Sube a 19.7% el impuesto al ingreso salarial: OCDE

El gravamen creció 5 puntos porcentuales en los últimos 10 años en el país, pero aún es bajo

Cartera 13/04/2016 01:38 Rubén Migueles Actualizada 01:38

[email protected]

En los últimos 10 años, la tasa de impuestos sobre ingresos salariales en México tuvo un aumento de cinco puntos porcentuales, al pasar de 14.7% en 2005 a 19.7% en 2015, uno de los mayores incrementos entre los países de la OCDE.

Según datos del reporte Impuestos al salario 2016 dado a conocer por la OCDE, la carga fiscal para los salarios en México todavía se encuentra entre las más bajas entre los países miembros de ese organismo, cuya tasa promedio es de 26.7% para una persona casada con dos hijos, o de 35.9% para una persona sin hijos.

En Bélgica, Austria, Alemania, Hungría e Italia, la carga fiscal para los salarios es superior a 49% para una persona sin hijos, mientras que en México es de 19.7%; en Nueva Zelanda, de 17.6%, y en Chile, de 7%, los más bajos de la OCDE.

El nivel de impuestos y aportaciones a la seguridad social en cada país se mide por la “carga fiscal”, esto es, los impuestos totales pagados por empleados y empleadores, menos las prestaciones familiares recibidas como porcentaje de los costos laborales totales del empleador.

Según el informe de la OCDE, los impuestos sobre ingresos salariales para el trabajador medio en los países de la organización permanecieron estables en 35.9% en 2015, con lo cual finalizó una serie de aumentos anuales constantes desde 2011.

En México, la carga fiscal a los salarios de 2010 a 2015 pasó de 16% a 19.7% lo que significó una alza de 3.7 puntos porcentuales, también de los más altos en dicho periodo entre los miembros de la OCDE.

De 2010 a 2015, los impuestos sobre ingresos salariales aumentaron un punto porcentual para el trabajador promedio en países miembros de la OCDE, aunque la mayoría de sus gobiernos no subieron las tasas obligatorias de impuestos sobre la renta.

Casi todo su aumento se debió a que los salarios subieron con mayor rapidez que las exenciones y créditos fiscales, algo palpable en el hecho de que solamente siete países tuvieron tasas obligatorias de impuesto sobre ingresos laborales de trabajadores con salarios medios mayores en 2015 que en 2010, en tanto que en ocho naciones se aplicaron tasas obligatorias más bajas.

Comentarios