Contamina sucesión a TLCAN

Alberto Barranco

Concluido el plazo fatal planteado por el líder del Congreso de Representantes de Estados Unidos para cerrar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, aunque en el papel la consecuencia apunta a alargar el plazo de inicio del nuevo escenario, el paréntesis coloca el acuerdo mercantil en zona de turbulencia

De entrada, está latente la posibilidad de que los demócratas, en la renovación del Congreso del país vecino que se vota en noviembre, asuman mayoría en ambas cámaras, lo que colocaría una nueva cuña a la renegociación.

La presión de éstos apretaría la pinza a la inclusión de un capítulo que plantearía a mediano plazo el equilibrio salarial, en paralelo a cuestiones de índole política.

En el caso de México, la aprobación podría estar a cargo de un Senado con mayoría de Morena, lo que a su vez podría presionar un nuevo tinte a la posición de México.

De hecho, aunque no coloca su nombre en el reclamo, el Consejo Coordinador Empresarial le está urgiendo a Andrés Manuel López Obrador definir claramente su postura sobre la agenda comercial internacional del país.

De acuerdo con la óptica del organismo, “la liberalización iniciada hace unos años ha demostrado ser positiva para la mayor parte de los mexicanos”.

El comercio exterior, dice, representa alrededor de 70% del Producto Interno Bruto; las exportaciones se han multiplicado más de seis veces y el sector exportador ha registrado un crecimiento mayor al de la economía.

El panegírico habla de que en las firmas de manufacturas de exportación los salarios son en promedio 32% más altos, y la población en situación de pobreza se redujo casi 20% en los últimos seis años…

Lo que preocupa a la cúpula empresarial son dos posturas del candidato presidencial: el buscar la autosuficiencia alimentaria del país y el que se plantee un programa de sustitución de importaciones, por más que nunca se ha hablado de aislamiento o proteccionismo.

Lo cierto es que, al margen de si las cifras del CCE cuadran, el país carece de potencial para exportar. La posibilidad se apuntala con importaciones cuya magnitud nos coloca en desventaja de cara al intercambio.

De 42 Tratados de Libre Comercio firmados por México, sólo en tres se alcanza una balanza comercial favorable para la causa.

El país no ha superado en 24 años de abrirse al libre comercio el escenario maquilador que coloca como atractivo para la inversión extranjera la posibilidad de libre acceso de mercancias a Estados Unidos, la de exentar impuestos a las importaciones que apuntan a la exportación, los “estímulos” fiscales… y la mano de obra barata.

Gastado el esquema, el país le copió a China el marco de las Zonas Económicas Especiales, a cuyo imán se multiplican al infinito los “atractivos”, oscilando desde largas exenciones de impuestos hasta espacios a cargo del Estado.

Evidentemente, pues, el esquema reclama una sacudida, sea quien sea el próximo Presidente de la República.

Por lo pronto, colocada en el paréntesis la renegociación del acuerdo mercantil, la pregunta es qué pasará en junio cuando venza el plazo de gracia a cambio de cerrar la negociación concedido por Estados Unidos para no aplicarnos el impuesto de ingreso global al acero y al aluminio.

Y más: si, bajo su convicción de que México y Canadá no quieren perder la gallina de los huevos de oro, Donald Trump opta por la cancelación del acuerdo mercantil.

Y algo más: ¿qué pasará cuando México tenga un presidente que le responda con dignidad a los exabruptos de un presidente de Estados Unidos quien calificó de animales a nuestros indocumentados?

Balance general. ¿Se acuerda cuando los banqueros le ponían las cruces a su llegada al pódium de su convención anual al gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, quien por tradición les ponía los puntos a las íes?

Aunque en menor magnitud, la historia se está volviendo a repetir ante el nebuloso ataque de la ciberdelincuencia al sistema de transferencias electrónicas de los bancos, a quienes culpa de negligencia el Central.

Las multas, de comprobarse fallas en mantenimiento por parte de los proveedores que se conectan al sistema piloto, oscilan desde tantas equivalencias a salarios mínimos hasta porcentajes de capital.

Los palos de ciego, sin embargo, no han podido clarificar ni el verdadero monto de la pérdida, que sí afectó cuentas de particulares, ni si el ataque se realizó desde el interior o el exterior del país. Tampoco hay contundencia en la afirmación de complicidad en el interior de los bancos, ni si se interfirieron en algún momento las operaciones bursátiles.

Seguridad transfronteriza. El martes próximo se cumple el plazo de 20 días hábiles que los magistrados Carlos Alberto Soto, Cuauhtémoc Carlock e Irma Leticia Flores del Décimo Quinto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito le fijaron al Servicio de Administración Tributaria para anular un fallo respecto a un contrato en materia de supervisión de las aduanas.

La cobertura se le otorgó a las empresas SixSigma Network e IBM de México, en un escenario en que se demostró que el puntaje obtenido no empataba con las reglas de las licitaciones. Sin embargo, hasta hoy el marcador sigue 0-0, con la novedad de que el proveedor no ha cumplido cabalmente el cometido.

El asunto cobra relevancia de cara a que uno de los temas del segundo debate presidencial a celebrarse en Tijuana es, justamente, la seguridad transfronteriza.

Trabajadores al relevo. Soslayada por años de parte de la autoridad, el que el Servicio Panamericano de Protección violara la Ley de Inversiones Extranjeras al participar como accionista mayoritario la empresa estadounidense Banks Incorporated, los trabajadores pretenden adquirir su parte.

La oferta del Sindicato Nacional de Trabajadores de Traslado Federal de Valores, encabezado por Alfonso Godínez Pichardo, apunta a 100% del capital.

La firma está sembrada como la segunda del país al acaparar el 40% del mercado vía 79 sucursales. La adquisición convertiría a Serpaprosa en una sociedad cooperativa.

Justicia. Condenados por décadas a recibir un sueldo mínimo engordado por propinas, al margen de seguridad y prestaciones sociales, la Secretaría del Trabajo está buscando vías para integrar al escenario legal a los trabajadores de gasolineras. Estamos hablando de 400 mil en el país.

El primer paso fue un convenio con la Organización Nacional de Expendedores. La pregunta es si no era más fácil obligar a los concesionarios a respetar la Ley Federal del Trabajo.

Prestigio. La publicación británica Financial Times ha reconocido nuevamente a la escuela de negocios del IPADE como una de las mejores en el género del planeta.

Se trata del único plantel mexicano en el listado Executive Education Programmes 2018, entre un total de 80. En América Latina aparece en el escalón 17.
 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios