"Aún no está consumada la transacción de Siglo XXI"

Varios accionistas piden que el proceso jurídico y fiscal de la compra por parte de la empresa Merkcent sea transparente; planean constituir un fideicomiso

"Aún no está consumada la transacción de Siglo XXI"
Librería y oficinas de Siglo XXI Editores en Coyoacán. Foto: Archivo El Universal
Cultura 07/04/2021 02:12 Yanet Aguilar Sosa Actualizada 10:54
Guardando favorito...

Ayer se realizó la reunión del Consejo de Administración de Siglo XXI Editores S.A de C.V, como parte del proceso que siguen luego de que fue suspendida la asamblea del 19 de marzo, sin embargo, aun no hay fecha para el nuevo encuentro de accionistas donde presentarán a Merkcent Consulting and Funding, S. A. de C.V. como socio mayoritario dueño del 58.71% de las acciones, el Consejo de Administración ha decido revisar “escrupulosamente” la transacción en la editorial que fundaron en 1965 un grupo de intelectuales, escritores y científicos mexicanos con Arnaldo Orfila a la cabeza.

José María Castro, gerente del Consejo de Administración de Siglo XXI Editores, dijo a EL UNIVERSAL que no está consumada la transacción, “quizás de manera privada, entre Jaime Labastida y Mercken lo está, pero de manera accionaria todavía no está están legalmente registrados como accionistas, entonces no podía haber ninguna intervención todavía de la empresa hasta que se consume en la asamblea”.

El gerente dijo además que uno de los puntos de la Asamblea que se suspendió el pasado 19 de marzo, era la presentación del nuevo accionista y el nombramiento de un miembro del Consejo por parte de ellos pero eso no se ha logrado precisamente a raíz “de todo lo que despertó, de todas las molestias de los accionistas, eso fue lo que motivó que ahora en el Consejo se determinará que hay que revisar todos y cada uno de los pasos que se den correctamente para que no vuelva a haber un problema de este tipo”, afirmó Castro.

También lee: Suspenden asamblea de Siglo XXI Editores por "irregularidades" en sus procedimientos legales

Reiteró que no hay fecha establecida todavía para la Asamblea, que podría pasar un mes o dos meses o el tiempo que sea necesario, que tendrá que volverse a convocar nuevamente al Consejo para se determine que todo está en orden, “por el momento vamos a revisar todo con mayor detalle y una vez que estuviera todo solventado entonces nos volveremos a reunir”.

Señalo que la reunión que se celebró ayer fue para examinar qué fue lo qué pasó con la Asamblea del 19 de marzo, “se presentaron los títulos a nombre del Dr. Jaime Labastida con un endoso a favor del nuevo accionista pero en ese entonces sólo está registrado Labastida no en el nuevo accionista, al final es como si no hubieran estado ninguno de los dos; el traspaso, digamos, de estas acciones es una situación privada que están manejando ellos y bueno no estaba del todo traspasado correctamente”.

El accionista lamentó que se hayan dado todos esos comentarios en torno a la editorial, pero aseguró que Siglo XXI Editores está operando desde hace 56 años y siempre se ha tratado de hacer con la mayor transparencia “y esto de los movimientos de accionistas es algo que uno no puede evitar” pues en cualquier empresa un accionista puede decidir venderle a otro, pues la empresa tiene que seguir, “lo único que cambia es el accionista. Claro que hay de proporciones a proporciones, pero es un poco así”.

También lee: "Siglo XXI Editores ya fue vendido, pero sigue vivo": Jaime Labastida

El abogado José Francisco Gutiérrez, asesor del accionista de Siglo XXI que “rompió” la asamblea del 19 de marzo, dijo que el nuevo socio no estaba inscrito en los libros corporativos ni habían dado los avisos en el portal de la Secretaría de Economía, pero que “se trata de una cuestión de forma, no de fondo”.

“La parte vendedora no cumplió con unos requisitos que marca la Ley General de Sociedades Mercantiles para la validez de la transacción de las acciones. La parte medular es que hay un nuevo accionista, pero no hicieron bien sus asientos en libros para que tenga validez la transmisión del título”, añadió el abogado.

Un tema que preocupa a los socios es quién es Merkcent, la empresa de Chihuahua ajena al mundo editorial, y la procedencia de la inversión. Gutiérrez Carmona dice que el Consejo de Administración debió cumplir con las leyes de lavado de dinero, “revisar que estuviera inscrita en el Registro de Comercio, que tuviera RFC y tuviera al día sus cuestiones fiscales, si todo esto está correcto no hay impedimento para venderle”.

Tatiana Coll, accionista que denunció primero el “atropello” por la venta de Siglo XXI, cuestiona a Merkcent por ser una empresa constituida hace unos meses con un capital de 50 mil pesos, “¿de dónde salen esos 7 millones de dólares?, hoy día cuando uno renta un departamento tiene que firmar miles de papeles porque todo se verifica, qué tal que lo rentas a un narcotraficante con dinero ilícito; de esta empresa no sabemos absolutamente nada, es  empresa fantasma”.

También lee: "Un atropello", la venta de Siglo XXI Editores

Gutiérrez Carmona aseguró que más importante es el valor de los intangibles, los valores morales y el valor de la marca, “el nombre Siglo XXI Editores vale muchísimo dinero, olvidémonos del valor del inmueble, las máquinas, las prensas y las cortadoras de papel, la pura marca vale muchísimo, su catálogo, su historia”.
Tatiana Coll dijo que exigirán  información de la empresa y que las acciones estén legalmente registradas; luego preven “formar un fideicomiso que pueda demandar  porque al final esto tampoco implica una inyección de capital para Siglo XXI, es  dinero que se va a embolsar el señor Labastida”.

La accionista cuenta que cuando estuvieron en la asamblea del pasado 19 de marzo, el comprador simplemente les dijo que no tienen nada que temer, “nos dijo que es una persona muy honorable y que lo que quieren es rejuvenecer y refrescar a Siglo XXI, con ideas y ediciones nuevas, ¿pues que será que van a publicar manuales de yoga, manuales de ‘Hágalo usted mismo’ o qué quiere decir refrescar? es una persona ajena absolutamente a la edición”.

De ahí que la propuesta de varios de los accionistas que se han estado reuniendo es buscar la forma legal más adecuada legal para avanzar en contra de una decisión “tan arbitraria”. Señaló que la figura más adecuada que les recomiendan los abogados es un fideicomiso.

También lee: “Uno no se vacuna contra la depresión”: Mauricio Montiel Figueiras

“Es lo que nos aconsejan los abogados, hemos estado viendo esa posibilidad además como hace tantos años que no hay una reunión de accionistas ha sido bastante complicado encontrarnos, creo que ni siquiera Siglo XXI tiene la lista completa de los accionistas fundadores ni de todos los que somos accionistas, entonces hay que hacer un doble trabajo. Siglo XXI no tiene en orden todos los papeles de los accionistas, ni registrados quiénes son y quiénes están, tiene un tremendo relajo y nosotros hemos tenido que empezar a establecer contactos”, señaló Coll.

Es ella quien aseguró que entre los miembros del Consejo de Administración que se reunieron ayer y que son accionistas están: Roberto Moles, que es el presidente, José María Castro que es el gerente, Jussara Teixeiro, que es viuda de Sergio de la Peña, Ricardo Pozas, Claudia Brodke; pero también están tres compañeros de Jaime Labastida en la Academia Mexicana de la Lengua: Adolfo Castañón, Diego Valadés y Jesús Silva Herzog-Márquez.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios