De mundo a mundo

Se encuentra usted aquí

No votaré por AMLO. Mis razones.

Sólo un político con convicciones limitadas contradice su propia ética, sus supuestos valores incorporando corruptos y perdonando mafiosos cont al de lograr su único anhelo: el poder. Sólo un político con ideas frágiles acude a la polarización como mecanismo para allegarse de votos.
28/06/2018
09:18
-A +A

El domingo 1 de julio está a la vuelta de la esquina. Ya comenzó la “veda electoral”, tiempo de pensar y repensar nuestro voto. De volver a leer, de revisar, de analizar propuestas, ideas, ideologías. De hacer futurismo “¿cómo sería el gobierno de tal o cual?” 

México es un país sumido en inseguridad, donde cada día salimos a la calle con temor: de ser asaltados, extorsionados, levantados, desaparecidos o asesinados. Las cifras son escalofriantes. El país que Peña Nieto entregará será uno en grave crisis. Por supuesto quiero un cambio, es ofensivo que tengamos las cifras de pobreza que tenemos, que nuestro nivel educativo lejos de ir mejorando cada vez empeore más y que el comercio informal se haya convertido en la válvula de escape de nuestra economía. 

No votaré por AMLO porque es un candidato que ha polarizado a la población como pocas veces lo habíamos visto: ahora hay buenos (los que están con él, sin importar su historial de corrupción) y malos (los que criticamos sus propuestas -o la falta de ellas-, su populismo y sus incongruencias). Una polarización que separa a la sociedad desde sus cimientos, desde la propia familia. 

Si piensas votar por el Peje es que quieres un cambio para el país así que eres de los buenos, si no piensas votar por él, es que eres parte de los corruptos que se han enriquecido gracias al poder, o bien estás contento con las cosas como están en México, no te importan los pobres, no te importa la violencia ni la marginación así que eres de los malos. 

Un verdadero líder llega a una sociedad buscando unificarla, encontrando puntos de coincidencia entre sus integrantes. Cuando en 2008 Barack Obama cerraba su campaña para su primer mandato convocó a la unión de todos los ciudadanos, alabó la grandeza del Senador John McCain, el candidato republicano. En aquel icónico discurso Obama habló de unión, de terminar con las rivalidades entre conservadores ó liberales “no hay una America Roja o una América Azul (señaló en referencia a los colores de los partidos Republicano y Demócrata)... les tengo noticias -dijo-, si habemos personas que creemos en Dios en los Estados Azules y también tenemos amigos gays en los Estados Rojos… No hay una América Negra, o una América Blanca o una América Latina, somos los Estados UNIDOS de América” 

Sólo un político con convicciones limitadas contradice su propia ética y sus supuestos valores incorporando corruptos y perdonando mafiosos con tal de lograr su único anhelo: el poder. Sólo un político con ideas frágiles acude a la polarización como mecanismo para allegarse de votos.

No votaré por AMLO porque quiero un México unido, no dividido, quiero un México donde juntos nos pongamos a trabajar en nuestros enormes problemas de desigualdad social, de violencia, de discriminación, no donde a través de dádivas se garantice la permanencia de un gobierno inepto. No votaré por él porque no quiere llevar a nuestro país al futuro sino al pasado y la historia nos dice que ese pasado NO fue mejor.

De Mundo a Mundo, un blog para contar realidades de aquí y de allá. Un espacio para comentar, debatir y construir sobre nuestro México hasta el fin del mundo. Ideas de la actualidad internacional y,...
 

COMENTARIOS