UNAM emite reglas para realizar fiestas

Prohíbe alcohol y drogas en eventos dentro de instalaciones; establece sanciones a quienes incurran en actos de violencia
Desde 2015, personas ajenas a la UNAM organizaron en “Las Islas” fiestas conocidas como Mega Peda para “celebrar ” el inicio o fin de semestre. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
28/08/2017
04:10
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) emitió 19 lineamientos para autorizar y celebrar fiestas dentro de sus campus e instalaciones.

En el documento Lineamientos para la realización de festejos y actos similares dentro de la UNAM prohíbe asistir alcoholizado o drogado, y consumir o vender bebidas alcohólicas y drogas en estos eventos.

El documento se publicó en la Gaceta Universitaria el 17 de agosto y busca regular las fiestas o actos masivos, los cuales “requieren de la previsión, planeación e implementación de medidas de protección y seguridad mínima”. El acuerdo se tomó en la Comisión Especial de Seguridad del Consejo Universitario de la UNAM.

“Queda estrictamente prohibido asistir a los ‘actos’ que se celebren en los campus universitarios en estado de ebriedad o bajo los efectos de algún estupefaciente, sicotrópico o inhalante, así como ingerir, usar, vender, proporcionar u ofrecer gratuitamente a otro dentro de las instalaciones bebidas alcohólicas y sustancias consideradas por la ley como estupefacientes o sicotrópicos”, señala.

La persona que durante la fiesta provoque o incurra en acciones de violencia será sancionada según el título sexto del Estatuto General que pueden incluir sanciones como amonestaciones, negación de créditos o cancelación de los concedidos, suspensión o separación de cargos, suspensión hasta por un año en sus derechos escolares o expulsión definitiva de la facultad o escuela.

Desde 2015, presuntos integrantes de la comunidad universitaria organizaron seis fiestas conocidas como Mega Peda para “celebrar” el inicio o fin de semestre, éstas eran organizadas por integrantes y personas ajenas a la comunidad universitaria, con la presencia de drogas y alcohol.

Estos eventos se llevaron  a cabo en la zona conocida como “Las Islas”, localizada entre la Torre de Rectoría, la Biblioteca Central y la Torre de Humanidades, en la zona considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

La situación generó indignación entre miembros de la comunidad universitaria, cuando el 28 de mayo de 2016, usuarios publicaron en Facebook fotografías que mostraban la gran cantidad de basura que había quedado en “Las Islas” a raíz de la fiesta; empleados de la universidad señalaron que trabajaron de las 6 a las 15 horas para limpiar el desorden.

Ese año, la UNAM estableció un operativo de vigilancia para evitar el ingreso de personas con bebidas alcohólicas, un alcoholímetro a la salida de Ciudad Universitaria, y realizó una campaña entre los directores de las facultades que están en el campus para que desalentaran el consumo de alcohol y drogas en la institución.

Los organizadores convocaron para otras dos fiestas que no tuvieron tantos asistentes como la de mayo de 2016. Alrededor de 15 meses después, la Universidad publica sus lineamientos para fiestas en los que especifica que ninguno de los eventos que se organicen dentro de sus instalaciones deberá tener fines de lucro, también se limitará la autorización a estos eventos.

“Los actos deberán promover el bienestar, la recreación y la cultura en la comunidad universitaria como parte de su formación y desarrollo integral, buscando estrechar los vínculos entre los universitarios, con la finalidad de contribuir al cumplimiento de los fines sustantivos de la institución”, señala el punto uno de los lineamientos.

Para poder organizar una fiesta en CU será necesario designar a un responsable, quien solicitará autorización por escrito a la entidad, dependencia, instalación o espacio correspondiente. Sólo podrán realizar este trámite los miembros de la comunidad, para lo cual deberán adjuntar una credencial vigente expedida por la universidad que los acredite. Será la institución la que determine el lugar donde se llevará a cabo el acto.

“Los organizadores del evento serán responsables del exacto cumplimiento de las medidas de seguridad previstas y autorizadas para su realización. Las autoridades universitarias, de acuerdo con sus posibilidades institucionales, podrán apoyarlos en la aplicación de dichas medidas”.

Deberá incluir naturaleza y propósito, ubicación en que se pretende realizar, fecha y hora de la celebración, programa, número estimado de asistentes, descripción de las medidas de seguridad. De autorizarse la realización del acto, se deberán tomar las medidas necesarias para evitar actos de violencia o de otros ilícitos.

Las comisiones locales de seguridad de cada entidad emitirán lineamientos donde incluirán “de manera explícita las disposiciones sobre la realización de ‘actos’ en viernes, sábados, domingo y días festivos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS