Televisa: “caso Frida” no fue reality

26/09/2017
03:24
Rubén Acosta Montoya Director General Corporativo de Comunicación Grupo Televisa
-A +A

Señor Director:

Debido a que la columna de la señora Sabina Berman, publicada el domingo 24 de septiembre, bajo el título El otro sismo que viene, contiene información falsa en particular en los puntos 9 y 19, me permito hacer las siguientes aclaraciones.

1. Muchos medios, cuando menos una docena —incluido el portal de EL UNIVERSAL—, no sólo Televisa, creímos la versión oficial y de rescatistas en torno a la posibilidad de que hubiera una una niña con vida en el Colegio Enrique Rébsamen. De hecho, varios portales dieron información desde la mañana del día 20 de septiembre de 2017, esto es varias horas antes que Televisa, según reporte de monitoreo de Eficiencia Informativa.

 

2. La articulista también inventa que se trata de un reality y para ello vincula la supuesta presencia del productor Pedro Torres en el Colegio Enrique Rébsamen y una presunta relación con Televisa. No tuvo el cuidado de verificar que la misma persona (Virgilio Pasotti, @pasotti_) que dio cuenta de la foto del señor Pedro Torres, usando un chaleco de la Policía Federal, señaló que la imagen fue tomada en la colonia Condesa, no en la colonia Nueva Oriental Coapa, que es donde se ubica el citado colegio.

 

 

3. La articulista tampoco verificó que varias cuentas, entre ellas @TelevisaPrensa y @Aristeguionline, dieron cuenta de que el señor Pedro Torres “no labora desde hace mucho tiempo en Televisa”.
 

4. Entendemos la presión a medios y articulistas en estos días para publicar información, pero la columna de la señora Berman, en relación con Televisa, es sencillamente un invento: equivoca tiempos, medios, lugares y personas.

 

Rubén Acosta Montoya
Director General Corporativo
de Comunicación Grupo Televisa

 

Respuesta de la columnista

 

Señor Director:

 

1. Cierto, Televisa no fue la primera en creer la versión de los rescatistas y la Marina sobre una niña de 12 años atrapada en los escombros de la Escuela Rébsamén. Varios medios la reprodujeron antes. Pero fue Televisa quién se adueñó de la historia y decidió su tratamiento, puesto que del sitio del rescate fueron evacuados los otros medios de comunicación nacionales, de forma que únicamente la reportera de Televisa estuvo ahí, haciendo gala de una relación privilegiada con el gobierno federal. Una relación privilegiada que no por ser consuetudinaria no viola todas las reglas de libre circulación de la información.

 

2. En efecto, la historia se reportó como un reality, en dos sentidos.

 

a. Televisa le asignó a la historia un tiempo desmesurado en pantalla, en detrimento de una información amplia y objetiva sobre lo que ocurría a cientos de miles de damnificados o atrapados en los escombros en los muchos lugares afectados por el sismo, y con la clara intención de convertirla en la “historia emblemática” del desastre. Uso la expresión de Carlos Loret de Mola, que así la calificó.

 

Esto, la concentración de tiempo aire en un solo lugar, es una decisión editorial que la empresa tomó, no algo que sucedió azarosamente, y es una decisión ajena al periodismo, cuya meta es informar, no crear símbolos o emociones.

 

b. Y según sus conductores aseveraron, cuanto Televisa reportó del rescate de la Niña de los Escombros, les fue transmitido “en exclusividad” (ahora es cita textual de Denise Maerker) por las fuentes ya dichas: la Marina y los rescatistas. El periodismo exige una verificación de los hechos con fuentes diversas y es de sorprenderse que Televisa, a pesar de lo numeroso de su equipo periodístico, no entrevistó a los padres de los otros alumnos, ni a los alumnos, ni al equipo de intendencia de la escuela, ni a nadie más, ni acudió a las fuentes documentales de la SEP.

 

De haberlo hecho, habría caído en la cuenta de que la Niña de los Escombros era una macabra invención, mucho antes de que otros medios lo develaran y obligaran a Televisa a revisar lo que hacía.

 

3. Mi único error factual fue colocar al señor Pedro Torres en la escena del rescate. No, el famoso productor de telenovelas y comerciales, no estuvo ahí. Desde acá le envío a él, a quién estimo especialmente, mis disculpas. En todo caso, yo nunca afirmo en mi artículo que él haya dirigido cámaras o la transmisión.

Y anoto un dato de dimensión: este error mío ocupa una línea de periódico, no 32 horas de “reportaje”.

 

Atentamente,

Sabina Berman
 

COMPROMISO CON LA PRECISIÓ[email protected]
EL UNIVERSAL da la bienvenida a sus observaciones sobre errores o imprecisiones
.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS