Empresarios de EU llaman a modernizar el TLCAN

Cámara de Comercio pide enmendar el acuerdo y mantener enfoque trilateral; del tratado dependen 14 millones de empleos en la Unión Americana, asegura
Thomas J. Donohue, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, acompañado de Mónica Flores, presidenta de la AmCham en México, durante el evento con empresarios estadounidenses. (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
25/04/2017
01:40
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que existe entre México, Estados Unidos (EU) y Canadá debe “enmendarse y no terminarse”, aseguró el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas J. Donohue.

Consideró que debe mantenerse como acuerdo trilateral y modernizarse lo más rápido posible para evitar más incertidumbre, y sin interrumpir el intercambio de bienes y servicios, dijo durante una conferencia de prensa.

Regresar los aranceles e imponer barreras al comercio en lugar de liberalizarlo en América del Norte pondría en riesgo millones de trabajos en ambos lados de la frontera estadounidense, por lo que “no debemos permitir que pase”, dijo el representante de empresarios de EU en una visita a México.

En Estados Unidos, añadió, 14 millones de empleos dependen del acuerdo trilateral, el cual genera un comercio con Canadá y México por 1.3 billones de dólares anuales.

Por ello, el TLCAN es “crucial” para la manufactura, el sector servicios,
para la agricultura y las cerca de 125 mil pequeñas y medianas empresas estadounidenses.

Agregó que “el TLCAN puede ser modernizado y se puede hacer de manera pragmática, no dañándolo, solamente enmendarlo. No terminándolo, sino consultando al Congreso estadounidense, manteniéndolo trilateral y hacerlo de manera rápida”, afirmó.

Además, expuso que el TLCAN debiera modernizarse a fin de tener un acuerdo del siglo XXI que incluya comercio electrónico y economía digital, temas que no existían hace más de dos décadas, cuando se negoció originalmente el convenio comercial.

Durante su intervención en el evento que organizó American Chamber México (AmCham), Donohue dijo que tanto los empresarios mexicanos como los estadounidenses definieron como los temas prioritarios optimizar los servicios fronterizos, avanzar en cooperación regulatoria y energética, así como en materia de acceso al capital y servicios financieros.

Por ejemplo, es necesario tener una frontera más inteligente, segura y lograr mayores ventajas de la integración de cadenas de valor para que el comercio se mantenga en movimiento. Hace falta aprovechar los cambios en el sector energético para convertir a América del Norte en una súper potencia energética mundial, afirmó, y promover entre la población más alejada de la región el acceso a los servicios bancarios y créditos para los emprendedores y la población en general.

Expuso que el Partido Republicano y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya se dieron cuenta de que es distinto el discurso de campaña de la realidad, y lo están aprendiendo “rápido y dolorosamente”, como lo vieron cuando el Congreso estadounidense rechazó los cambios al sistema de salud que se concretó el periodo del expresidente Barack Obama.

Es claro que ante las declaraciones de Trump hay cuestionamientos sobre cuál será el futuro de la relación comercial, reconoció, y “lo que hemos visto en Estados Unidos es que el equipo del presidente incluye a un gran equipo de personas que tiene una gran experiencia en la iniciativa privada”.

Además, después de hablar con el secretario de comercio, Wilbur Ross, los empresarios de la Cámara de Comercio de Estados Unidos se sintieron complacidos de ver que son funcionarios pragmáticos que buscan revitalizar el crecimiento económico y que ven oportunidades de fortalecer la competitividad de América del Norte.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS