Suscríbete

La amenaza yihadista será duradera, advierte Francia

Mundo 20/11/2015 01:25 Agencias París Actualizada 05:22

Premier galo Manuel Valls no descarta que otros extremistas sigan activos. Asamblea Nacional prolonga tres meses estado de emergencia en el país

La iluminación navideña de los Campos Elíseos de París, que debía encender el oscarizado actor francés Jean Dujardin, se retrasó "sine die" por los atentados terroristas del pasado viernes. Foto Reuters

El Comité de los Campos Elíseos anuló la inauguración prevista para el miércoles y las festividades planeadas", indicaron sus responsables en un comunicado. Foto Reuters

"Será una inauguración muy sobria, si se hace algo. Lo estamos hablando en estos momentos", dijo el delegado general del comité, Edouard Lefebvre. Foto Reuters

Mientras, automovilistas se deleitan con el tradicional espectáculo al circular por la avenida que conduce hasta el Arco del Triunfo. Foto Triunfo

El primer ministro francés, Manuel Valls, advirtió ayer que no se puede descartar que otros grupos ligados a los atentados yihadistas del 13-N en París sigan activos y aseguró que la amenaza terrorista va a ser “duradera”.

El Estado Islámico (EI) divulgó ayer un video en el que amenazó con hacer volar la Casa Blanca, llevar a cabo atentados en Roma y golpear de nuevo París, tras los ataques del pasado viernes en la capital francesa en los que murieron 129 personas y centenares resultaron heridas.

La Asamblea Nacional de Francia aprobó ayer la prolongación del estado de excepción durante tres meses en el país, que prevé, entre otras cosas, mayores atribuciones para las fuerzas de seguridad. Hoy será el turno de la votación en el Senado.

Francia presentó ayer al resto de miembros del Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución en el que se llama a todos los países a tomar “las medidas necesarias” para actuar contra el EI y otros grupos yihadistas en Siria e Irak. El texto aboga por “redoblar y coordinar” esfuerzos en la lucha antiterrorista.

“No sabemos si hay otros grupos de individuos, grupos de guerra, directamente vinculados a los ataques del viernes. Podemos imaginarlo. La amenaza va a ser duradera y permanente”, indicó Valls en la cadena France 2, al tiempo que señaló que decir que no hay riesgo “sería mentir a los franceses”.

“Hacemos frente a una guerra nueva, no convencional. Individuos aislados pueden atacar con un cuchillo, pero sabemos también que el Estado Islámico ha usado armas bacteriológicas en Siria”. Valls precisó que “no hay un indicio particular” sobre el riesgo de ese tipo de ataques, pero insistió en que esa organización puede usar “armas químicas y bacteriológicas”, razón por la cual hay que estar preparados.

El premier subrayó que la neutralización el miércoles en Saint-Denis de un comando yihadista preparado para atentar, en el que falleció el belga Abdelhamid Abaaoud, que tuvo un papel determinante en esos ataques, no implica que el peligro haya cesado. En la incursión policiaca murió una presunta prima del terrorista identificada como Hasna Aitboulahc. Valls admitió que no se sabe cómo Abaaoud llegó a Francia, pero subrayó que no considera que los servicios de información hayan “fallado”.

El primer ministro destacó que los atentados del viernes “fueron preparados metódicamente desde Siria y Bélgica”, y subrayó la necesidad de perseguir a todos aquellos individuos “que representen un verdadero peligro. Puede que algunas de esas personas se aprovecharan de la crisis de refugiados. Algunos estaban ya en Europa”, afirmó Valls, quien recalcó que “hace falta que cada uno en Europa asuma sus responsabilidades” para que se efectúen controles en las fronteras. Valls apuntó que su país sí ha aprendido la lección de los atentados del pasado enero contra Charlie Hebdo, como lo demuestra el hecho, en su opinión, de haber creado la ley que da cobertura a la acción de los servicios secretos o el reciente proyecto de ley para ampliar la duración del estado de emergencia.

“Esta guerra va a ser larga. Debemos darnos los medios para ganarla”, concluyó el primer ministro, según el cual desde los atentados del pasado viernes policías y gendarmes han efectuado 600 registros.

Por su parte, las fuerzas de seguridad belgas detuvieron a nueve personas en los ocho registros efectuados en varias viviendas de la región de Bruselas, en el marco de la operación antiterrorista que realizan en el país tras los atentados en París, informó ayer la fiscalía.

La policía belga efectuó en total ocho registros, seis de ellos en viviendas de amigos y familiares de uno de los suicidas del Estadio de Francia Bilal Hadfi, en concreto en Molenbeek, Uccle, Bruselas centro y Jette.

Comentarios