Breitling se renueva con el poder de su historia

Quizás ni el propio Georges Kern se imaginó que su as bajo la manga en la gira mundial para presentar su visión como nuevo CEO de Breitling sería Fred Mandelbaum, el gran coleccionista de modelos vintage de la marca
Fred Mandelbaum y Georges Kern
Desde la izquierda: El coleccionista Fred Mandelbaum y Georges Kern, CEO de Breitling, durante el evento de presentación en Nueva York.
01/03/2018
07:16
Manuel Martínez
Nueva York
-A +A

El debut de Georges Kern como CEO de Breitling tenía impaciente a la industria. Pero la espera terminó a lo grande, muy al estilo que Kern implantó durante sus 14 años al frente de IWC en Grupo Richemont.
 
En febrero realizó un tour mundial de eventos con celebridades, socialités, medios e influencers para presentar los primeros relojes de su era (Navitimer 8), un eslogan con punch (Legendary Future) y los mandamientos de la estrategia con la que planea reinventar la marca de la que también es accionista desde que un fondo de inversión la compró en 2017 a la familia Schneider.

breitling-4.jpg
El nuevo Navitimer 8 B01 de Breitling, un cronógrafo automático con movimiento de manufactura.
 
Tal vez Kern haya sido el primer sorprendido al descubrir que su as bajo la manga en esta gira no fue el actor Armie Hammer ni el beisbolista Justin Verlander, invitados VIP en la fiesta de Nueva York a la que acudió Tiempo de Relojes. Su estrella inesperada fue Fred Mandelbaum, el mayor coleccionista de piezas vintage de Breitling, quien en el escenario dio cátedra sobre la historia de la casa y fue el curador de las exposiciones de piezas de 1915 a 1975 en cada parada del roadshow.

breitling-1.jpg
Los actores Darren Criss y Armie Hammer durante el evento de Breitling en Nueva York.
 
Con Mandelbaum a bordo incluso en el desarrollo de nuevos productos, el CEO dará pasos firmes en su objetivo de aprovechar la legitimidad de una casa con una sólida trayectoria conocida a la que ahora se suma un patrimonio oculto y apasionante que nadie, más que Fred y otros geeks de Breitling como Rene Kesting, sabían que existía.
 
“Me quedé en shock cuando conocí a este coleccionista de Viena [Mandelbaum] que tiene cientos de relojes”, contó Kern. “Necesitamos usar todo el poder de la historia para renovar y revivir la marca. Me refiero a los hermosos años 30 y 40 hasta los 70, un territorio desconocido para el público en general. A través de reediciones, exhibiciones y comunicación, vamos a enfatizar la historia de Breitling, que es una de las más ricas de la industria. No sólo inventó todo en materia de cronógrafos, sino que tenía algunos de los diseños más bellos”.

breitling-6.jpg
Una parte de la impresionante colección de modelos vintage de Breitling de Fred Mandelbaum.

Completamente cierto. Con unos cuantos minutos de ver parte de la colección de Fred y del museo de Breitling en el Four Seasons de Barclay St. en Manhattan, el corazón se acelera. Los cronos Premier y Copilot con pátina y esferas marcadas por el tiempo, los primeros SuperOcean y Navitimer, un Duograph rattrapante como salido de un sueño, el Chronomat Ref. 786 con la única carátula original que el tenor y actor Mario Lanza le dio a Tom Watts en 1953... Georges y Fred han encontrado El Dorado.

breitling-5.jpg 
Un Duograph de Breitling cronógrafo rattrapante.

Con 25 años de experiencia en la industria, Kern asegura que por primera vez trabaja para una firma que tiene dos comunidades distintas de fans. “Los de la Breitling vintage me piden que hagamos relojes más elegantes, pequeños y stylish, y los de la Breitling actual quieren los relojes de 48 milímetros que nos han hecho exitosos. Cuando consideras nuestro brand awareness que es fenomenal, junto con el ADN y la herencia, hay formas de construir un puente entre estas comunidades y satisfacer a ambas”.

breitling-8.jpg

breitling-9.jpg
El único Chronomat Ref. 786 con la carátula original que el tenor y actor Mario Lanza le dio a Tom Watts en 1953. 

El rescate del pasado legendario guiará el futuro, como dice el eslogan recién estrenado. Kern visualiza una marca cool, moderna y sexy, con los ojos puestos en el universo de la aviación, como hasta ahora, pero no sólo a los relojes enormes y ultra técnicos, sino a los pilot clásicos. También se abrirán a la tierra y el mar. Su rango de precios irá de 3,500 a 8,000 o 9,000 dólares. Habrá muchas menos referencias y se concentrarán en los cronógrafos y los automáticos con pequeñas complicaciones.
 
Está claro que Mandelbaum —@watchfred en Instagram con más de 40 mil seguidores— es parte del team Kern, como él mismo escribió en un foro de internet sobre relojería. Ahí apuntó que, junto con Rene Kesting, ha trabajado “en documentar el glorioso pasado de la marca, analizar los sustanciosos catálogos antiguos, discutir el potencial de futuras reediciones…”.
 
Y en reconocimiento a Georges y sus planes, añadió: “Por fin hay un CEO de Breitling tan entusiasta del legado de la firma como nosotros, los coleccionistas más apasionados”.

breitling-2.jpg
Georges Kern durante el anuncio de la alianza de Breitling con Norton Motorcycles.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS