Condenan a mujer que hirió a agresor en defensa propia

Una mujer de 60 años, víctima de violencia de género, fue condenada a 25 años de cárcel por la muerte de su pareja; ella tomó un cuchillo para escapar de una golpiza y se lo enterró, ya a salvo llamó a una ambulancia que tomó más de 30 minutos en llegar al lugar

(Foto: Adriana Varillas)
Estados 30/03/2016 19:28 Adriana Varillas / corresponsal Cancún, Q. Roo Actualizada 19:43
Guardando favorito...

Con 60 años y dos hijos, Reyna Gómez Solórzano está presa en una cárcel de Chetumal, capital de Quintana Roo, desde hace ocho meses por haber herido a su pareja sentimental, quien falleció debido a la lesión.

La semana pasada un juez la condenó a purgar 25 años de cárcel por el homicidio de el hombre, quien era su pareja y su principal agresor, pues la sometió durante años a distintos tipos de violencia.

El cinco de julio el sujeto comenzó a agredirla de nuevo. A golpearla otra vez. Reyna tomó un cuchillo para defenderse y lo encajó en el cuerpo de su agresor. Llamó a una ambulancia para que recibiera atención médica, pero los paramédicos tardaron media hora en llegar. El sujeto falleció y ella fue encarcelada.

Activistas denunciaron hoy en Cancún, que elementos de la Procuraduría de Justicia de Quintana Roo, presuntamente torturaron a Reyna para que se declararse culpable.

El tema mereció la intervención de la Comisión de Derechos Humanos y una recomendación girada por el organismo, a la Procuraduría de Justicia de Quintana Roo, “por trato cruel y degradante, detención arbitraria e incomunicación”.

Existen testimonios de vecinos e incluso de sus empleadores, ofrecidos por su defensa, que dan cuenta del ciclo de violencia sistemática al que esta mujer era sometida por su compañero, quien era adicto al alcohol y a las drogas.

Ni el ministerio público, ni el juez, contemplaron como atenuante que Reyna actuó en defensa propia, ni los antecedentes de violencia a los que fue sometida por su agresor. La semana pasada fue sentenciada a purgar 25 años de cárcel.

La abogada que lleva su caso interpuso hoy un recurso de apelación, en Chetumal, en un intento por reducir la condena. Se evalúa promover un amparo.

Paralelamente un grupo de mujeres acudió este miércoles a los juzgados ubicados en Cancún, para dar a conocer el caso de Reyna, con la intención de visibilizarlo y exigir que éste sea revisado, pues aseguran que se violó el debido proceso.

“Esta mujer se defendió de su agresor, con un cuchillo y sucede la tragedia que sucedió. Ella llama a la policía y a una ambulancia, que se tardó media hora en llegar; está presa desde hace ocho meses”, expresó Virginia Betanzos, de la Red Peninsular de Mujeres.

La activista indica que, como parte de la recomendación emitida por la Comisión de Derechos Humanos, el organismo solicitó al Instituto Nacional de la Mujer (Inmujer), que intervenga para defender legalmente a Reyna.

“Viene Lorena Cruz (director de Inmujeres), a Chetumal, le entregan los documentos, se los lleva y no hace nada. La semana pasada, después de ocho meses, le dictaron sentencia a Reyna y se vuelve a pedir el apoyo a Inmujeres para los gastos de transportación de la gente del Observatorio de Campeche que están viendo la defensa de Reyna y tampoco hay respuesta.

“Las compañeras, como pudieron, están ahorita en Chetumal, haciendo el documento de apelación porque hoy vence el plazo. Y nosotras estamos tratando de visibilizar el caso, porque no es justo”, dijo.

Betanzos subrayó que en un país y en un estado, en los que la vida e integridad de las mujeres no es prioridad, el caso de Reyna, es uno más.

“Reyna es una más de las cientos de mujeres que están en el país sufriendo la misma situación”, manifestó, al tiempo en que cuestionó si la mujer de 60 años debería ser la que hubiera sido asesinada, para considerarla una víctima.

“Es víctima de violencia y es víctima del sistema, porque no le dan la asistencia legal adecuada, ni en su caso se aplica el Protocolo de Investigación con Perspectiva de Género, que mandata la Suprema Corte de Justicia”, señaló Betanzos, quien agregó que por su edad, Reyna podría haber purgado una condena domiciliaria.

Además de estar recluida en la cárcel, Reyna debe reunir semanalmente 800 pesos para evitar ser golpeada por otras internas, añadió la entrevistada.

“Es un caso terrible e inconcebible que, cuando una mujer se defiende para evitar que la maten, le caiga todo el peso de la ley. Es absurdo, incongruente e inhumano”, sostuvo.

afcl

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios