Vecinos de Tláhuac temen que colapse L12

Alertan de grietas evidentes en columnas de tramo elevado; de la estación Olivos a Zapotitlán, las mayores afectaciones
Vecinos de la colonia Santa Ana Sur, en la delegación Tláhuac, dicen que además de las columnas del Metro, viviendas y negocios de las zonas quedaron dañadas por el sismo del martes pasado. (ALEJANDRO ACOSTA. EL UNIVERSAL)
22/09/2017
02:26
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Las consecuencias del sismo de 7.1 que se registró el pasado martes en la Ciudad de México también generó temor entre los vecinos de la delegación Tláhuac, principalmente a quienes viven junto a la parte elevada de la Línea 12 del Metro, porque temen que la infraestructura se colapse en cualquier momento, debido a que se presentaron grietas considerables y se cayeron algunos pedazos de la construcción.

“No sólo hubo problemas en la línea. Como puedes ver, hasta está detenido un tren porque no pudo pasar; también las calles están en peligro, se agrietaron y las casas también. Siempre supimos que este Metro iba a afectar a todos”, dijo Ernesto, vecino de la colonia Santa Ana Sur, en la delegación Tláhuac.

Entre la estación Olivos y Nopalera la zona está resguardada. Sobre la avenida Tláhuac, desde Guillermo Prieto a Emilio Laurent, no se permite el acceso de ningún auto y mucho menos a vehículos de carga, por el temor a que el peso provoque más daños a la infraestructura del Metro o a la de los inmuebles.

El Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro informó que tras el terremoto del pasado 19 de septiembre, en las Líneas A y  12 hubo daños visibles  en las vías, por lo que se actuó de inmediato para corregir las anomalías estructurales.

Personal de este organismo trabajó durante toda la noche para rehabilitar los puntos críticos, y el miércoles comenzó a operar con normalidad la Línea A. Sin embargo, el STC indicó que en la Línea 12 se detectó una falla estructural en una columna, es decir, hay un daño en el corazón de esta estructura ubicada en  el tramo Nopalera-Olivos, lo que debilita su funcionamiento integral en el soporte de peso y de elasticidad.

Una trabe colocada entre las estaciones Zapotitlán y Nopalera, en las curvas 11 y 12, presentó un desplazamiento en el cabezal de apoyo, fracturando el encamisado del tope sísmico, por lo que fue necesario cerrar seis estaciones: Tezonco, Olivos Nopalera, Zapotitlán, Tlaltenco y Tláhuac.

El STC indicó que procederá al apuntalamiento y rehabilitación de ambas estructuras, trabajos que se iniciarán el próximo lunes.

Tras los estudios se detectó que una columna tiene una falla en el procedimiento constructivo, en el armado de los anillos en la parte baja de la columna, al no apegarse estrictamente al proyecto y especificaciones, como se puede apreciar en la distancia de los anillos de amarre de las varillas que componen dicha estructura.

“Como medida preventiva se procederá a realizar un sondeo del acero de refuerzo con equipos de ultrasonido de las 300 columnas del viaducto elevado de Línea 12”, indicó.

Durante los trabajos, se establecerá servicio gratuito con camiones del M-1, que ya está en operación, aunque es difícil acceder a ellos debido a que taxis pirata, mototaxis y microbuses ocupan como paradero los accesos de las estaciones cerradas.

De marzo de 2014 a noviembre de 2015 la Línea 12 suspendió servicios en 12 de sus estaciones por problemas de construcción, sólo un año y medio después de ser inaugurada.

Se quedan sin agua y luz. Una tubería rota en avenida Tláhuac, esquina con la calle Magdaleno Ita, que se registró durante el temblor del pasado martes fue la causa por la que personal del Sistema de Aguas de la Ciudad de México hizo un hoyo bajo las vías de la Línea 12 del STC Metro.

Desde las 13:14 horas del 19 de septiembre los vecinos que viven junto a las vías no tienen suministro de agua y la luz les llega momentáneamente, sólo les queda esperar hasta que concluyan las reparaciones.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS