Por prácticas monopólicas, IMSS embarga laboratorios

Proveedores acordaron vender con sobreprecio insulinas y sueros al instituto; daño causado por 6 farmacéuticas asciende a 622.7 millones de pesos
Mikel Arriola, director del IMSS, anuncio la acción legal contra empresas abastecedoras de medicamentos que están en juicio, como los laboratorios Eli Lilly. (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)
16/08/2017
02:15
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

Mikel Arriola Peñalosa, director general del IMSS, informó que se están ejerciendo embargos en contra de los laboratorios Eli Lilly, Baxter, Fresenius Kabi, Laboratorios Pisa, Probiomed y Cryopharma, que estuvieron involucrados en una práctica monopólica absoluta en materia de insulinas y sueros. La cantidad que el instituto litiga es de 660 millones de pesos para recuperar el daño.

“Afortunadamente hemos podido embargar bienes de varias de las empresas. Obviamente, no es nada que tenga que ver con una cuestión subjetiva, son litigios, estamos garantizando el patrimonio del IMSS, porque, como lo estableció la Cofece y la Suprema Corte, se trató de una práctica monopólica absoluta”.

En marzo de 2016, el director del instituto pidió a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) que revisara una denuncia sobre una presunta colusión de empresas para ganar una licitación de pruebas de laboratorio y diagnóstico que promovió el Instituto Mexicano del Seguro Social, y desde entonces sigue un proceso judicial.

El caso inició entre 2003 y 2005, cuando los proveedores se pusieron de acuerdo para vender a sobreprecio insulinas y sueros al Seguro Social, de esta manera se segmentó el mercado en una licitación que estaba en curso para la adquisición de servicios integrales de laboratorio y diagnóstico.

En abril de 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) confirmó la legalidad de una resolución de 2006 de la Comisión Federal de Competencia Económica en contra de las farmacéuticas Eli Lilly, Baxter, Fresenius y Pisa, por cometer prácticas monopólicas absolutas en licitaciones del IMSS para la compra de insulina, soluciones electrolíticas y sueros, que derivaron en un incremento de precios de entre 2.9% y 57.6% informó la Cofece.

La comisión informó que la Corte también ordenó modificar o recalcular las multas, que en total ascendían a 151 millones 679 mil pesos que en su momento impuso “a las empresas participantes en el cártel”, para estimar el daño patrimonial que esta práctica ocasionó al organismo sanitario.

Textualmente la sentencia afirmaba que “existió un patrón de posturas ganadoras y perdedoras en que los precios ofertados guardaban cierta similitud, ya sea para ganar o para perder la licitación, lo que no tiene lógica en las características de un proceso de licitación en que las compañías participan para ganar”.

Para estimar el daño patrimonial que ocasionó esta práctica al IMSS, la Cofece realizó la evaluación “estimación de los beneficios obtenidos por la sanción de un cártel en licitaciones públicas del IMSS en México”, el cual determinó que en costos del año 2014, el instituto pagó un sobreprecio de 622.7 millones de pesos, recursos que habrían permitido la adquisición de 727 ambulancias o dos mil 168 incubadoras para la atención de menores de edad.

Desde el fallo de la Corte, el Seguro Social espera que las farmacéuticas involucradas reparen el daño. Mientras el proceso se desahoga, las empresas que participaron en la colusión se han mantenido como proveedores, pero siguiendo las reglas reales de competencia.

Los embargos que se están aplicando en contra de los laboratorios son sólo para garantizar que éstas cumplan con el debido pago de las multas impuestas por el máximo tribunal del país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS