Renata entrega todos sus ahorros para ayudar a los damnificados del sismo

La niña de cinco años donó 900 pesos de su alcancía; compró agua, jugos y sopa para los víctimas
22/09/2017
11:02
Ana Herrera
Ciudad de México
-A +A

“Yo pude ser uno de esos niños”, dijo Renata a su mamá al enterarse de que decenas de menores quedaron atrapados entre los escombros, tras el sismo de 7.1 grados que sacudió la zona centro del país el pasado 19 de septiembre.

Un día después de que iniciara la tragedia por el terremoto en cinco estado del país, en Mexicali, Baja California, la pequeña de cinco años fue grabada mientras contaba sus ahorros para donarlos a los damnificados.

La pieza audiovisual fue subida a Facebook por Audrey Nungaray, madre de la niña, y en poco tiempo se volvió viral. Hasta ahora ha sido compartida 262 mil 963 veces y tiene más de 254 mil likes.

"Tenemos que juntar mucho dinero, o si no nuestro mundo va a ser un feo mundo. Voy a comprar cobijas, almohadas y comida; ustedes compren lo que quieran, pero antes de que se caigan otros edificios y los niños se puedAn morir ahí", suplica Renata en su video.

Una muestra de solidaridad

El pasado miércoles, la maestra de Renata relató en su clase que muchos niños fallecieron a causa del terremoto. La historia conmovió tanto a la menor que cuando llegó a su casa le pidió a su mamá la alcancía donde guarda su dinero para donarlo a las víctimas.

“Llegó a la casa y me preguntó por su alcancía y me dijo: 'mami viste lo que pasó en la tele, yo pude ser una de esas niñas. Así que vamos a comprar las cosas’”, relata la madre de la niña.

Audrey dice que Renata quería llevar el dinero a los afectados, pero la convenció de comprar víveres en beneficio de las víctimas.

Renata sacó de su alcancía 900 pesos que había ahorrado desde su quinto cumpleaños, el pasado 24 de febrero, y con ayuda de su mamá logró reunir mil 300 pesos que ocuparon para comprar agua, jugos y sopas para los damnificados de Yautepec, Morelos, de donde es originario el novio de Audrey.

“Ella quería llevarles todo de comer, quería llevarles pizza, jugos, sodas. Decía 'mami vamos a llevarles qué comer’”, sostiene.

“Vamos a ayudar, vamos a sacar a los niños”, insistía la menor de carácter amable y cabello chino.

“Yo siento feo porque están ahí, y los voy a ayudar”, dice Renata a EL UNIVERSAL orgullosa por su acción.

Audrey comenta que la niña, pese a su corta edad, está al pendiente de la emergencia que se vive en la zona centro del país, muy lejos de su natal Mexicali.

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS