“Se vive un holocausto migrante”, dice el padre Solalinde

Hay un exterminio de quienes cruzan México rumbo a EU, dice; declara que ya perdió esperanza para sensibilizar a las autoridades
Alejandro Solalinde Sacerdote católico (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)
22/01/2018
04:40
Astrid Rivera / Enviada
-A +A

[email protected]

Una joven salvadoreña de 17 años buscó refugio en el albergue Hermanos en el Camino, donde unos hombres ingresaron para ofrecerle empleo como mesera por las noches en un bar y así ganar dinero para continuar su camino a Estados Unidos. Tras aceptar el empleo, la joven no volvió al albergue; tiempo después regresó pidiendo ayuda. La retuvieron en el lugar donde se empleó y la obligaron a bailar frente a los clientes.

Historias como la de esta joven son las que recopila el libro Los migrantes del sur, en el que el sacerdote Alejandro Solalinde narra las dificultades a las que se enfrentan los migrantes centroamericanos en su camino hacia la Unión Americana, así como la inacción de las autoridades frente a esta problemática.

Para el sacerdote, las autoridades no tienen “voluntad política” para atender el fenómeno migratorio en la frontera sur del país, puesto que no atienden las violaciones a los derechos humanos cometidas contra los migrantes. Advirtió que el gobierno mexicano se ha limitado a incrementar la presencia de elementos policiacos en la zona, sin acercarse a quienes transitan por nuestro país en búsqueda de mejores oportunidades.

La trata de personas, las desapariciones, los robos y el asedio de grupos del crimen organizado son problemas a los que los migrantes se enfrentan en su tránsito por México. En entrevista con EL UNIVERSAL, Solalinde destaca que la migración no tiene “reversa”, puesto que las condiciones económicas y sociales de sus países se han roto, por lo que no pueden regresar a sus sitios de origen y en su lugar continúan su camino hacia Estados Unidos.
 

¿Cómo ha sido la respuesta de México ante la migración en la frontera sur?

—La respuesta ha sido dispareja, el gobierno, no se cuenta con él, ha estado trabajando para Estados Unidos, se ha olvidado de sus hermanos del sur, de proyectos compartidos con América Latina y entonces no se puede contar con él, pero sí con organizaciones, con gente de buena voluntad. Creo que sí ha ido poco a poco prendiendo en la sociedad civil el interés por los migrantes, la solidaridad con ellos.

 

¿Qué falta para dar un mejor trato a los migrantes?

—Sería inútil decirles nada. Ya perdí la esperanza de que hagan algo, yo intenté muchas veces, fui a los niveles más altos, para sensibilizarlos para hablarles. Fue inútil. Con Miguel Ángel Osorio Chong, en su calidad de secretario de Gobernación, me pasé casi una hora hablando de derechos humanos, de propuestas muy concretas con el Instituto Nacional de Migración, fue inútil todo, ellos tenían su plan policiaco, tenían en la mente el programa de la frontera sur. Fue algo horrible, ellos sabían lo que iba a ser. Se sabía que iban a policializar el Instituto Nacional de Migración, sabía que lo que hablara conmigo sería inútil, ya tenían su programa.

 

¿Qué medidas deben adoptarse para tratar el problema de la migración?

—Este gobierno no tiene la voluntad política para hacer nada con él. Dudo mucho que dentro de la República mexicana haya alguien a quien le haga caso el gobierno. Hemos intentado atender el problema con casas del migrante, los albergues hemos intentado todo, ahí están las leyes, pero le dan la vuelta y aplican lo que ellos quieren.

Creo que la única instancia esperanzadora para este problema son los organismos internacionales para frenar los atropellos a los derechos humanos de los migrantes, por ejemplo, el Comité Internacional de Derechos Humanos de la ONU llamó a México para que presentara su tercer informe periódico universal el 13 de septiembre.

 

Este comité le hizo recomendaciones a México, reiteraciones de las recomendaciones incumplidas, este gobierno no le hace caso a nadie, desautoriza, descalifica las voces de la comunidad internacional. Algún día se va a tener que recriminar ese holocausto de las personas migrantes, los cientos y miles de migrantes desaparecidos, reducidos a unas cuantas cenizas, a huesos calcinados, algún día se va a tener que hacer una investigación seria, pero será tarde para que rindan cuentas a la comunidad internacional y al país.

 

Es una pena que los migrantes estén pasando por una situación tan difícil, vivimos un verdadero Holocausto, lo que está pasando con ellos tiene dimensiones que la gente no está viendo, pero la gente después se va a dar cuenta de la magnitud de este exterminio humano que ha sido el transito en México y también en el desierto de Arizona.

 

Con el endurecimiento de las políticas de Donald Trump, los migrantes centroamericanos se están quedando rezagados en México, ¿qué medidas tomar?

—Cuando fue detonada esta migración a nivel global por el capitalismo neoliberal, ellos se echaron a andar. Una vez que se echa a andar la migración, ya no hay cómo detenerla, no tiene reversa, no se trata de un programa de trabajadores temporales que vuelven a sus casas, se destruyeron las condiciones de vida, de seguridad, económicas y sociales en sus lugares de origen, no hay manera de reestablecerlas, entonces los migrantes van a Estados Unidos, incluso a Europa.

 

Los migrantes seguirán su paso, nos preocupamos por la coyuntura, por lo que va a pasar aquí en México, hay muchos que llegaron a Estados Unidos, otros más que tarde o temprano pasarán la frontera.

 

En abril habrá un evento en la frontera con Estados Unidos, se hizo una cruz, en Italia, de madera de embarcaciones que naufragaron. Va a salir de Lampedusa, se va a bendecir por el papa Francisco, esa cruz va a llegar a América, pasará simbólicamente por la frontera, por el muro, van a recibirla personas que están del otro lado, la van a pasar y después la van a devolver, para representar que para Jesús no hay fronteras, va a pasar las veces que sean necesarias en los migrantes.

 

De cara a las elecciones, ¿qué les pediría a los actores políticos en el tema migratorio?

—Les pediría a todos que no simulen, que respeten las garantías individuales, que sean sinceros, que hagan un proyecto para las personas migrantes, que cuidemos la vida de los periodistas, de las mujeres, de los defensores de derechos humanos, de activistas, respetemos la libertad de expresión, movilidad de pronunciarse públicamente en una marcha.

 

¿Cómo hacer que la política de odio hacia migrantes de Trump no se extienda hasta México?

—A la población le diría que despierte, porque lo que le pasa a los migrantes es lo mismo que le pasa a los mexicanos en el exterior, pero también tenemos que despertar y sacudirnos de estos gobiernos corruptos que se ensañan con las personas más vulnerables como son los migrantes.

 

¿Este libro es resultado de su trabajo en la defensa de migrantes?

—Este libro es una muestra de todo ese universo que uno puede vivir con las personas migrantes, también hay otras organizaciones de la sociedad civil, hay albergues, casas de migrantes, es todo un mundo, pero dentro de lo que se puede vivir con los migrantes, es una probadita muy selecta que elegimos para contar a las personas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS