresidentes panistas, el Consejo Coordinador Empresarial, directivos de diversos medios de comunicación y varios senadores de la república.
¿La razón? Este texto:

https://lacabezadevilla.wordpress.com/2019/09/20/el-asesinato-de-eugenio...

Del cual extrajeron el adjetivo “valientes”. Y un párrafo:

“Su muerte fue resultado de la profunda división que experimentó la sociedad mexicana desde los años sesenta, cuando muchos jóvenes que veían canceladas las posibilidades de participación y transformación pacífica de un sistema político vertical y autoritario, buscaron cambiar las cosas por la vía violenta. En su lucha contra el estado y el sistema capitalista, identificaron a los empresarios nacionales como sus enemigos...”

Con base en ello, me acusan de hacer apología del delito, apología de la violencia, de “enconar” y “dividir”. Sobre el adjetivo “valientes”, ya respondió el INEHRM:

“A nadie se pretendió ofender con el adjetivo valientes que calificó a esos jóvenes; al contrario, en la nota se quiso reivindicar la figura de Garza Sada. Valiente no significa ser héroe ni hacer lo correcto. Ofrecemos una sincera disculpa a quienes se ofendieron por este adjetivo, que no fue en el sentido de justificar su acción que terminó en la muerte del empresario (https://twitter.com/INEHRM/status/1175177888863260673).

Añadamos, a guisa de ejemplos históricos, que a Rodolfo Fierro se le decía “el valiente”… y también “el carnicero”. O que en un apodo que hoy sería políticamente incorrecto, a Victoriano Huerta le llamaban General Rompope, “porque estaba hecho mitad de alcohol y mitad de huevos”. No creo necesario recordar los otros adjetivos con los que pasó a la historia el general Huerta. También recordemos que cierta derecha ha llamado siempre “valientes” a los cristeros y a José de León Toral. Sin duda eran valientes.

Ahora, y en serio, ¿Enconar y dividir?, ¿apología de la violencia? Lo escriben quienes exaltan y canonizan a una de las partes (no se desliza una sola observación crítica sobre la gestión empresarial de don Eugenio, o la polarización social y política de Monterrey) y criminalizan sin cortapisas a la otra.

A ellos podríamos preguntarles si saben cuántos dirigentes campesinos fueron torturados y asesinados antes de que Lucio Cabañas se decidiera por la vía armada; o cuantos estudiantes fueron masacrados antes de que los fundadores de la Liga Comunista 23 de septiembre optaran por esa misma vía. También podríamos preguntarles si hubo condenas por los desaparecidos, los asesinados y los torturados por el Estado. Asesinatos como la de los comandantes de la Liga Comunista Ignacio Olivares y Salvador Corral, brutalmente torturados, cuyos cuerpos, sin vida fueron arrojados a las puertas de las casa de Garza Sada y del empresario jaliscience Fernando Aranguren ejecutado por la Liga cuando el gobierno se negó a pagar el rescate. Y que quede claro: nosotros reprobamos tanto el secuestro y asesinato de Aranguren como la tortura y asesinato de Olivares y Corral.

Esto nos deja dos salidas ante la historia de la guerra sucia y los movimientos armados socialistas: no decir nada, o criminalizarlos.
Supongamos que hacemois caso de la historia que quieren dictar los dos expresidentes de origen panista, y todos cuantos han organizado mi comité de linchamiento. Empecemos por lo que exigen:
¿Los guerrilleros de los 70´s? Cobardes y despiadados criminales. ¿Las elecciones de 2006? Un ejercicio ejemplar de democracia.

Y ahora sigamos:
¿Hidalgo? “Promovió el matar gente a diestra y siniestra, lo que explica las más de 22 mil muertes sufridas en el país desde 2006 a la fecha, como producto de la guerra contra el narcotráfico”.

¿Morelos? “¿A esa canalla intolerante y fanática estamos celebrando? Pues sí, porque seguimos padeciendo los mismos defectos, y por ellos seguimos hundidos en la pobreza.”
¿Juárez? “El mayor traidor a la patria”.
¿Zapata? Un bandido que “asaltó, incendió, asesinó. Era la barbarie contra la civilización, el robo contra la legítima propiedad, Sus hordas de forajidos asolaron todas las poblaciones. Fue un faccioso, un cobarde”.
¿Villa? “Asesino desquiciado” y “maniaco-depresivo, o de plano bipolar”.
¿Los estudiantes de 1968? Agitadores “financiados por la CIA para “desestabilizar a México”.

(No invento: definiciones tomadas de manera textual de los ¿historiadores? Afines al régimen neoliberal, alguno de ellos titular del INEHRM y otro de Banobras durante el gobierno de Felipe Calderón.
Todas las citas y su significado en: http://editorialitaca.com.mx/portfolio-item/falsificadores-de-la-histori...).

Esta es la historia que promovieron durante 30 años. No una histora que pueda reconocer los aportes de Eugenio Garza Sada y a la vez, comprender por qué tantos jóvenes decidieron optar por una vía que nosotros rechazamos explícitamente: la de la violencia. No solo la rechazamos: hemos explicado por qué no es ni deseable ni viable: https://www.jornada.com.mx/2013/05/21/opinion//019a1pol y https://www.jornada.com.mx/2013/06/07/opinion/018a2pol .

Ahora bien: la derecha pide mi renuncia. Ni entiende que en un centro de investigación la investigación es libre, ni que los textos firmados expresan solamente la posición de quien los firma, así sea el director. Cuando recibí la encomiendo de dirigir el INEHRM, el presidente me pidió que se estimulara desde ahí el pensamiento libre así como debate también libre y plural. Y eso hemos hecho. Pero si el pensamiento libre y la búsqueda de la comprensión histórica sirven a la derecha como pretexto para atacar al régimen, si mi presencia, mi estilo y talante (evidentes en este texto) pueden ser contradictorios con la reconciliación nacional que alienta el gobierno de la República, pongo el cargo de director del INEHRM a disposición del Presidente y hago este texto mi renuncia formal al mismo. Renuncia que le presento al Presidente que con valor y decisión está transformando a México. Al Presidente, no a la derecha de talante fascista.

Él sabes que seguiré respaldando al gobierno de la honestidad, la austeridad y la reconciliación nacional, y que lo haré desde cualquier posición. La ira irracional y cotidiana de los dos expresidentes demuestran que el gobierno va bien, que la transformación impostergable de la sociedad mexicana va por buen camino.
 

Como el historiador que siempre he sido, que nunca ha dicho nada por obligación Ni callado nada por compromiso

Pedro Salmerón Sanginés
San Ángel, CdMx, 21 de septiembre de 2019.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios