¿Por qué las marcas de autos norteamericanas fracasan en Japón?

A pesar de su buena presencia en el resto del mundo, Japón parece ignorar a estas marcas

AUTOS JAPÓN
Autopistas 12/10/2021 00:01 Luis Vilchis Actualizada 00:05
Guardando favorito...

Cuando se trata de autos, los habitantes de Estados Unidos parecen amar los autos japoneses. Sin embargo, los japoneses parecen olvidar por completo a las armadoras norteamericanas, y este es un comportamiento que resulta sumamente curioso. 

Las marcas de autos japonesas suelen tener un buen número de ventas en Estados Unidos; tan solo el año pasado, el 30 por ciento del mercado fue dominado por Toyota, Honda y Nissan. Sus productos parecen ser pieza clave para la industria automotriz estadounidense, y esto es demostrado con varias plantas de ensamble, centros de desarrollo y fuertes inversiones para seguir creando productos en suelos norteamericanos. 

Un tercio del total de autos fabricados en Estados Unidos son de marcas japonesas, lo que nos deja en claro la importancia de las mismas en dicho país. Sin embargo, los japoneses no parecen mostrar ningún interés en los productos americanos. 

Las SUVs de gran tamaño, pick-ups o potentes deportivos con motores grandes son nulos en Japón. Según los datos recopilados por la CNBC, General Motors vendió solamente 700 coches en todo Japón durante 2018; Ford se retiró del mercado en 2017. 

photo-1514287626622-da3d916e15e6.jpg

¿Por qué los japoneses ignoran por completo a las marcas de autos estadounidenses?

Según las asociaciones de fabricantes de automóviles de Estados Unidos, el principal factor por el cual no venden sus productos en Japón es el proteccionismo del gobierno hacia las marcas locales. 

Los expertos apuntan a que, a pesar de que no hay impuestos especiales para las marcas de autos americanas en Japón, el gobierno les suele poner una serie de requerimientos sumamente complicados para poder comercializar sus unidades en el país. 

Estas barreras técnicas hacen que sea muy difícil vender autos para las marcas de Estados Unidos.  Sin embargo, algunas otras personas apuntan a que este no es el verdadero problema de las bajas ventas de dichas marcas en el tercer mercado de autos más importante del mundo. 

El factor principal es la diferencia en gustos del consumidor, así como la reputación y estereotipos negativos que los japoneses se han creado sobre las marcas americanas a lo largo de los años y, finalmente, la experiencia de compra de cada marca.

Esto se ve reflejado en un dominio absoluto de las marcas locales en Japón. El 95 por ciento de todos los coches en las calles son fabricados por marcas dentro del país, mientras que el 5 por ciento restante es, en su mayoría, importaciones de autos de lujo o deportivos europeos.
 

photo-1526112767101-bdc08241afd4.jpg

 El espacio es sumamente importante al momento de decidirse por un auto en Japón, y no nos referimos al habitáculo. El consumidor promedio del país asiático busca un vehículo pequeño que sea ideal para maniobrar en las apretadas calles y que no le sea difícil encontrar un lugar para estacionarse. 

Obviamente, los autos norteamericanos no son sinónimo de tamaño compacto, sino todo lo contrario. En años recientes, algunas marcas estadounidenses incluso han decidido eliminar por completo sus pequeños vehículos citadinos para dar paso a una nueva gama de camionetas medianas y grandes.

Otro de los puntos importantes es la reputación de las marcas norteamericanas. Japón se caracteriza por tener una cultura que inspira a mejorar día a día y, según sus ideales, las marcas americanas simplemente no se esfuerzan en mejorar. 

Los japoneses se generaron una “mala imagen” de la industria automotriz estadounidense, principalmente por productos como el Ford Pinto o el Chevrolet Corvair, autos que salieron de fábrica con problemas de ingeniería que podían resultar mortales. 

Finalmente, la hospitalidad y servicio al momento de ir a un establecimiento a Japón lo es todo, y las agencias de autos no son la excepción. Los pisos de ventas de autos en Japón suelen ofrecer diferentes amenidades, incluso zonas de relajación para los clientes en lo que esperan su turno. 

photo-1510922284453-707b62cd015c.jpg

Sin embargo, la filosofía de ahorro de costos de las firmas americanas eliminan por completo este tipo de servicios. Se centran en solamente mostrar el auto al posible comprador para, posteriormente, continuar con sus procesos internos rápidamente. 

De este modo, la experiencia de compra es completamente diferente. También influye el hecho de que, en Japón, el consumidor puede prácticamente armar su auto a su gusto tomando como base un catálogo, pero las armadoras estadounidenses solamente ofrecen limitadas opciones. 

Por lo tanto, estos factores son los principales enemigos de las armadoras de Detroit en Japón. Si bien siempre han tenido problemas para colocar sus productos en Japón, en la actualidad parece que este conflicto se vuelve cada vez más grande.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios