21 | SEP | 2019
Foto Emilio Fernández

Comuneros de Atenco impiden trabajos del NAICM

14/04/2016
21:11
Emilio Fernández
San Salvador Atenco, Méx
-A +A
Con machete en mano integrantes del FPDT les pidieron a los trabajadores de Geosol que se fueran de sus parcelas, porque cuentan con un amparo para que en esa zona no se efectúen trabajos para el proyecto aeroportuario

Integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) expulsaron de tierras ejidales de Tocuila a una cuadrilla de trabajadores de una empresa privada que realizaba estudios de suelo con una perforadora para las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM):

 

El grupo de campesinos detectó  que desde la mañana de este jueves empleados de una compañía instalaron un campamento y maquinaria en terrenos que forman parte del núcleo ejidal de Tocuila, en el municipio de Texcoco.

 

Las maniobras que efectuaban corresponden a la construcción de la autopista Pirámides-Texcoco que se conectará con la autopista Peñón-Texcoco y con el corredor México-Tuxpan para llegar a la nueva terminal aérea, según los miembros del FPDT.

 

Con machete en mano los miembros del FPDT se acercaron con los trabajadores de la empresa Geosol que fueron contratados por la compañía Lince y les pidieron que se fueran de sus parcelas porque cuentan con un amparo para que en esa zona no se efectúen trabajos para el proyecto aeroportuario.

 

El grupo era encabezado por Ignacio del Valle Medina, Felipe Alvarez y Adán Espinoza, entre otros de los líderes del movimiento campesino que impidió durante el sexenio del presidente Vicente Fox la construcción de la terminal aérea en la región de Texcoco.

 

Ignacio del Valle, pidió a los 7 empleados que desmontaran  el campamento y se llevaran su maquinaria porque estaban violando una disposición legal al realizar trabajos en esas tierras que se encuentran en litigio.

 

Ante la advertencia de los ejidatarios, los trabajadores quitaron el campamento, guardaron la perforadora y se llevaron el equipo en una camioneta.

 

Mientras lo hacían, los campesinos esperaron expectantes, con machete en mano, la partida de los trabajadores de la compañía. Uno de los ejidatarios les advirtió que si regresaban otra vez a sus terrenos pagarían las consecuencias.

 

Durante la mañana, los campesinos recibieron en su campamento ubicado en los cerros Huetepec y Tepezingo, en San Salvador Atenco, a Juan Miguel del Espiritu Santo Cordero, supervisor de maquinaria del Grupo Aeroporturio de la Ciudad de México.

 

El miembro de la empresa de participación estatal, acudió con los ejidatarios para pedirles que dejaran a los trabajadores continuar con las obras que efectuaban en la comunidad de Nexquipáyac de donde fueron corridos el lunes pasado por los comuneros. Esa cuadrilla de empleados era escoltada por elementos del Ejército.

 

"Yo acudo porque ustedes en Nexquipáyac pararon las obras y acudo a ver que está pasando y escucharlos y ver exclusivamente que permitan trabajar a la maquinaria”, les dijo.

 

Los ejidatarios se opusieron de manera enérgica a la solicitud y le exigieron que sacara toda la maquinaria que se encuentra en las comunidades de Nexquipáyac, Atenco, Acuexcómac y Tocuila y que suspendieran los trabajos que ahí se llevan a cabo.

 

"El mensaje que tienes que llevar es que no queremos que el gobierno siga derramando nuestra sangre, ya lo hicieron en 2006 y 2001, tu gobierno tiene que parar las obras de construcción del nuevo aeropuerto y salir de nuestra zona ejidal. Sólo te mandan a provocarnos porque representas al gobierno”, le gritó Bernardino Cruz Cardona, uno de los integrantes del FPDT.

 

El miembro del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México tuvo que salir del lugar de manera apresurada.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios