Turismo, sin cajeros por Covid-19 e inseguridad

La retirada del servicio en destinos del país se debe a menor demanda de operaciones bancarias; afecta la comodidad de los visitantes y los ingresos económicos de las zonas

Turismo, sin cajeros por Covid-19 e inseguridad
Ilustración: Dante de la Vega/ EL UNIVERSAL.
Cartera 17/10/2021 04:35 Tláloc Puga Actualizada 04:35
Guardando favorito...

Desde ciudades hasta destinos de playa, pasando por centros religiosos y Pueblos Mágicos, en diversos sitios turísticos, los bancos retiraron cajeros automáticos en los últimos dos años, dejando incluso a algunos sin ninguno operando.

La comodidad del turista se ve comprometida por la falta de este servicio, pues entre más facilidades tiene para disponer de dinero, es mayor su gasto y el beneficio económico para el destino.

Considerada la puerta de entrada de la Riviera Maya, Puerto Morelos, Quintana Roo, reportó 38 cajeros en agosto pasado, cuatro menos que en el mismo mes de 2019, antes de la pandemia.
 

En Puerto Morelos los cajeros que más abundan son de Bansí, Intercam y Multiva, con nueve unidades de cada banco, de acuerdo con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

La retirada de cajeros en ese destino obedece a la menor demanda de operaciones bancarias por parte de usuarios en pandemia, dice Marisol Vanegas, rectora de la Universidad del Caribe.

“Probablemente para las compañías bancarias no tiene mucho sentido contar con un cajero en un lugar que no tiene movimiento porque no hay turistas”, agrega la también exsecretaria de Turismo de Quintana Roo en entrevista con EL UNIVERSAL.

Con una vocación turística enfocada al segmento de reuniones y esparcimiento, Boca del Río, Veracruz, tiene 147 cajeros automáticos, ocho menos que hace dos años. El municipio de Veracruz también corrió con la misma suerte y perdió cuatro unidades para quedar con 351. Ambos destinos integran la llamada Perla Turística del Golfo de México.

Con uno de los santuarios católicos más importantes del país, San Juan de los Lagos, Jalisco cuenta con cuatro cajeros menos, para un saldo de 18 unidades, ocho de las cuales son de BBVA y tres de CitiBanamex.

16oct2021-cajeros.gif

Se esfuman

Hay localidades incorporadas al programa de Pueblos Mágicos que en los últimos dos años perdieron los pocos cajeros que tenían, mientras que otras que no contaban con ninguna unidad desde antes de la pandemia, siguen sin ofrecer el servicio.

Es decir que, si encontrar un cajero en algunos de estos destinos es una tarea complicada o casi imposible, después de la emergencia sanitaria lo será más.

Designado junto a San Juan Teotihuacán como uno de los 10 Pueblos Mágicos del Estado de México, por el área prehispánica que se encuentra en su territorio, San Martín de las Pirámides vio la retirada de los únicos dos cajeros que ofrecía a los visitantes durante el último par de años.

A las faldas de la Sierra Madre Occidental y nombrado uno de los Pueblos Mágicos de Chihuahua en 2015, Casas Grandes perdió en la pandemia los tres cajeros que tenía y ya no disponía de ninguno en agosto pasado.

Con esto, dos de tres localidades de Chihuahua inscritas al programa no tienen siquiera un cajero, pues Batopilas nunca ha dispuesto de este servicio por estar localizado en las entrañas de una barranca profunda.
 

Michoacán destaca porque dos de sus nueve Pueblos Mágicos no han ofrecido este servicio desde mucho antes de la pandemia. Se trata de Angangueo y Tzintzuntzan, ambos acumulan nueve años portando la marca.

Nombrado a finales del año 2020 como el cuarto Pueblo Mágico de Yucatán, Maní nunca ha brindado algún cajero automático a sus visitantes.
A dos décadas de su puesta en marcha, el programa Pueblos Mágicos establece criterios específicos de incorporación y permanencia, mismos que se actualizan constantemente y están publicados en el Diario Oficial de la Federación (DOF), pero ninguno señala la necesidad de tener al menos un cajero automático.

Los cajeros son estratégicos para un destino, ya que hay muchos negocios que no aceptan pagos con tarjeta, por lo que sería muy útil contar con ellos en los Pueblos Mágicos y seguro aumentaría el gasto per cápita del visitante, opina Pablo Álvarez Icaza, catedrático de la Escuela Superior de Turismo del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Reconocido por la Sectur hace 20 años como el primer Pueblo Mágico, Huasca de Ocampo, Hidalgo, reportó sólo un cajero de Banco Azteca en agosto, pero hace un par de años tenía dos.

Hidalgo tiene dos Pueblos Mágicos con una sola máquina, pues en Mineral del Chico hay instalado apenas un cajero de Banorte en su territorio.

Baja disponibilidad

El turista debe prevenirse llevando efectivo y dejando las tarjetas en casa, pues en destinos donde sólo hay un cajero pueden enfrentarse problemas en caso de que la máquina esté fuera de servicio o no tenga billetes.

Xico es uno de los seis Pueblos Mágicos de Veracruz y se quedó también con sólo un cajero de Santander, luego de disponer de tres equipos en agosto de 2019. Con esto, Veracruz tiene dos localidades donde sólo hay una unidad, ya que Zozocolco dispone de una máquina de Banorte desde hace más de una década.

Coahuila también ofrece dos Pueblos Mágicos con apenas un cajero Afirme respectivamente: Candela y Guerrero, ambos recibieron la distinción en 2015.

Oaxaca tiene tres localidades con sólo un cajero de Santander: Capulálpam de Méndez, San Pablo Villa de Mitla, y San Pedro y San Pablo Teposcolula.

Leer también: Logran 21 estados recuperar empleo a nivel pre-Covid

Considerado el segundo Pueblo Mágico del país por recibir el nombramiento solamente después de Huasca de Ocampo, en Real de Catorce, San Luis Potosí, se dispone de apenas un cajero de Banorte para cualquier turista que llegue a visitarlo.

Conocido como El jardín de Nuevo León, Bustamante dispone de una unidad de Banorte desde hace nueve años, mientras que San Sebastián del Oeste, Jalisco, tiene ocho años ofreciendo sólo uno de BBVA.

Identificado por ser uno de los dos Pueblos Mágicos de Campeche, Palizada brinda apenas un par de cajeros, uno Banorte y otro Santander, mientras que en 2019 contaba con cinco unidades.

“Cada caso es particular, pero la falta de cajeros en su mayoría responde a la falta de conectividad y los problemas de inseguridad”, comenta Álvarez Icaza.

Hay negocios que no aceptan pagos con tarjeta porque no pueden confirmar la operación por falta de conectividad, para evitar comisiones o porque buscan evitar ser fiscalizados, lo que propicia el uso de efectivo, dice.

Además, explica que los bancos prefieren no instalar cajeros en algunos destinos por temor a robos de las unidades por parte de la delincuencia organizada.

“El país tiene sitios con tecnología de punta, como la Ciudad de México, Cancún y Monterrey, donde se instalan los últimos avances tecnológicos, pero al mismo tiempo está el otro México, que no tiene conectividad ni condiciones mínimas de seguridad”, expone el también exfuncionario de la Sectur.

Además, en lugares donde hay buena conectividad, los turistas han optado por realizar operaciones electrónicas, en detrimento del efectivo.

Avance tecnológico

Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987, al subsistir todavía el sistema lacustre ideado por los aztecas, Xochimilco, en la Ciudad de México, perdió dos cajeros en los dos últimos años y registró 100 unidades en agosto, 26 de BBVA, 22 de CitiBanamex, 16 de Santander y 14 de Banorte.

Identificada por ser una las ciudades preferidas para hacer turismo de negocios, Monterrey, Nuevo León, vio la salida de 18 cajeros para quedarse con mil 733 máquinas. Lo mismo sucedió con su vecino, San Pedro Garza García, donde se retiraron cuatro unidades y dejó un saldo de 346 equipos operando.

“Los teléfonos inteligentes están sustituyendo la necesidad del pago en efectivo, como en Monterrey y San Pedro Garza García, y también evitan el riesgo que implica ir a un cajero”, menciona el catedrático del IPN.

En junio pasado, 77.6% de los mexicanos manifestaron sentirse inseguros en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (Ensu) del Inegi.

Guanajuato perdió cajeros en dos de sus seis Pueblos Mágicos durante la pandemia. Dolores Hidalgo reportó una disminución de tres unidades y se quedó con 25; ocho de BBVA, siete de Banorte, tres de CitiBanamex y dos de Santander.

Reconocida por ser la primera población del estado en ser elevada al rango de ciudad en la Nueva España, Salvatierra pasó de 18 a 16 máquinas en los últimos dos años, de los cuales cinco son de CitiBanamex, cuatro de BBVA y cuatro más de Banorte.

Con el título de la capital del calzado, León, Guanajuato, recibe principalmente a visitantes de negocios, y contaba con un total de 698 cajeros automáticos en agosto pasado, es decir tres menos que dos años atrás.

Además de repercutir en la comodidad del turista, la falta de infraestructura bancaria impide que se pueda desarrollar a plenitud la actividad económica en los Pueblos Mágicos, donde de acuerdo con la Sectur, más de la mitad de la población se encuentra en situación de pobreza. 

Leer también: Las micheladas de sabores son oaxaqueñas

Comentarios