Expertos explican cómo tratar cáncer en perros y gatos

Perros, gatos y otras especies de compañía pueden desarrollar esta enfermedad en cualquier etapa de su vida. Por ello, especialistas nos hablan acerca de los tipos más comunes, así como sobre las alternativas de tratamiento para este grave problema

Expertos explican cómo tratar cáncer en perros y gatos
ILUSTRACIONES: ANI CORTÉS
Ciencia y Salud 24/07/2021 05:05 Cristian Arciniega Actualizada 05:42
Guardando favorito...

Así como los seres humanos, algunos animales domésticos están en riesgo de presentar diversos padecimientos crónicos. Tal es el caso del cáncer.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, cada año se registran alrededor de seis millones de nuevos diagnósticos de esta enfermedad en perros. La Sociedad Veterinaria de Cáncer, por otra parte, estima que uno de cada cuatro canes sufrirá esta afección en alguna etapa de su vida.

No obstante, otros animales de compañía comunes, como los gatos, también son susceptibles a desarrollar tumores en diferentes partes de su cuerpo. La aparición de dichos quistes varía de una especie a otra, así como entre razas, tallas y grupos de edad.

Lee también: Descifrando la epilepsia canina: éstos son los síntomas

Lo primero que deben saber los propietarios es que los crecimientos anormales de células en el organismo de la mascota se conocen clínicamente como neoplasias o tumores, y estos pueden ser tanto benignos como malignos. Los primeros suelen crecer de manera lenta, mientras que los segundos (los cuales son realmente cánceres) invaden tejidos, se diseminan y tienen la capacidad de hacer metástasis.


TIPOS FRECUENTES EN PERROS

Por factores genéticos, agentes ambientales e, incluso, su sexo, los canes pueden sufrir distintos tipos de cáncer. “El principal lugar donde se presenta casi el 60% de los tumores es en la piel, seguido de las glándulas mamarias”, explica en entrevista el oncólogo veterinario Martín Soberano, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Oncología Veterinaria (Slovet).

Una de las neoplasias de piel más frecuentes es “el carcinoma de células escamosas, el cual está relacionado con los rayos ultravioleta. Por ende, a mayor exposición solar, hay una mayor posibilidad de que exista un cáncer de este tip o”, advierte Alejandro Sánchez Pacheco, gerente técnico de la Unidad de Animales de Compañía de MSD Salud Animal.

Lee también: Cruz Roja despide con honores a Athos y Tango

Estas lesiones suelen localizarse en áreas de piel clara y se manifiestan a través de irritación, enrojecimiento o ulceraciones. En algunos casos, se desarrollan costras o placas en la zona afectada. Por lo tanto, debe evitarse que los ‘peludos’ se rasquen, laman o muerdan para que el problema no se agrave o extienda.

Respecto al cáncer de glándulas mamarias, éste afecta en mayor medida a las hembras no esterilizadas. Se caracteriza por la aparición de pequeños nódulos alrededor del pezón, los cuales pueden crecer rápidamente y convertirse en un tumor doloroso. Según la Asociación Estadounidense de Hospitales de Animales, alrededor del 50% de estas masas son malignas, pero pueden curarse con extirpación quirúrgica si no hay metástasis.

“El tumor venéreo transmisible, conocido como TVT canino, tiene una incidencia alta en países como México y otros de América Latina, ya que, al contraerse por contacto sexual, se presenta mucho cuando hay un gran número de canes en situación de calle y, sobre todo, cuando no están esterilizados.

“Aproximadamente el 90% de los pacientes lo desarrolla en los genitales, ya sea dentro del pene o en la vulva. El 10% restante es extragenital y aparece tanto en la piel como en la cavidad oral, nasal y en los ojos debido a que el perro olfatea o lame sus genitales y, después, chupa la cara de otro paciente”, señala Alejandro Cervantes Arias, responsable del Área de Oncología Clínica del Hospital Veterinario de Especialidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Lee también: Águila arpía, el ave con garras más grandes que las de un oso grizzly

Otros tipos que afectan a los canes son el melanoma, el cual se desarrolla de manera agresiva en la boca y se da con mayor frecuencia en razas con lenguas o encías oscuras; además del osteosarcoma, que es más común en ejemplares de talla grande y gigante, y ataca, por lo general, los huesos largos de las extremidades.

TUMORES COMUNES EN GATOS

Los felinos también son susceptibles a padecer cáncer y comparten con los perros algunos de los tipos más frecuentes. “Uno muy habitual es el carcinoma de células escamosas, que suele aparecer en la cara de los gatos, sobre todo en aquellos de color blanco o tonos claros. Por eso, las lesiones tienden a verse aparatosas, porque la piel se ulcera”, dice Alejandro Cervantes Arias, quien funge como presidente de la Asociación Mexicana de Oncología Veterinaria.

Si bien el cáncer de mama no es de los más reportados en esta especie, sí se desarrolla de una manera más agresiva cuando se presenta. Por otro lado, el sarcoma asociado a sitio de inyección, conocido anteriormente como sarcoma posvacunal, surge por el hecho de introducir una jeringa a la mascota, ya que puede generarse una inflamación subcutánea y, a la postre, producirse un tumor.

Lee también: Apego fuera de lo común

“Esto no quiere decir que no se deba inyectar a los felinos, pues no todos van a tener este efecto. Debido a esto, en la actualidad, las inyecciones se aplican en sitios más distantes de las piernas o los brazos; por ejemplo, en la cola”, apunta el médico veterinario.

Otro padecimiento popular en esta especie es el virus de la leucemia felina. “Éste provoca desde linfoma, es decir, crecimientos en los linfonodos, hasta alteraciones en la sangre”, puntualiza el gerente técnico de la Unidad de Animales de Compañía de MSD Salud Animal.

Su transmisión se concreta, principalmente, mediante la saliva, la orina y la sangre, y la infección suele conducir a anemias y alteraciones del sistema inmune.

LA IMPORTANCIA DEL DIAGNÓSTICO

Como en otras enfermedades, una detección temprana es clave para lograr un mayor éxito en el tratamiento y poder salvar vidas. A menudo, las neoplasias pueden detectarse a partir del historial médico de la mascota o, bien, de un examen físico. “Mínimo una vez al mes, es recomendable tocar a nuestras mascotas por todas partes, para detectar masas o nódulos que están creciendo en su piel.

Lee también: Conoce las Michi Conchas para los amantes de los gatos

“Varios tumores internos suelen encontrarse por hallazgo incidental, es decir, cuando el paciente asiste a consulta por cualquier otra razón y, al realizarse la palpación en diferentes zonas de su cuerpo o en las pruebas de rutina de laboratorio, se descubre que tiene alguna masa anormal”, indica Alejandro Cervantes Arias.

El oncólogo veterinario Martín Soberano sugiere “acudir al médico ante cualquier nódulo pequeño o bolita en el cuerpo que supere el tamaño de un chicharito (más de un centímetro) y que pase más de un mes desde su aparición. En el caso de las perras, hay que tocar las 10 mamas de manera regular”.

Para confirmar la presencia de neoplasias, es posible que se necesiten pruebas adicionales como radiografías, análisis de sangre y exámenes de ultrasonido. Además, extraer algunas células de la masa contribuye a proporcionar información básica sobre el tipo de tumor y confirmar un diagnóstico de cáncer. De ahí la importancia de no dejar pasar tiempo para recibir asesoría profesional.

CÁNCER NO ES IGUAL A MUERTE

Cada tipo de neoplasia requiere cuidados individuales. El tratamiento puede incluir desde cirugía, quimioterapia, radiación, inmunoterapia, entre otros; o una combinación de estos. “Hay muchos tipos que se pueden curar. Por ejemplo, el TVT canino es común, pero responde muy bien a la quimioterapia.

Lee también: Rusia produce primer lote de vacunas contra Covid-19 para animales

“Mientras que a algunos cánceres de mama y mastocitomas de bajo grado se les gana la batalla con cirugía, otros tumores no se curan, pero se controlan muy bien y permiten tener una excelente calidad de vida”, afirma el responsable del Área de Oncología Clínica del Hospital Veterinario de Especialidades de la UNAM.

De acuerdo con el especialista, en la quimioterapia aplicada a perros y gatos se emplean, por lo regular, los mismos medicamentos que en los humanos, aunque los efectos adversos son mínimos en los animales de compañía. De hecho, hay mascotas que no llegan a presentar ningún tipo de secuela.

“Respecto a los costos, una administración de quimioterapia va, generalmente, desde los 600 hasta los tres mil pesos. Por otro lado, una sesión de radioterapia en Estados Unidos puede costar hasta 40 mil pesos, y hay perros que requieren alrededor de ocho sesiones”, comparte el médico veterinario.

Por último, el oncólogo veterinario Martín Soberano subraya la importancia de “identificar el tumor en nuestra mascota con ‘nombre y apellido’, ya que estos son curables según su tipo y estadio, es decir, su avance en el cuerpo. Los propietarios deben entender, sobre todo, que cáncer no es sinónimo de muerte: es una enfermedad crónica más”. 

Lee también: Van por adopción comunitaria de perros de la calle

¿SE PUEDE PREVENIR?

-“Hay que entender que el cáncer es multifactorial. Por lo tanto, podemos detectar algunos agentes para tomar precauciones. Tanto en perros como gatos de colores claros, hay que evitar la exposición directa a los rayos ultravioleta, pues esto ayuda a prevenir distintos tipos de neoplasias en la piel”, alerta Alejandro Cervantes Arias, del Hospital Veterinario de Especialidades de la UNAM.

-Por otro lado, Alejandro Sánchez Pacheco, de MSD Salud Animal, señala que “la esterilización elimina la posibilidad de tener tumores relacionados con hormonas. Cuando se esteriliza a una hembra a temprana edad, la probabilidad de que padezca cáncer de glándula mamaria se reduce considerablemente”.

Lee también: Perros pueden contagiarse de Covid-19, pero no lo transmiten a humanos: expertos

-Otra medida que está en nuestras manos, de acuerdo con el oncólogo veterinario Martín Soberano, es “en el caso de las perras, mantenerlas en su peso cuando son jóvenes. Se sabe que, si son muy gorditas en esta etapa de su vida, enfrentan un mayor riesgo de presentar cáncer de mama a futuro; y, en caso de padecerlo, que éste tenga un peor pronóstico debido a que la grasa del tejido adiposo es la fuente de la formación de hormonas femeninas”.

Temas Relacionados
perros cancer El Universal Plus
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios