¿Qué hace a un auto divertido de manejar?

Por increíble que parezca, la ciencia tiene una explicación lógica para esto

Autos divertidos de manejar
Autopistas 13/10/2021 00:01 Luis Vilchis Actualizada 00:05
Guardando favorito...

Si eres un aficionado del mundo de los autos, es probable que en algún momento de tu vida hayas escuchado que alguien asegura que su auto es "divertido de manejar”. Este término puede generar confusiones en las personas, pues no todos compartimos los mismos sentidos ni percepciones en general. 

En ese sentido, hay ocasiones en las que manejamos sin pena ni gloria algunos vehículos que no nos provocan ningún sentimiento. No obstante, hay otras propuestas con las que solo faltan un par de kilómetros para estas esbozando una sonrisa de oreja a oreja. 

Si ambos son automóviles y comparten los mismos principios, ¿a qué se debe que un auto sea divertido de manejar y el otro no? Alejándonos de términos intangibles como recuerdos especiales con el modelo, herencia del nombre o simples preferencias por algún tipo de mecánica, nos centraremos en explicarlo con fundamentos en ciencia e ingeniería

Lo primero a recalcar es que la diversión al volante de un coche no se trata de velocidad, sino de experiencias. Para esto, la comunicación entre conductor y vehículo es básica. Tiene que ser entregada al piloto de una manera rápida y veraz para que sea interpretada de forma correcta y se traduzca en sensaciones especiales al manejar.

a-yarisgr-006_0.jpg

Para lograr esto, es necesario que el usuario se concentre menos en mantenerse estable en el asiento y ponga sus sentidos en las piernas y manos, elementos con los que controlamos el auto. Este estado de concentración se alcanza más fácilmente con los asientos adecuados, especialmente de tipo cubo. 

El diseño de este tipo de asientos libera de trabajo a la región media del cuerpo, dando como resultado de manera inconsciente más sensibilidad en brazos y piernas. Se ha demostrado que un mismo conductor puede variar sus tiempos de vuelta dependiendo del asiento hasta en 2 segundos, una diferencia considerable en términos de alto desempeño. 

Una buena sujeción al asiento no solo libera a nuestras extremidades para aumentar sus sentidos, sino que también ayuda a que el sistema vestibular mejore su trabajo. Este sistema es el encargado del equilibrio, percepción de velocidad y colocación espacial en los seres humanos. 

Cuando el cuerpo sufre menos balanceos gracias al asiento, el sistema vestibular afina la percepción de aceleraciones, fuerzas laterales y cambios de dirección de un coche. Esto se traduce como una sensación de “agilidad” en el vehículo y, de igual manera, mejora la experiencia en general al momento de manejar. 

Para el ser humano, mientras más rápido y mejor reciban las señales de sus sentidos, sus respuestas serán ideales. Es por esto que hay ciertos comportamientos al manejar, como corregir sobrevirajes, que se realizan casi de forma automática confiando en el cómo se siente el coche. 

img_6963_0.jpg
  
Otro elemento que hace a un coche divertido de manejar es la rigidez estructural del modelo. La flexibilidad del chasis debe de ser la menor posible para que el auto se comporte tal y como lo desea el conductor, de lo contrario hay sensaciones irregulares. 

Para lograr esto, los autos de alto desempeño suelen tener refuerzos estructurales que garantizan una menor flexión del chasis. Sin embargo, aumentan peso, el enemigo natural de la diversión al volante. 

Es entonces cuando una marca encuentra el balance perfecto entre el peso y la rigidez estructural que se dice que el auto tiene un comportamiento predecible y agilidad cuando se le demanda. 

Entre otras cosas, elementos como una dirección poco comunicativa gracias a las asistencias de manejo, neumáticos que no pueden aplicar toda la potencia al pisto y suspensión blanda son puntos negativos cuando hablamos de un auto divertido de manejar. 

Lamentablemente para muchos pasionales de los autos, la diversión al manejar poco a poco se extingue en favor a los vehículos autónomos, asistentes de manejo o, simplemente, aislar de toda comunicación al conductor.

1366_2000_24.jpg

Comentarios