Seguidores de Rius le dicen adiós

Cultura 09/08/2017 18:52 Abida Ventura Actualizada 18:52

Se le rendirá homenaje mañana, en el Museo del Estanquillo, a partir de las 15 horas

Calzónzin y El Perro Sabio le dieron la bienvenida a los pequeños lectores en aquella incursión de "Rius".

Redacción

"Mi Mundo" era una mini enciclopedia en la que el caricaturista se autodenominó Dictador, Capataz e Irresponsable.

Redacción

Con el suplemento buscó que los niños trabajaran y se acostumbraran por ellos mismos a averiguar el porqué de las cosas, relató "Rius" en entrevista con EL UNIVERSAL.

Redacción

El 6 de noviembre de 1977, con el cuento “El valiente tambor”, de Moguilevskaya, se publicó el último número dedicado a Rusia.

Redacción

Seguidores y lectores de Eduardo del Río, Rius, han acudido a lo lo largo del día a la funeraria de Gayosso, en Sullivan, para darle el último adiós a su “maestro”.

El cuerpo del dibujante y cartonista fallecido la madrugada de este martes a los 83 años de edad, a causa de cáncer, será velado hasta hoy a las 19.30 horas. Será cremado y sus cenizas estarán mañana en el homenaje que se le rendirá en el Museo del Estanquillo, a partir de las 15 horas.

Después, sus cenizas serán llevadas a su casa, a Tepoztlán, Morelos, dijo su viuda, Micaela Flores.
 

Hoy ya no se vieron desfilar a personalidades, a funcionarios o a la comunidad de moneros en la sala donde sus restos son velados desde la tarde del martes. Quienes acudieron a darle el último adiós fueron sus seguidores, sus lectores, jóvenes y adultos, gente como don Francisco Palazos, quien creció en los años 60 con las caricaturas de Rius, desde que comenzó a publicar en la revista Siempre.

“Políticamente me formé con su trabajo; conozco todos sus libros, sus revistas. Precisamente el lunes en la noche, sin saber que íbamos a amanecer la noticia de su muerte, acomodé mis revistas de Los Agachados y Los Supermachos, hasta saqué una lista para ver cuáles me faltaron, faltan algunas, pero tengo la mayoría, tengo sus libros. A mis hijos les inculqué seguir a Rius. Ellos viven fuera del país, pero les envío toda la información siempre. Me formé con él, fue mi maestro”, contó.

A la funeraria también acudieron personas como el señor Raymundo, quien se aceptó como ateo y se hizo vegetariano gracias al caricaturista mexicano. “Yo soy de provincia y en mi ciudad era un ateo con culpa, pero cuando llegué aquí y leí al maestro Rius, me hice ateo totalmente”, relató este hombre, originario de Córdoba, Veracruz. Por las influencias del autor del Manual del perfecto ateo y de El cocinero vegetariano también dejó de comer carne. “Todo eso fue para mí el maestro Rius”, expresó.
 

En la sala decorada con figuras elaboradas en papel china, familiares y amigos más cercanos acompañan a Citlali, hija del monero, y a Micaela Flores, su viuda.

sc

Comentarios