Se encuentra usted aquí

Mertens, el Pequeño Animal

El delantero belga es letal en el área y enfrentará mañana a México
a calidad de Dries suple la carencia de estatura y fuerza (ALESSANDRO GAROFALO. REUTERS)
09/11/2017
00:32
PABLO PAPO URQUIZA
-A +A

[email protected]

La vida futbolística del belga Dries Mertens es fascinante por donde se le mire.

Su contextura física siempre le jugó una mala pasada: con una estatura de poco menos de 1.70 metros y un liviano peso de 61 kilogramos, entrenadores y equipos siempre le cerraron la puerta. Cuando el Anderlecht y el Gent de la Primera División belga no le vieron capacidad física para jugar al futbol, se fue a la Segunda de Holanda para perseguir sus sueños. Allí la empezó a romper y llamó la atención del Utrecht (Eredivisie) y terminó la temporada como el segundo mejor jugador de la liga holandesa, después de un uruguayo llamado Luis Suárez. Para el año siguiente llegó al PSV, donde convirtió un gol cada dos partidos en el par de temporadas que estuvo.

El jugador que siempre se quedaba después de las prácticas a pegarle al balón desde cualquier distancia y desde las más variadas posiciones, iba marcando un lugar en el mundo del futbol. Dries nunca jugaba de delantero, siempre venía desde los extremos e irrumpía en el área con una ferocidad inigualable.

Y en junio de 2013, finalmente tenía que pasar y el sueño se le hizo realidad: Rafa Benítez lo fue a buscar y se lo llevó al Napoli, como una opción más para su mediocampo. Por las próximas tres temporadas jugó mayormente como sustituto, saliendo del banco para reemplazar a Marek Hamsik, pero siempre manteniendo su apetito por al arco, con 45 goles. Lo que Mertens no sabía es que los dioses del futbol todavía le tenían preparada una sorpresa a sus 29 años de edad.

En el verano de 2016, la Juventus se llevó al goleador del Napoli, Gonzalo Higuaín. Maurizio Sarri (ahora DT del equipo) trajo al polaco Milik, quien venía de una sólida temporada en el Ajax. Pero en octubre de ese año, el polaco se rompió los ligamentos y Sarri se quedó sin opciones adelante.

En un arranque de sabiduría e instinto, decidió poner a Mertens como 9. Desde ese día hasta hoy, ha logrado 40 goles en 48 partidos, con el valor agregado de tener 20 asistencias. Sarri todavía se lamenta de no haber pensado eso antes. En la Serie A, no se cansa de hacer goles, con una ferocidad tal, que su técnico ya le puso el apodo de Pequeño Animal, y el mismo Mertens se define como un “perro callejero”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS