Amargan el festejo de 57 años al Toro

Valenzuela no pudo ver ganar a su equipo en la Serie Mundial
Desde que el mexicano dejó la organización, ésta no ha conseguido un título y ya se habla de una maldición (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
02/11/2017
03:21
Ariel Velázquez / Enviado
Los Ángeles
-A +A

[email protected]

Las carencias económicas con las que creció en Etchohuaquila, Sonora no daban margen para celebraciones. Pastel o alguna comida especial ni siquiera figuraban en la mente de Fernando Valenzuela, para quien cada cumpleaños era como el resto de los días de la semana.

Fernando cumplió 57 años de edad. Con su poder adquisitivo, el ex lanzador pudo festejar con comida y bebida de alto costo, pero prefirió el ambiente y los hot dogs de un estadio de beisbol.

“Lo mío no es festejar mucho, no crecí con esa costumbre y sigo manteniendo que mi cumpleaños es para recordar, para recibir felicitaciones de parte de mi familia y amistades. Pero nunca he hecho una fiesta grande, nunca he tenido a muchas personas en mi cumpleaños, es como cualquier otro día”, declaró Valenzuela.

El cumpleaños del Toro coincidió con el primer Juego 7 en la historia de Dodger Stadium. El ex lanzador de los Dodgers vistió de saco y camisa para la ocasión especial. Por primera vez, desde que debutó, la novena californiana juega un clásico de otoño sin el mexicano en el campo.

“Lo importante es que el equipo consiga el campeonato. Han pasado 29 años y la afición ya merece un título de Serie Mundial. Se ha batallado bastante y esperemos que sea la noche para ser campeones”.

Como cada ocasión que los Dodgers juegan en casa, Valenzuela acudió al comedor de medios, donde María Hartmark lo atiende como su hijo. Es el consentido, y aunque el pastel fue pequeño, la trabajadora con 27 años dentro de Dodgers, no quiso dejar pasar el día.

“Es un detalle para Fernando, un brownie con unos cuantos chocolates arriba y la vela para demostrarle nuestro cariño. Él significa mucho para los Dodgers y todos sus trabajadores porque es un ejemplo de dedicación y superación que a diario nos hace querer parecernos a él”, dijo María.

Desde que Valenzuela dejó a los Dodgers, la organización no ha conseguido un campeonato, por lo que en Los Ángeles ya se habla de una maldición que solo desaparecerá cuando retiren de manera oficial el número 34 del Toro.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios