Se encuentra usted aquí

Qué gacho, Nacho; qué feo, Mateo

Ese mundo Millennial nos permite revivir cuantas veces sea necesario Ensalada de Locos
20/07/2019
00:41
-A +A

Desde que escuché aquel “me canso ganso” por primera vez, me disgustó, porque no es gracioso que alguien imponga su ley a rajatabla. La generación Millennial no vio y disfrutó a Tin Tan, ni el programa de comedia Ensalada de Locos, en la década de los 70, pero nosotros y el CDOM, sí. Se cumple con esa devastadora forma de borrar a cuanta institución se atraviese.

Ese mundo Millennial nos permite revivir cuantas veces sea necesario Ensalada de Locos, y me permito relatar alguna escena, muy dolido al anunciarse que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano entra en agonía por falta de presupuesto y ya no ofertará hospedaje, alimentación y servicios médicos a los deportistas.

En la escena, Vulgarcito dice a su primo, el Babotas: “Le estás haciendo al ensarapado con la luz. ¿Qué ondón, Ramón? Los traigo fintos con el presupuesto”.

Ya sacaste boleto, pa’ darte una paseadita en avión. (Y yo pensando en Lima 2019, pero también en los onerosos viajes a Dominicana o Bulgaria que se seguirán investigando)”.

“Te voy a proponer una onda, Babotas. ¿Te gustaría que esos 20 varos se convirtieran en 30 bolovanes?”

“¿Cómo conviertes 10 pesos a 10 más, primo?”.

“Jugando unos voladowers de merenguero”.

El Babotas tira la moneda al aire, Vulgarcito dice “sol” y cae águila.

“Perdiste, cayó águila”.

“El que perdiste fuiste tú”, refuta. “No me dejaste terminar, yo iba a decir sol... pilote, o sea águila, así que gané la feria”.

Conade, federaciones, Secretaría de Educación, Comisión del Deporte de la Cámara de Diputados, son tan hábiles que —mientras pelean por dinero— la Guevara no tiene un proyecto deportivo, ni recursos.

Es temporal, señala  Carlos Padilla. Hacen falta más que agallas pa’ las medallas. 

@fernando_andere