Incertidumbre desacelera el crédito empresarial

05/07/2019
|
04:38
|
Antonio Hernández

Incertidumbre desacelera el crédito empresarial

05/07/2019
04:38
Antonio Hernández
-A +A
Políticas de AMLO, tasas y ajustes en banca de desarrollo frenan préstamos; se registra encarecimiento en el costo de garantías, aseguran instituciones

[email protected]

La incertidumbre por las políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, el entorno de tasas altas que vive la economía mexicana y el acomodo que prevalece en la banca de desarrollo, han desacelerado el crédito que la banca comercial ofrece a las empresas.

De acuerdo con la calificadora HR Ratings, el proceso de arranque del gobierno ha detenido las garantías que se brindan a la banca comercial por parte de la banca de desarrollo con las cuales se otorgan crédito a las pequeñas y medianas empresas del país, factor que también ha influido en una menor derrama de financiamiento al sector productivo.

“Lo que nos han comentado varios clientes es que como están en transición de gobierno, los programas de garantías que otorga la banca de desarrollo o las secretarías se frenaron un poco hasta que definan los nuevos programas.

jul04-bancadesarrollo.gif
 

“La banca se ha visto limitada en colocar porque no pueden ejecutar las garantías, esperamos que para el segundo semestre se reactive”, dijo el director ejecutivo de Instituciones Financieras de HR Ratings, Fernando Sandoval.

Sobre el tema, bancos consultados por EL UNIVERSAL confirmaron que incluso ha habido un encarecimiento en el costo de las garantías, ante lo cual se han reunido con directivos de la banca de desarrollo para explicar la problemática y reactivar el crédito.

En opinión de calificadoras, los empresarios han pospuesto planes de inversión hasta tener mayor certeza de las políticas económicas que aplicará el gobierno, fenómeno que pega directamente la cartera de crédito de los bancos.

A mayo pasado, datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) muestran que los créditos a las micro, pequeñas y medianas empresas tuvieron en términos reales una caída de 2% respecto del mismo periodo de 2018.

Ante la problemática, la banca comercial, Nacional Financiera (Nafin) y el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) relanzaron el programa de garantías con un total de 112 mil 250 millones de pesos para impulsar el desarrollo de las pequeñas empresas en el segundo semestre del año.

Para el especialista de HR Ratings, la política monetaria restrictiva del Banco de México (Banxico) que actualmente tiene la tasa de referencia en 8.25% y que ha encarecido el crédito empresarial, ha sido un factor negativo, aunado al inicio de una administración que ralentiza los planes de los empresarios.

“En el segmento pyme vemos una desaceleración, con tasas altas que hace que les cueste más el financiamiento, con lo que su margen se reduce y son mucho más sensibles a las políticas de gobierno. Ahora que estamos en un año de transición vemos que se ha desacelerado”, expuso Sandoval.

Sobre el tema, la calificadora Fitch Ratings comentó que hay retrasos en planes a mediano y largo plazos por parte de las pequeñas y medianas empresas en México, lo cual, en conjunto con los factores estructurales de menor crecimiento de la economía, llevarán a un menor desempeño del crédito en 2019.

“La desaceleración la estamos viendo principalmente en la cartera de crédito empresarial. Prácticamente la incertidumbre sí estaba afectando las decisiones de inversión de los empresarios y estaban retrasando algunos proyectos, lo cual se ve reflejado en el crédito”, explicó el director senior de Instituciones Financieras de Fitch Ratings, Alejandro Tapia.

Mayor morosidad. El especialista de Fitch Ratings comentó que después de varios años que la banca en México registraba crecimientos de doble dígito, las actuales condiciones llevarán a un menor desempeño del sector, con lo que se revisará a detalle qué tanto puede afectar a los activos de la banca que opera en el país.

“Sí creemos que hay riesgos a la baja para la banca, principalmente por un menor crecimiento de la cartera de crédito, ligado al desempeño de la economía. El otro riesgo es la calidad de activos, con lo que estaremos monitoreando cómo se empiezan a comportar estos indicadores”, aseguró.

Dijo que los bancos aprendieron de sus crisis del pasado en México y han comenzado a ser prudentes en la colocación de crédito. En tanto, sí hay morosidad en el sector; no obstante, los grandes bancos tienen reservas para evitar que se convierta en un problema estructural.

“En un ciclo macroeconómico menos benigno sí creemos que ciertos portafolios se comiencen a deteriorar, principalmente los de consumo y pymes”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios