Jochen Rindt, el piloto que fue campeón de la F1 después de su muerte

De los 33 pilotos campeones de la Fórmula 1, solo 1 no estuvo consiente de su logro

Rindt F1
Autopistas 03/12/2021 00:01 Luis Vilchis Actualizada 00:05
Guardando favorito...

Entre nombres sobresalientes como Lewis Hamilton, Michael Schumacher o Ayrton Senna, la F1 ha tenido cientos de pilotos talentosos que no han contado con el reconocimiento que se merecen. Tal es el caso de Jochen Rindt, el piloto olvidado que fue campeón del mundo después de su muerte. 

Rindt, alemán de nacimiento con nacionalidad austriaca, se coronó en 1970, año que marcó a la F1 por ser una de las temporadas más trágicas de su historia. El piloto se desempeñó como los grandes, pero la seguirdad de la época era prácticamente nula ante un accidente. 

Nacido en Maguncia, Alemania, en 1942, Jochen Rindt vivió su infancia entre la Segunda Guerra Mundial. Sus padres fallecieron en un bombardeo de las fuerzas aliadas, por lo que tuvo que mudarse a Austria, donde creció con sus abuelos. 

Luego de una adolescencia llena de carreras gracias a la herencia de su abuelo, Rindt debutó en la F1 en 1964 con Brabham. El equipo le ofreció patrocinar casi toda su carrera, con la condición de que fuera la imagen promocional del equipo para temas comerciales.
 

rindt_4.jpg

En su primera carrera, Rindt clasificó en decimotercero, pero abandonó la carrera por problemas de estabilidad en su monoplaza. Aún así, el austriaco ya comenzaba a hacerse de un nombre en la máxima categoría del automovilismo. 

Cooper lo firmó para la siguiente temporada, en donde duró 3 años y juntó apenas 3 podios. Brabham lo trajo de regreso gracias a la orden de Bernie Ecclestone, una de las más grandes mentes en la historia de la F1. Sin embargo, Rindt solamente terminó dos carreras en toda la temporada, pero ambas fueron de podio. Colin Chapman notó su talento y, acabando la temporada 1968, firmó con Lotus para tomar el lugar de Jim Clark, bicampeón fallecido unos meses antes en un accidente. 

Jochen cerró su primer año en Lotus colocándose en cuarta posición en el mundial de pilotos. Para la temporada de 1970, Rindt inició con dos abandonos seguidos por problemas de motor. 

Sin embargo, logró ganar 5 carreras seguidas, lo que, en esa entonces, le dejaba el mundial prácticamente a él. El piloto continuó sumando puntos para ampliar su ventaja ante los demás, hasta que llegó el momento de correr en Monza.  Durante las pruebas libres del GP de Italia, Rindt decidió salir a probar una configuración de su monoplaza que eliminaba el alerón trasero. Esto, baja la estabilidad en curvas, pero aumentaba su velocidad punta y era algo que Lotus quería en Monza. 

rindt.jpg

La suerte de Jochen Rindt cambiaría cuando, en la curva Parabólica, las ruedas traseras perdieron agarre, lanzando al monoplaza contra la izquierda del circuito a una velocidad de aproximadamente 160 km/h.  El Lotus impactó de frente contra el muro, rompiendo las piernas de Rindt. Algunas partes de metal del frente volaron al pecho y rostro del piloto, causando una muerte casi instantánea. Un par de horas más tarde, se confirmaba el deceso del piloto en un hospital cercano. 

Rindt falleció como lider del campeonato y, con tan solo 3 carreras restantes, el único que podía arrebatarle el título era Jackie Ickx, quien corría para Ferrari. Jackie ganó en México, sin embargo, en USA terminó en cuarto lugar, por lo que el campeonato de ese año era propiedad de Jochen Rindt por la amplia ventaja.

De este modo, Rindt no solo se convirtió en el primer piloto austriaco en ser campeón de la F1, sino que también pasó a la historia como el único en obtener el título luego de haber fallecido.

rindt_3.jpg

Comentarios