“Me abandonaron de bebé en una caja de zapatos”

El cantante con discapacidad se dice feliz por participar en el Teletón 2018; jóvenes tienen la responsabilidad de ser líderes en México, asegura
Emmanuel no tiene en mente el año preciso en que llegó a un orfanato, él y su hermano tienen malformaciones provocadas por los bombardeos químicos en Irak (FOTOS: LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL)
21/03/2018
04:14
Perla Miranda
-A +A

[email protected].m

Un dije plateado con la figura de unas manos sujetándose representa para Emmanuel Kelly el apoyo que deben brindarse todos los humanos, una cuestión de camaradería: “Si yo te subo, tú me subes”. El joven iraquí que nació con malformaciones en los brazos y fue abandonado en una caja de zapatos junto a su hermano menor, ha superado el terror de las explosiones químicas en su país.

Ahora busca enviar un mensaje de paz y de amor alrededor del mundo a través de su voz. Como muestra de ello, forma parte del elenco estelar de Teletón 2018.

Su participación en el evento será los próximos 23 y 24 de marzo y comparte con EL UNIVERSAL el orgullo que siente por haber sido invitado; admite que es su oportunidad para decirles a las personas que se amen como son, “porque todos tenemos algo único que podemos ofrecerle al universo”.

“¡México está de pie!”, en un español que apenas se comprende, es la primera frase que expresa el cantante durante la entrevista. En un inglés fluido dice que para él, Teletón no es sólo una fundación que ayuda a personas con discapacidad, sino la base para que se empiece a mirar a personas que viven en esta condición, “como yo”, y entender que tienen mucho que ofrecerle al mundo.

Emmanuel no sabe su edad, no tiene en mente el año preciso en que llegó a un orfanato acompañado de su hermano Ahmed. Los dos tienen malformaciones provocadas por los bombardeos químicos ocurridos en Irak.

Ambos niños nacieron en un país turbulento y destrozado por la guerra, no saben si su discapacidad tuvo que ver con el hecho de que fueran abandonados en un parque, dentro de una caja de cartón. “Yo no sé si fue decisión de mis padres el abandonarnos en una caja de cartón, al ver las malformaciones”.

Unas monjas encontraron a los hermanos y los llevaron a un orfanato.

No era muy fácil vivir ahí, “no lo tomes a mal, había amor, pero todos los días pensaba en si iba a sobrevivir, era un poco triste y no me encontraba a mí mismo”.

Instalados en el orfanato apareció en su vida Moira Kelly, una mujer de origen australiano que sólo los trasladaría a otro país para conseguirles atención médica, pero al final optó por quedarse con ellos.

“Nos llevó a Australia para que nos realizaran varias cirugías, luego se enamoró de nosotros y nos adoptó, nos convertimos en una familia”.

Al presentarse en la audición del programa Factor X, en Australia, Emmanuel compartió su historia: “En el orfanato oíamos disparos y no entendíamos nada, fue como mirar a un ángel cuando mi madre entró por la puerta del albergue”.

Kelly dice con orgullo que su superhéroe sería su madre, quien trabajó muy duro para darle un giro a sus vidas. “Gracias a ella pude mirar la otra forma de la moneda”.

Con emoción cuenta que recibió amor y apoyo de una persona que le dio a escoger quién quería ser.

“Me dieron el chance de hacer lo que yo deseaba, hubo un tiempo que me hice grosero y arrogante, pero después me di cuenta de que tenía un don, el de enseñar al mundo que lo más importante es dar fe a todos y que podemos hacer un cambio”.

Años más tarde Emmanuel decidió convertirse en cantante y participó en un concurso televisivo. Frente a un jurado y miles de espectadores interpretó Imagine, de Jonh Lennon, canción que, considera, tiene un mensaje muy bueno, “porque nos habla de que el dinero y lo que tienes, las cosas caras, no son lo más importante, sino que todo el mundo y las personas a tu alrededor te vean con amor y con igualdad, porque todos somos iguales”.

Pese a que no ganó el certamen, su voz se dio a conocer y su talento, así como su carisma, traspasaron fronteras, lo que lo llevó a cantar al lado de Chris Martin, vocalista de Coldplay, y a firmar un contrato con la disquera de Bruno Mars.

Cuando lo buscaron de Fundación Teletón para que participara, se alegró porque con el evento de carácter binacional, que realizará acciones simultáneas en México y Estados Unidos, será capaz de enviar mensajes de amor y paz al mundo entero.

“Teletón es un movimiento que da espíritu y poder a la gente joven, y qué bueno que esté en Estados Unidos, porque no debe ser sólo de México, sino de todo el mundo. Este movimiento es un apoyo para que todos seamos vistos con igualdad y amor”.

Tratar con equidad a las personas con discapacidad es fundamental para Emmanuel, por ello invita a la sociedad a que conozca el proyecto y se una. “Es una experiencia increíble y sin duda un orgullo para mí”.

El intérprete se emociona al decir que Teletón puede unir a la gente porque usa un lenguaje universal que es la música, de esa manera acerca a las personas a su causa, en particular a las generaciones de jóvenes.

“Este proyecto le está enseñando a la juventud que deben estar unidos, yo tengo mucho respeto por Teletón y por cada uno de los que participan en él, creo que unidos podemos hacer un mundo mejor”.

Entre risas pide una disculpa a México: “Lo siento, pero Teletón debe ser para todo el mundo, tú siempre serás el líder, pero este movimiento debe ser mundial, si enseñamos que podemos compartir y ser buenos el uno con el otro, esto puede ser grandísimo, la cosa es empezar a ser bueno y así podemos hacer una gran diferencia”.

Emmanuel tiene dos sueños. El primero, como cualquier artista, es que su música se encuentre entre los primeros lugares en el gusto de la gente y, en su vida personal, anhela ser como la madre Teresa de Calcuta o como su mamá, Moira Kelly,

“Quiero ser un ejemplo, luchar porque el mundo sea mejor, más unido y todas las personas sean vistas con igualdad, sin importar si eres rico o pobre, el amor es lo único que debe importar para lograr que todos se miren con respeto y equidad”.

Este 2018, Teletón reunirá a 700 medios de comunicación y plataformas digitales para que participen en la campaña México de pie y promuevan el altruismo, la inclusión y el respeto a los niños y jóvenes en situación vulnerable.

Con su voz, el joven iraquí quiere enviar un mensaje de equidad y ofrecer fe, “todos podemos escoger lo que queremos ser, la fe hace que podamos hacer mucho más, crecer y darle más al universo”.

A todos aquellos que viven con algún tipo de discapacidad les pide que se amen a sí mismos y que sueñen en grande.

“Soñar no se cobra, la gente debe creer en lo que hace, no hay que olvidar que los jóvenes son el futuro y es su responsabilidad llegar a ser un líder en México y en el lugar en donde vivan, lo más importante es amarse a sí mismo y disfrutarse tal como se es, todos somos guapos, tenemos algo único que podemos ofrecer al mundo, todos somos especiales”.

Como despedida, Emmanuel se esforzó por hablar en español para decir: “Mi corazón está con México, mi corazón está con Teletón, amo a México y a Teletón”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS