Patea fuerte en mundo varonil

K-Lani Nava, nieta de mexicanos, se convirtió en la primera mujer en jugar y sumar en una final estatal
La joven admitió que al principio fue difícil para sus compañeros integrarla en el equipo. (TWITTER)
24/12/2017
00:33
Ariel Velázquez / Enviado
-A +A

[email protected]om.mx

Por tradición, a la familia de K-Lani Nava le hubiera gustado verla patear un balón de futbol, o como se conoce en Estados Unidos de soccer, pero ella se inclinó por utilizar su pierna para romper barreras y anotar goles de campo.

El miércoles pasado, la nieta de mexicanos se convirtió en la primera mujer en participar y sumar puntos en una final estatal de futbol americano varonil.

En la casa de los Cowboys de Dallas —el majestuoso AT&T Stadium— Nava ayudó a su preparatoria a conquistar el campeonato de la Liga Interescolar, que rige el deporte en los centros académicos públicos de Texas.

“En ese momento no pensé en las implicaciones históricas que tendría participar. Sólo salí a hacer mi trabajo y concentrarme en ver el balón para anotar”, dijo K-Lani a EL UNIVERSAL Deportes.

Nava convirtió nueve de 10 puntos extra que intentó para ser nombrada Jugadora Más Valiosa del partido, pero para ella el mayor reconocimiento fue el que sus compañeros le hicieron, al aceptarla como uno más.

“Al principio fue difícil, no todos están preparados para tener una mujer en un grupo de puros hombres, pero vieron que podía hacer el trabajo y me tomaron como un jugador más”.

Aunque no siempre es una jugadora más, y tiene que arreglárselas para sortear situaciones.

“Muchas de las veces tuve que buscar baños públicos de mujeres para poder cambiarme a solas, pero es algo que se volvió habitual en todos los campos en los que jugamos”.

Pero en el AT&T no tuvo ese problema, porque el escenario que rebasa las fronteras, no sólo del emparrillado, sino de toda la escuela Strawn High donde estudia el último año antes de ir a la universidad, tuvo un vestidor disponible para ella.

Nava juega futbol americano en modalidad de seis jugadores donde los puntos extra valen dos puntos y los pateadores tienen mayor exposición al contacto, al tener menos hombres en línea.

La valentía de la chica de 17 años contagió a su comunidad, que prácticamente desapareció ese día por verla jugar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS