Recorte a aeropuertos complica regreso a Categoría 1

Al menos 4 obras en terminales que controla el gobierno federal no tienen asignación de recursos para resolver problemas que ponen en riesgo a instalaciones, aeronaves y pasajeros

Recorte a aeropuertos complica regreso a Categoría 1
El 25 de mayo, la FAA degradó la calificación de México en seguridad aérea a Categoría 2. Foto: Archivo/ El Universal.
Cartera 05/06/2021 01:23 Noé Cruz Serrano Actualizada 07:03
Guardando favorito...

Regresar a México a la Categoría 1 de seguridad aérea no va a ser fácil, pues los aeropuertos que controla el gobierno federal —excluyendo el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México— presentan condiciones de obsolescencia, saturación, falta de equipos de seguridad, pistas y plataformas en malas condiciones, pero, sobre todo, falta presupuesto para atender los rezagos.

De acuerdo con datos del portal Transparencia Presupuestaria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el apartado Observatorio del Gasto correspondiente al primer trimestre de este año, de un total de 10 obras y proyectos, cuatro, con necesidades estimadas en mil 567.4 millones de pesos, no tienen presupuesto para resolver problemas que pueden poner en riesgo a instalaciones, aeronaves, tripulantes y pasajeros.

Esos trabajos estaban programados para modernizar y ampliar aeropuertos, así como adquirir equipos de seguridad, como ayudas visuales para aeronaves, vehículos para seguridad operacional, resolver la falta de capacidad de almacenamiento de combustible, máquinas de rayos X, equipos detectores de trazas de explosivos, circuitos cerrados de televisión y controles de acceso, entre otros.

Dos más, que requerían 68.6 millones de pesos, fueron descartados de la estrategia presupuestal, aun cuando son factores que se toman en cuenta para determinar la categoría de los aeropuertos o que pueden limitar la seguridad de la aviación civil en sus instalaciones.

Las autoridades aeronáuticas y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) estiman que se requieren poco más de 3 mil 702 millones de pesos en esos 10 proyectos de inversión y obras diseñados para solucionar los principales problemas que enfrenta la red de aeropuertos operados por el gobierno federal, pero sólo se dispone de 46% del monto requerido debido a recortes presupuestales previstos para este año.

El pasado 25 de mayo, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) degradó la calificación de México en seguridad aérea a Categoría 2, por no cumplir con los estándares ni con las recomendaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI, por sus siglas en inglés).

print_126381531.jpg

Equipos obsoletos

De acuerdo con la documentación a la que EL UNIVERSAL tuvo acceso, se ha detectado que los aeropuertos de Ciudad Obregón, Colima, Ciudad Victoria, Guaymas, Ixtepec y Tamuín tienen problemas en los sistemas de ayudas visuales, utilizados para dar a los pilotos referencias con las que se puede seguir correctamente tanto la trayectoria de vuelos, la aproximación y el aterrizaje, que son considerados para otorgar la categoría de seguridad a una terminal aérea.

Actualmente, indicadores de la dirección de viento, los faros aeronáuticos, selectores de circuito de serie o los letreros obligatorios e informativos en estos aeropuertos están clasificados como “deficientes e inseguros”, al no proporcionar información correcta a los pilotos.

Leer más: Degradación afectará inversión, alerta SHCP

“Los aeropuertos incluidos en este programa ―que requieren 22.1 millones de pesos― cuentan actualmente con equipos obsoletos que requieren mantenimientos cada vez más constantes; muchos de ellos ya se encuentran en condiciones prácticamente inoperables, debido a que han llegado al final de su vida útil, y otros ya no funcionan, por lo que se requiere renovar”, detallan las fichas técnicas de los análisis costo-beneficio.

Este programa, de acuerdo con la SHCP, que debía estar concluido en diciembre de este año, no dispone de presupuesto y presenta un porcentaje de avance físico de 0%.

La SCT propuso adquirir tres vehículos para la atención de incendios acordes con lo establecido por la OACI para los aeropuertos de Nogales, Tamuín y Tehuacán, con un costo de 50.4 millones de pesos, con la clave de cartera 2009JZL0005.

El programa finalmente fue descartado.

El servicio de salvamento y extinción de incendios se debe proporcionar en apego a las normas y métodos internacionales establecidos tanto por la OACI, así como por la Ley de Aeropuertos y la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC).

Leer más: Degradación aérea frena recuperación de aerolíneas: ASPA

Sin recursos

En la cartera de inversiones se contempla también ampliar la capacidad de almacenamiento de la estación de combustibles del aeropuerto de Cancún, mediante la construcción de nuevos tanques de almacenamiento y la adecuación del sistema contra incendios acorde con los lineamientos nacionales e internacionales de seguridad, cuyo costo total se estima en 892 millones de pesos.

La problemática descrita en este programa es que “la capacidad instalada actual del aeropuerto de Cancún se encuentra en sus niveles máximos de uso, debido al constante crecimiento en la demanda, lo que pondrá en riesgo la operación del aeropuerto al no contar con los niveles mínimos de almacenamiento y estar en capacidad de cumplir en tiempo y forma a los clientes y líneas aéreas nacionales, así como internacionales”. El inicio de las obras estaba previsto para el 1 de marzo de este año, para concluir en diciembre de 2023.

Sin embargo, la información del portal Transparencia Presupuestaria, Observatorio de Gasto revela que el programa no tiene un monto asignado este año.

Leer más: A la 4T se le va feo el avión

Respecto a la ampliación y modernización de aeropuertos, la falta de recursos también es una constante.

Por ejemplo, el programa diseñado para modernizar la terminal aérea internacional de Puerto Escondido, Oaxaca, que tiene un costo total de 782 millones de pesos, busca “asegurar que las operaciones se realicen dentro de los parámetros de seguridad establecidos por la normatividad, mantener en funcionamiento el aeródromo, así como proporcionar un servicio de calidad, ganando la confianza de los prestadores de servicios aéreos y pasajeros, atrayendo una mayor demanda”.

De acuerdo con el calendario del proyecto, las obras debieron iniciar en marzo de 2020 y concluir en noviembre de 2023, pero a la fecha se tiene un porcentaje de avance de 0%.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios