Madre desaparece desde 2009; pierden su expediente

María de Lourdes salió de su domicilio en CDMX rumbo al Edomex, pero ambas autoridades han declinado conocer de la denuncia. “Es como si mi madre no hubiera desaparecido", cuenta Leslie quien marchó este domingo en contra de feminicidios en el país
Foto: Diana Lastiri
17/09/2017
21:08
Diana Lastiri
Ciudad de México
-A +A

María de Lourdes Corona Santiago salió de su casa la mañana del 29 de diciembre de 2009 en la delegación Tláhuac con dirección a Ixtapaluca, Estado de México; desde entonces nunca más volvió y nadie sabe qué fue de ella.

Su hija, Leslie García marchó con otras 2 mil 600 mujeres más para exigir justicia por los feminicidios y las desaparecidas del país.

El cartel que ella portaba no sólo exigía #NiUnaMás, sino también pedía ayuda para encontrar a su mamá que hoy tendría 63 años de edad.

Debido a que María de Lourdes salió de su domicilio en la Ciudad de México rumbo al Estado de México, las autoridades de ambas entidades han declinado conocer de la denuncia de su desaparición, por lo que entre el papeleo su expediente se perdió.

“Es como si mi madre no hubiera desaparecido porque no hay ninguna denuncia frente a ningún ministerio público por su desaparición, por su ausencia y como no existe su expediente ellos no han seguido con su búsqueda y nosotros seguimos sin conocer su paradero”, explicó Leslie.

María de Lourdes acudía al negocio que estaba en construcción en Ixtapaluca, el albañil encargado de la obra afirmó que nunca llegó pero de acuerdo con Leslie hay evidencias de que su mamá sí llegó a su destino.

Leslie perdió a su mamá a los 15 años, se quedó con su hermano que hoy tiene 36 años y ya tiene dos hijos de los cuales María de Lourdes sólo conoció una.

Estudia diseño en comunicación visual en la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Mi madre no logró saber a lo que yo quería dedicarme, desapareció cuando iniciaba la preparatoria y yo no sabía entonces lo que quería hacer, ella no conoce mis decisiones actualmente”, contó.

“Yo la perdí a los 15 años, no es una etapa en la que seas consciente de las cosas que pasan, de lo que hay a tu alrededor y que un día mi madre no regresara fue el fin de mi mundo y significó madurar de golpe porque tuve que entender que probablemente no está viva y que probablemente nunca más la vuelva a ver”.

kcp 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS