The Chemours Company quiere instalar planta en México

Guanajuato, Durango y Coahuila, entre opciones; la compañía planea invertir entre 140 y 150 mdd
05/12/2016
01:41
Sara Cantera
-A +A

[email protected]

La empresa química The Chemours Company busca un sitio para instalar una planta de cianuro de sodio para la industria minera en México, donde puede invertir entre 140 y 150 millones de dólares.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Luis Rebollar, presidente saliente de la empresa, dijo que les gustaría establecerse en el Bajío, especialmente en Guanajuato, debido a que su ubicación geográfica lo posiciona cerca de las zonas de mayor producción minera en el país.

Aunque debido a que llevan poco más de un año tratando de concretar la inversión, la planta puede ubicarse en Coahuila o Durango.

“Es importante hacer la mención que cianuro de sodio no es cianuro. Son dos cosas diferentes, el cianuro de sodio es una sal, no es inflamable, es un producto que podrías tener en la mesa y no emite vapores, olores, si te la comes te intoxica, pero ahí es donde nosotros como empresa tenemos una fortaleza que pocas firmas químicas tienen, la experiencia en el manejo seguro del producto, en el respeto y los más altos estándares de operación en temas de ambiente y salud”.

El cianuro de sodio se utiliza para la extracción de oro y plata en la minería, expuso.

Para Chemours Company es importante ubicar la planta en México debido a que la explotación de oro y plata es más grande que en Estados Unidos o Canadá.

“Le vendemos a las empresas mineras. México es el primer productor de plata en el mundo y el octavo de oro, pero en reservas es tal vez el segundo país con las mayores reservas de oro en minería”.

“El crecimiento que anticipamos para los siguientes años en la minería para oro y plata es muy significativo y queremos estar más cerca de nuestros clientes”, agregó.

Actualmente, el cinauro de sodio que venden en el país se importa de Estados Unidos.

La planta estuvo a punto de establecerse en Salamanca, pero la población se opuso debido temores de una posible contaminación.

Esta inversión forma parte del plan de la compañía de ampliar operaciones en varias regiones.

Recientemente, la empresa destinó 200 millones de dólares para incrementar la producción de gases refrigerantes en Estados Unidos e invirtió en China para fabricar más teflón. Este año, inauguró la ampliación de la planta de dióxido de titanio en Altamira, Tamaulipas, en donde invirtió 580 millones de dólares.

Con la ampliación, la producción de dióxido de titanio va a cerrar en 170 mil toneladas, aproximadamente, de la 150 mil que fabricaron en 2015.

El dióxido de titanio se usa para darle el tono blanco a varios productos plásticos, pinturas y recubrimientos.

En cuanto a ventas, Chemours espera cerrar el año con 400 millones de dólares en el país, una cifra muy similar a la de 2015.

Innovaciones

El nuevo presidente de The Chemours Company, Gerardo Familiar, destacó que el ambiente de negocios en el país es muy bueno y para 2017 prevén que la demanda de varios de sus productos vaya en línea con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México.

“Las cosas se van a dar de acuerdo con el crecimiento del PIB, al crecimiento de la clase media y la infraestructura, de acuerdo a como estos indicadores vayan evolucionando eso definirá nuestro destino”, expuso.

Este año, la empresa lanzó un nuevo gas refrigerante que se utiliza en los aires acondicionados para la industria automotriz y en los refrigeradores convencionales.

“Opteon es un gas refrigerante para la industria automotriz que los ayuda a cumplir con la regulación global. En 2017, aproximadamente 40 millones de autos tendrán este nuevo gas y 140 millones de autos para 2020”.

“Este gas reduce hasta 99% el impacto ocasionado en el calentamiento global”, indicó Familiar.

Las tiendas de autoservicio también utilizan este gas para sus sistemas de refrigeración y se estima que en el próximo año mil supermercados utilicen Opteon y 10 mil supermercados lo empleen hacia 2020.

También saldrán al mercado nuevos grados de blanco con dióxido de titanio para la industria de plásticos y pinturas, los cuales se desarrollaron en la planta de Altamira.

Así como un nuevo recubrimiento de teflón para sartenes y nuevos lubricantes de alto desempeño.

Chemours aseguró que el tipo de cambio dólar-peso no ha impactado en sus costos de producción, no obstante, elevaron el precio del dióxido de titanio entre 5% y 6% a lo largo del año y en otros productos aplicarán incrementos el próximo año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS