Mapas colaborativos, herramientas de ayuda en emergencias

La ventaja de estas herramientas es que son gratuitas y se queda registradas las imágenes y las ubicaciones ahí en el mapa, en cada punto quedan los mensajes de forma rápida y dinámica
Debido a su gran penetración en México, se podrían utilizar como base de una estrategia digital para saber cómo y dónde actuar en situaciones de riesgo por desastres naturales
29/09/2017
11:30
Notimex
-A +A

Los mapas colaborativos son herramientas digitales que ayudan a la verificación de información y a la organización social en situaciones de emergencia, como la que ocurrió posterior al sismo del pasado 19 de septiembre.

Así lo afirmó Alberto Escorcia, analista de redes, en entrevista con Notimex, quien propuso utilizar estas plataformas para estructurar los datos que se comparten en redes sociales y coordinar las acciones de ayuda y a los voluntarios.

“La información ya está en internet, ya existe gente emitiendo ayuda, lo que hace falta en estos casos es una capa que procese esta información. Los voluntarios, llega el momento en que se va acabando el esfuerzo, pero si estas herramientas las pudiera usar el Ejército, el Cenapred, o los C5 que se conectaran a una enorme base de datos, sería muy útil”, declaró.

Escorcia aseguró que debido al gran impacto y penetración que tienen las tecnologías en México, se podrían utilizar como base de una estrategia digital para saber cómo y dónde actuar en situaciones de riesgo por desastres naturales.

La ventaja de estas herramientas es que son gratuitas y se queda registradas las imágenes y las ubicaciones ahí en el mapa, en cada punto quedan los mensajes de forma rápida y dinámica; si este mapa se auto publica en la red, tú puedes saber en qué punto se concentran más interacciones y ahí mandar la ayuda”, señaló.

Manifestó que dichos mapas son de bajo costo y fácil acceso, la única herramienta que se necesita son voluntarios que procesen la información.

“Ha funcionado desde la sociedad, pero estos días se vieron rebasados los voluntarios que están alimentando las páginas de Cómo Ayudar y Verificado 19-S, que aunque tienen mucha voluntad es una labor que sería mejor que la hiciera una institución”, señaló.

Sin embargo, indicó que la sociedad puede aprovechar la penetración que tienen las redes sociales; más del 90 por ciento de usuarios activos en redes se encuentra en Facebook y el 40 por ciento está en Twitter, por lo que si se estableciera un protocolo de actuación la ayuda fluiría de mejor manera.

“No hay un municipio en el país que no tenga una cuenta de Facebook o de Twitter y la ventaja es que México tiene una gran penetración de teléfonos celulares; otra ventaja de este tipo de herramientas es que se puede ir filtrando información, separando la vieja de la nueva, por ejemplo”, comentó el experto.

Una de las plataformas que Alberto Escorcia recomendó fue la Crowdmap, una herramienta diseñada en específicamente para situaciones de crisis, que funciona con trabajo colaborativo y a través de distintos canales como internet y operadores de telefonía.

Enfatizó en que está herramienta colaborativa no sólo ayuda al momento de detectar una emergencia, también ayudaría a distribuir de mejor manera la ayuda.

En redes y los mapas todo se queda registrado y le puede ayudar mucho al Cenapred o a las organizaciones para saber dónde puede haber más afectaciones”, indicó.

En este punto el analista explicó que las redes sociales, a través de un monitoreo en un mapa de tiempo real, pueden contribuir a localizar, verificar y alertar de una emergencia, como un sismo, para los lugares donde no hay alerta sonora.

“Lo que hago es capturar todos los tuits que contengan la palabra temblor o sismo, o el #Temblor o #Tenemossismo, que es el que ya se quedó en la cultura popular. Yo sugiero que así como se iluminan puntos en el mapa, la verificación vendría de cuando se iluminan diez o veinte tuits, ya es certeza de que sí está pasando”, dijo.

Aseguró que durante los recientes sismos detectó actividad en redes en los puntos donde hubo más daños posteriores, incluso algunos mensajes se emitieron antes de que fueran perceptibles en otros lugares.

“En el sismo del 8.2 en Chiapas, lo que me di cuenta es que hay tuits que se emitieron hasta 30 o 40 segundos antes de que llegara a la Ciudad de México, entonces como en este temblor que acabamos de vivir de 7.1, las redes pudieran servir de acompañamiento a la alerta sísmica utilizando un acelerómetro de tuits”, declaró Escorcia.

No obstante, uno de los problemas que existen en los trabajos colaborativos, a través de plataformas digitales, es que se pierden cuando colapsan las telecomunicaciones, por ello considero que las instituciones serían las indicadas para hacer esta labor, debido a que cuentan con la infraestructura necesaria.

Sobre Crowdmap, resaltó que esta herramienta se ha corroborado en diferentes países y en otro tipo de crisis como los conflictos armados en Irak y Siria.

Además, esta plataforma puede prescindir de redes 3G y 4G. El servidor con el que funciona soporta gran cantidad de datos a diferencia de plataformas, como los mapas colaborativos de Google.

“La ventaja de esta herramienta es que la gente puede enviar mensajes vía Twitter, vía SMS, vía correo, o metiéndose a la página y rellenar un formulario, está pensado en caso de desastre, lo único que se necesita son voluntarios que cuando llegue la información lo conviertan en un punto del mapa”, señaló.

Aunado al uso de dichas herramientas, Alberto Escorcia expresó que hace falta cultura de prevención y las acciones que se realicen en lo digital, también se deben replicar en la realidad con la misma dinámica.

“Por más preparado que la gente cree que pueda estar, fallaron muchas cosas ahorita, lo importante es conocer los sitios de riesgo, creo que es una labor que debe estar tanto en los ciudadanos como en las instituciones”, dijo.

El experto en redes enfatizó que dichas plataformas también sirven para fomentar acciones de prevención y de actuación en emergencias.

Por ejemplo, en Chile ya la gente quedó con la idea de que no se deben hacer llamadas, ya saben que solamente deben enviar mensajes de texto, porque por un lado se colapsan por el sismo y por otro es la saturación de los servicios”, declaró Escorcia.

“También ayudaría que en el momento se dejaran de cobrar las comunicaciones, como ya lo hicieron, pero que sea como un protocolo”.

El especialista destacó la autorganización de los usuarios para informar de los sucesos y organizarse para enviar ayuda, pues “aunque sea con información inexacta, todos acudieron a donde tenían que acudir, lo positivo es que la gente quiere ayudar y sale en el momento”.

Resaltó que las herramientas y plataformas como redes sociales y mapas colaborativos, ya existen; además que la información fluye de manera constante en internet, así como la ayuda a en los lugares con daños, lo único que se necesita es quién la organice.

“Lo que falta es la coordinación, creo que funcionó muy bien la sociedad, pero la autoridad, sobre todo en unos municipios fueron los que tardaron en reaccionar, y la diferencia aquí es el número de vidas que se salva”, señaló.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios