Se encuentra usted aquí

#Violencia2018, ¿cómo erradicarla?

Se requiere corregir la retórica y el discurso tanto en el proceso electoral como en los medios sociales. Los insultos son preocupantes, recurrentes y en vías de agravarse
Abel Montúfar, candidato a diputado local por el PRI, en Guerrero, fue asesinado la semana pasada. En la imagen, cuando se registró como precandidato, en enero pasado. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
15/05/2018
02:01
Alonso Cedeño
-A +A

Estrategia en Línea

La pregunta obligada en toda reunión, café o encuentro de pasillo siempre es; ¿y como ves la elección?, mi respuesta es siempre la misma, “mal, para todos”. La polarización y el odio que corre por la esfera digital está fuera de toda proporción. No es posible expresar una opinión sin que cientos o a veces miles de cuentas salgan a interpelarte, ya sean amigos o desconocidos, todos nos sentimos con el derecho y la obligación de influir en la intención de voto ajena. El país clama por cambio, todos los candidatos lo ofrecen, con sus matices, pero absolutamente todas las campañas han adoptado el tema como grito de batalla, sería imposible abstraerse o ignorar la opinión digital. Sin embargo en el proceso de posicionar sus propuestas o su imagen en el contexto de cambio más favorable para sus intereses el humor social ha pasado del enojo a la violencia, física en las calles pero también patente en las pantallas.

Para erradicar la violencia en el proceso electoral 2018 se requiere corregir la retórica y discurso que se ha venido gestando y es que no sólo ha sido la tónica en los medios sociales, con mensajes violentos, que han sobrepasado los límites de la libertad de expresión, llamados a asesinatos, como es el caso del músico, @gilelihu, quien hizo un llamado abierto al asesinato de @lopezobrador_: “Ojalá le apliquen la de Colosio”, escribió en repetidas ocasiones.

La gravedad del tema no ha quedado en meros mensajes desde plataformas digitales. Al día de hoy se reportan un total de 93 candidatos asesinados en México en los últimos ocho meses desde el arranque del proceso electoral en sus distintas fases.

Desde el proceso de 1994, son las elecciones más violentas que se han tenido registro. Entre las víctimas hay 12 alcaldes, de los cuales cuatro eran precandidatos o candidatos a la reelección o a otro cargo. En un 66 por ciento de los casos la consultora Etellekt identificó un modus operandi atribuible al crimen organizado: ataques con armas de alto poder, participación de grupos armados, tortura y violencia extrema. La violencia se da en medio del mayor proceso electoral de la historia de México y de una ola de violencia que dejó 29 mil muertos en 2017, la cifra más alta en por lo menos 20 años.

Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos @CIDH observa una situación especial de riesgo para actores políticos en México, incluyendo a precandidatos y candidatos rumbo a las elecciones del próximo 1 de julio, luego de que el pasado viernes asesinaran al candidato de Morena por la alcaldía de Apaseo el Alto, José Remedios Aguirre, quien fue ultimado a las afueras de su casa.

25_1.jpg
Protestas por la muerte del candidato José Remedios Aguirre, de Morena. (EDUARDO VERDUGO. AP)
 

De acuerdo con el director de Etellekt, Rubén Salazar, 90% de las agresiones documentadas en su informe fueron contra funcionarios y candidatos del ámbito local, y esto lo atribuye al interés de la delincuencia organizada por controlar políticamente a las localidades mediante las policías, así como servicios de agua y electricidad.

El informe consultado destaca que el 69% de las víctimas fueron asesinadas por grupos armados (54 casos), mientras que en otro 12% (9 casos) las víctimas fueron privadas de la libertad y posteriormente halladas sin vida y con señales de violencia. El 66% de los casos sucedieron en seis entidades: Guerrero con 18 casos, Oaxaca con 13, Puebla (9), Veracruz (8) y Estado de México (6).

Por su parte, Alfonso @navarreteprida, secretario de Gobernación, condenó la violencia política electoral. El titular de la Segob reprobó las agresiones a candidatos y los llamados a la violencia o a violentar la ley electoral. El secretario de Gobernación exhortó a los candidatos a la Presidencia, a los partidos y coaliciones a mantener un diálogo “directo, incluyente, respetuoso, transparente y constructivo, que contribuya a que prevalezcan en este proceso electoral la certidumbre, la civilidad, el respeto y la concordia entre los mexicanos”.

La inhibición de comentarios, los insultos, la convocatoria a boicots contra periodistas, figuras públicas o maras simplemente por que no comulgan con la misma ideología política es preocupante, recurrente y en vías de agravarse. La capacidad de incluirnos a todos, de disentir, de tolerar y de reconciliarnos como país debe de ser el principal llamado del que pretenda ser el próximo presidente, es por su capacidad de gobernar, es por nuestro derecho a ser gobernados, es por México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS