Exploran el concepto de familia en la danza

Viko Hernández y Jennifer More no presentan La inocente incoveniencia
Funciones el 2, 3 y 4 de diciembre en el Teatro Sergio Magaña (CORTESÍA: ALFREDO MILLÁN)
30/11/2016
00:25
Alida Piñón
-A +A

[email protected]

¿Qué nos hace ser una familia?, ¿cómo esa entidad misteriosa, quizá monstruosa, nos hace irremediablemente temer perderla, ofenderla, abandonarla o trágicamente imitarla?

Son preguntas que sirvieron como punto de partida de La inocente inconveniencia, de Viko Hernández, con dramaturgia de Jennifer Moreno; una propuesta coreográfica en la que el sustento teórico-reflexivo propicia una expansión del lenguaje corporal hacia terrenos sensibles y personales en torno al concepto de la familia.

“La obra es resultado del trabajo de más de un año que se pudo realizar gracias a la beca de Jóvenes Creadores del Fonca que le otorgaron a Viko Hernández. Durante ese tiempo hicimos una residencia porque el objetivo fue relacionar una dramaturgia con el trabajo de investigación corporal que hacía el coreógrafo con los intérpretes. El proceso fue muy enriquecedor porque el texto sirvió como inspiración para el movimiento y viceversa”, explica Jennifer Moreno.

La pieza fue finalista del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga, Concurso de Creación Coreográfica Contemporánea INBA-UAM 2015. “Fue una obra de 15 minutos lo que se presentó, pero a partir de ahí se buscó robustecerla y hacer una coreografía de mayor alcance”, indicó Moreno.

De acuerdo con la creadora, se buscaron datos duros en torno a la familia como una institución, pero el objetivo fue convertirlos en material sensible. “La obra tiene la intención de plantear al espacio familiar como un espacio interior. Lo que queríamos era cuestionar los conceptos que envuelven a esa institución, como que es la base de la sociedad y que es un gran apoyo para las personas. Sin embargo, para nosotros, la familia tiene lugares sombríos”.

Y agregó: “Todos nacemos siendo hijos, una condición de la que nadie puede escapar y sobre la que poco reflexionamos. Lo cierto es que la familia nos condiciona, incluso puede determinar nuestro futuro”.

La obra surgió a partir de un evento personal del coreógrafo, una vez planteado el punto de arranque, Moreno se dedicó a captar el nivel sensorial de lo que pasa en las familias.

La obra tendrá su fin de temporada en el Teatro Sergio Magaña los días 2, 3 y 4 de diciembre. Después, en el Foro Casa de la Paz se presentarán el 6, 7 y 8 de diciembre, con funciones que incluirán diálogo posterior para compartir el proceso con el público. La entrada será libre con previa reservación.

Además tendrán una participación con dos obras diferentes de la compañía en el Encuentro de las Artes Escénicas del Fonca el 10 de diciembre en el Centro Cultural Universitario, con Animales 2081, en colaboración con La Paradoja del gato, en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón a las 16 horas y Los samuráis perdidos en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, a las 18:30 horas.

Mantente al día con el boletín de El Universal