Trump gana en West Virginia y Nebraska; afianza posición

Electores cierran filas en torno suyo; Sanders roba primarias a Clinton

En la foto: Donald Trump (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Mundo 11/05/2016 01:52 Agencias Washington Actualizada 03:33

El aspirante presidencial republicano Donald Trump arrasó ayer en las primarias en West Virginia y Nebraska, a las que llegó sin rivales, tras las retirada de todos sus contrincantes de la contienda, según las proyecciones de los principales medios estadounidenses. En el bando demócrata, el senador por Vermont Bernie Sanders se impuso a Hillary Clinton en West Virginia, demostrando que la ex secretaria de Estado le falta granjearse el apoyo clave de los votantes de clase trabajadora.

Trump se impuso en West Virginia con más de 70% de los votos, mientras que su ex rival Ted Cruz apenas si consiguió 10%. Aunque ni Cruz ni el gobernador de Ohio, John Kasich, compiten ya oficialmente, el proceso de primarias continúa, porque cada estado tiene que elegir sus delegados que van a la convención. Y como muchos votantes republicanos no quieren votar por Trump, eligen a otro precandidato, aunque ya no tenga posibilidades de ganar la nominación.

En Nebraska, Trump ganó con más de 50% de los votos, de acuerdo con las proyecciones de medios, pese a las dudas sobre lo que podía ocurrir en este estado, que en el pasado era muy favorable a Cruz. De hecho, por la mañana, el senador por Texas sugirió que si ganaba esas primarias, podría existir la posibilidad de que reanudara su campaña presidencial, que abandonó la semana pasada tras una estrepitosa derrota en Indiana frente a Trump.

Expertos señalaban que las elecciones de ayer, más que por el número de delegados en juego, eran importantes para ver si los electores republicanos optaban por cerrar filas en torno al magnate, como al parecer sucedió.

Hasta ahora, Trump ha conseguido mil 80 delegados, de los mil 237 que necesita para asegurarse la nominación durante la Convención Nacional Republicana, que se realizará en julio. Pero su candidatura tiene dividido al liderazgo del partido, y miembros destacados de la formación como Mitt Romney, Lindsey Graham y Jeb Bush han anunciado que no votarán por el multimillonario en noviembre. Algunos estrategas, de acuerdo con el portal The Huffington Post, se han dado a la tarea de buscar una tercera opción, algo que parece poco probable.

En cuanto a los demócratas, Sanders restó impulso a Clinton, la favorita para obtener la nominación presidencial, y evidenció los problemas que la también ex primera dama tiene entre cierto sector del electorado.

Hace ocho años, Clinton ganó las primarias en este estado a Barack Obama, aunque finalmente él consiguió la nominación. Pero los comentarios que ella hizo durante un debate en Ohio en marzo pasado de que “dejaría a muchos mineros y compañías de carbón fuera del negocio”, golpearon su imagen entre los votantes de los estados dedicados a la extracción de mineral, como West Virginia.

Consciente de ello, durante su visita la semana pasada a este estado y a Ohio, ella se disculpó por sus comentarios, que afirmó fueron sacados de contexto, y discutió su plan para ayudar a capacitar a los empleados del sector carbonífero en puestos de energías limpias.

Aun así, el triunfo de Sanders cambia poco el panorama en cuanto al número de delegados, que favorece a Clinton.

Comentarios