40 años de VIH y de la lucha contra la discriminación en México

El testimonio del fotógrafo Óscar Sánchez y una muestra en homenaje al activista José María Covarrubias son iniciativas que documentan cómo es vivir con el virus y cómo se ha trabajado para erradicar la violencia contra ese sector

40 años de VIH y de la lucha contra la discriminación en México
Luego de trabajar por años en fotografías en las que muestra su cuerpo con VIH, Óscar Sánchez Gómez adelanta que pronto lanzará un libro con sus nuevas creaciones. Foto: CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL
Cultura 25/06/2021 02:00 Antonio Díaz Actualizada 09:09
Guardando favorito...

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) se detectó por primera vez en 1981, en cinco hombres estadounidenses. Cuatro décadas después, aún no existe una cura y las personas con esa infección se pueden tratar con medicamentos conocidos como antirretrovirales (ARV), pero a la par han surgido iniciativas para documentar la historia del VIH a través de fotografías que dejan al descubierto los cambios que provoca la ingesta de ARV, o bien a través de exposiciones de cartas y carteles que evidencian cómo se luchaba por los derechos humanos, así como por la erradicación de la violencia y la discriminación hacia las personas con VIH. 

Estas iniciativas han surgido porque el VIH es considerado una epidemia activa que de acuerdo con ONUSIDA, en 40 años ha cobrado la vida de alrededor de 34.7 millones de personas. En México, esa infección se ha caracterizado además por estar estigmatizada, pues hay sectores de la sociedad que consideran que sólo está presente en personas homosexuales

“A 40 años, hacen falta muchas políticas públicas que deriven en la eliminación del estigma sobre el VIH. También hace falta que no haya escasez de medicamentos como se ha visto durante los últimos meses. Además, actualmente, en 30 de los 32 estados del país se criminaliza a personas con VIH, eso no puede seguir y mi trabajo tiene como consigna luchar contra esas situaciones.”, señala el fotógrafo Óscar Sánchez (1969). 

También lee: 95% de personas con VIH han sido afectadas por el papiloma humano

Desde 1992, él vive con VIH y entre sus proyectos está Familias mexicanas: fotos realizadas desde 1997 a parejas del mismo sexo, es decir, 10 años antes de que en el entonces Distrito Federal se aprobara la Ley de Sociedades de Convivencia. 

oscar_sanchez_127127693.jpg
De uno de los portafo lios del proyecto Convivencia, de Óscar Sánchez. Foto: CORTESÍA ÓSCAR SÁNCHEZ GÓMEZ

“Parto de la idea de que mi trabajo es para visibilizar cosas que no se ven, porque lo que no se ve no existe. Había que visibilizar una forma de vida que en este caso era la que elegían dos personas del mismo sexo. A partir de esa idea militante es que decido iniciar un ensayo documental de largo aliento sobre lo que es vivir con VIH”, dice Sánchez. 

Ese ensayo se llama Convivencia, integrado por tres portafolios: Efectos secundarios, Adherencia y Del paso del tiempo: “Esto es en parte para asumir la idea de vivir con VIH, como una terapia, porque es algo con lo que voy a vivir hasta que se invente la cura, que es algo que también demando, pues han pasado 40 años y no hay cura. Con el Covid-19 se inventó una vacuna en muy poco tiempo, pero ¿qué sucede con VIH?, sólo hay tratamientos, es decir, seguimos siendo un experimento”. 

“Con el Covid-19 se inventó una vacuna en muy poco tiempo, pero ¿qué sucede con VIH?, sólo hay tratamientos... seguimos siendo un experimento”
Óscar Sánchez, fotógrafo

También lee: 40 años de SIDA, en fechas clave

En sus fotos, dice Sánchez, también ha documentado los cambios que su cuerpo ha tenido por el tratamiento para VIH. Recuerda que tras ser diagnosticado, los médicos le recetaron Azidotimidina (AZT) —primer ARV en el mundo—, pero lo dejó de tomar a los dos meses por los efectos secundarios. 

oscar_sanchez_127124756.jpg
Fotografía de la serie “Adherencia”. Foto: CORTESÍA ÓSCAR SÁNCHEZ GÓMEZ

“Me la pasaba mareado, cansado. Esos medicamentos te traían jodido todo el tiempo”, recuerda. Sin embargo, para 1996 o 1997 tuvo acceso a la triterapia con la aparición de nuevos ARV, aunque algo sucedió que “hubo una reacción y me empezaron a crecer los senos. Si todo sale bien, pronto habrá un libro o una exposición donde mostraré avances de Convivencia’”. 

Recuperación histórica 

Óscar Sánchez comenta que recibió su diagnóstico cuando estaba como voluntario en la Fundación Mexicana para la Lucha contra el Sida y señala que en su caso no fue tan fuerte el estigma por el VIH.

Sin embargo, en estos 40 años también se han registrado asesinatos de personas con VIH. Frente a esa situación han surgido diferentes acciones para luchar por los derechos humanos, así como por la erradicación de la violencia y la discriminación hacia las personas con VIH. 

También lee: Orgullo LGBT, defensa de la identidad

Uno de esos casos fue el Círculo Cultural Gay, que fue fundado por el activista y promotor cultural José María Covarrubias (México, 24 de diciembre de 1948-16 de agosto de 2003), La Pepa, y que estuvo activo entre los años 80 y 90. 

fernando_osorno_127128089.jpg
En la exposición Todo tiene nombre, destaca n documentos del activista José María Covarrubias. Foto: BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL

Este año, esa iniciativa y Covarrubias reciben un homenaje por parte del Centro Cultural Eucalipto 20, a través de la exposición titulada Todo tiene nombre, conformada por correspondencia que le llegó al activista, así como carteles, invitaciones y programas de mano de las actividades que realizó.

El archivo del Círculo llegó a manos del promotor cultural Salvador Irys hace un par de años, quien a su vez encomendó al artista Fernando Osorno abrir las cajas y montar la exposición que estará hasta finales de julio en Eucalipto 20, colonia Santa María la Ribera, sitio emblemático porque fue sede del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR), que estuvo activo entre 1979 y 1981. 

También lee: A 40 años del sida, el arte visual que dejó la pandemia

Mostrar esas cartas, explica Osorno, es un rescate histórico, pues se muestran por primera vez y con ello, queda en evidencia la situación que vivían en aquellos años algunas personas homosexuales de diferentes partes del mundo.

fernando_osorno_127128352.jpg
Fernando Osorno, curador de la muestra que se presenta en Centro Cultural Eucalipto 20. Foto: BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL

“Soy una persona gey (sic) sin amigos y un tanto acomplejado, me gustaría sentirme bien conmigo mismo y con los demás y desenvolverme en lo que realmente es mi mundo sin temores ni ansiedades como cualquier ser humano”, se lee en una carta firmada por Wenceslao Vargas, fechada el 19 de agosto de 1991. 

Fernando Osorno agrega que Todo tiene nombre es un homenaje a Covarrubias y al Círculo, “una pequeña muestra de su archivo”, por ello, en el futuro realizarán otras actividades con esos documentos. 

También lee: Presentan resultados preliminares sobre protocolo ImPrEP para prevenir el VIH 

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios