Una Iglesia desarticulada, su mayor reto: expertos

Aguiar Retes tendrá el reto de sumar a los diferentes sectores que habitan en la capital del país y recomponer el tejido social al interior de la Iglesia
Foto: Archivo / EL UNIVERSAL
08/12/2017
03:12
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

Carlos Aguiar Retes llega a una Arquidiócesis dividida y desarticulada. El principal reto de su arzobispado será sumar a los diferentes sectores que habitan en la capital del país y recomponer el tejido social al interior de la Iglesia, coincidieron especialistas.

Para Jorge Traslosheros, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, la llegada de Aguiar Retes abre un nuevo capítulo en la historia de la Iglesia católica, comentó que el nuevo arzobispo se enfrentará a una de las diócesis con mayor diversidad cultural, en la que confluyen poblaciones tanto urbanas como rurales, por lo que deberá dialogar con todos los sectores.

Consideró que la Arquidiócesis de México se encuentra desarticulada y sin un proyecto pastoral, por lo que generar este proyecto será una de sus principales retos, puesto que implica la recomposición del tejido social al interior de la Iglesia, la cual, dijo, se encuentra “desarticulada”.

“Hay una enorme necesidad en la Ciudad de México de que la Iglesia sepa dialogar con toda la diversidad que alberga. Deberá sumar a los distintos sectores, en especial a los jóvenes, y ejercer una acción pastoral coordinada”, dijo.

Traslosheros comentó que la sucesión en la Arquidiócesis se da en un momento el que aún no se conocen a los candidatos a la jefatura de la Ciudad de México, lo cual “aleja” a la Iglesia católica de la coyuntura política; sin embargo, consideró que jugará un papel fundamental en las elecciones del próximo año, ya que buscará impulsar la participación ciudadana.

Bernardo Barranco, analista de temas religiosos, comentó que el nombramiento de Aguiar Retes representa un “punto de quiebre” en la Arquidiócesis de México, al culminar con 22 años de la gestión de Norberto Rivera. Calificó al prelado como un “hombre del papa Francisco”, lo cual acercará más a nuestro país con la Santa Sede.

“Su presencia en la diócesis más importante del país dará mayor confianza a Bergoglio para implementar sus reformas, ya que Rivera Carrera formaba parte del clero conservador al que el Papa se ha enfrentado”.

Comentó que su principal tarea como arzobispo primado de México será reestructurar a la Arquidiócesis, la cual se encuentra en un “profundo deterioro”, al presentar una disminución en el número de fieles. Entre 1990 y 2010, el número de católicos en la Ciudad de México disminuyó 8%, al pasar de 92.4% en 1990 a 84.4% en 2010, según datos del Inegi.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS