Se encuentra usted aquí

La pesadilla de no poder dormir bien

Especialistas llaman a la población a darle importancia a descansar para evitar trastornos del sueño como la narcolepsia; estiman que 45% de los habitantes del país padece de algún mal neuronal
La pesadilla de no poder dormir bien
Rodrigo Godínez fue diagnosticado con nacrolepsia a dos años de sufrir un accidente tras haberse quedado dormido mientras conducía (IVÁN STEPHENS)
17/03/2018
03:45
Perla Miranda
-A +A

Ciudad de México.

Parpadeó, cabeceó, los brazos perdieron fuerza y soltaron el volante, cayó en sueño profundo. Segundos después se escucha: “¡Papi, vamos a chocar! Rodrigo Godínez se durmió un instante en el tránsito, fue suficiente para alcanzar al auto de enfrente, no hubo consecuencias fatales, pero el choque alertó al hombre de 46 años.

Han pasado dos años de ese accidente; quedarse dormido mientras hablaba con su esposa o jugaba con su hija se hizo frecuente, en el trabajo dejaba de cotejar datos y se dormía por minutos, en las noches despertaba asustado, por ello decidió visitar a un neurólogo, quien lo canalizó a la clínica del sueño del Hospital Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro del IMSS, donde la especialista Gittaim Pamela Torres San Miguel le diagnosticó narcolepsia.

Ayer se conmemoró el Día Mundial del Sueño con el lema: “Dormir profundamente nutre la vida”. Investigadores, especialistas y miembros de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir invitan a la población nacional a darle importancia al sueño, puesto que 45% de los adultos en el país duermen mal.

Ulises Jiménez Correa, responsable de la clínica del sueño de la UNAM, explicó que los trastornos del sueño aumentan las probabilidades de desarrollar hipertensión y sufrir infartos, así como de padecer enfermedades metabólicas como diabetes, por lo que es necesario atenderlos.

Existen casi 100 trastornos del sueño, pero en México los más comunes son el insomnio, el ronquido y la apnea del sueño; entre las enfermedades raras del dormitar se encuentra la narcolepsia, afección que disminuyó la calidad de vida de Rodrigo.

Jesús Flores Ciro, neurólogo y neurofisiólogo del Hospital Carlos Mac Gregor, detalló que la narcolepsia es una enfermedad poco común que afecta la generación y la organización del sueño, a pesar de que los pacientes duermen durante las noches, los síntomas se ven reflejados durante el día.

El malestar más recurrente es la hipersomnia diurna, es decir, el paciente tiene una facilidad muy grande de quedarse dormido en cualquier lugar, “puede estar sentado, de pie, manejando, hablando y de la nada se queda dormido”.

En México no existen cifras oficiales, a nivel mundial este trastorno del sueño se presenta entre 25 y 50 personas por cada 100 mil habitantes, en cuanto a la edad de inicio hay dos parámetros: a los 15 y 35 años.

Gittaim Pamela Torres San Miguel comentó que para los enfermos de narcolepsia es importante el interrogatorio de inicio, porque ahí informan que se han caído por quedarse dormidos o han protagonizado accidentes, “eso es un rasgo característico y diferencial entre narcolepsia y otros trastornos”.

 

Dormir se convirtió en una pesadilla

 

Un despertar agitado, con el cuerpo sudoroso y a veces llevando el sueño a la realidad, así eran algunas noches de Rodrigo, cuando no despertaba gritando, lo hacía con una sensación de miedo, desconocía que esto es una parasomnia conocida como terror nocturno.

El paciente recuerda que asociaba su necesidad de reposar por el día con un cansancio crónico o con estrés, pero descansar se estaba convirtiendo en una pesadilla, quedarse dormido mientras platicaba con su esposa le causó problemas familiares y eso lo orilló a buscar ayuda médica.

Una vez que visitó al neurólogo le explicaron que dormirse de repente era característico en los pacientes con narcolepsia, fue remitido a la clínica del sueño para que le realizaran un estudio que confirmara el diagnóstico.
El 10 de marzo Rodrigo llegó al hospital ubicado en la colonia Narvarte para que le hicieran una polisomnografía. “No me costó trabajo porque me tuve que dormir”, dice entre risas. En este estudio se revisan los movimientos oculares, torácicos y lo inducen a dormitar durante cinco eventos para medir cuánto tiempo descansa, eso es conocido como latencia, lo normal es que las personas alcancen el sueño profundo en 15 minutos, él lo hizo en cinco o en menos, también se miden los REM o sueños profundos.
“En cinco eventos, todas sus latencias fueron de cinco minutos, sólo una de ocho, el sueño profundo o REM lo alcanzó y tuvo más de 15 minutos, superó lo normal, esto nos da un caso de narcolepsia”, indicó Gittaim Torres.
Controlar la narcolepsia de Rodrigo será posible con fármacos conocidos como benzodiacepinas, además necesitará de un estudio de neurocirugía y siquiatría para evitar trastornos mayores.
El neurólogo Flores Ciro mencionó que algunos medicamentos pueden disminuir los síntomas de la narcolepsia, pero es una enfermedad irreversible, “sólo podemos mejorar la calidad de vida del paciente, la estructura de su sueño y tratar de mantenerlos despiertos durante el día”.

Rodrigo se compromete a seguir al pie de la letra las instrucciones de los médicos, “espero ya no dormir así, de la nada, tengo que tomar mi medicina y seguir lo que me digan los doctores, es un trabajo en conjunto”.
 

“No le dan importancia al buen dormir”

Durante la entrevista, Rodrigo se disculpó en dos ocasiones por quedarse dormido, fueron fracciones de segundo. Apenado invitó a la sociedad a no tomar a la ligera todo lo relacionado con el sueño.
“No es normal quedarse dormido así nada más, si sienten un síntoma raro vayan al médico, es preocupante porque hay quien puede dedicarse a trabajos pesados, o quizá se dediquen a cortar cosas, y si se quedan dormidos pueden tener accidentes trágicos, lo mío fue un percance y ya, pero pudo ser peor”.
Alejandro Jiménez Genchi, miembro fundador de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir, dijo que a pesar de que hay un número elevado de personas que viven con algún trastorno del sueño, sólo 5% acude al médico para recibir tratamiento.
Resaltó que según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 30% de los accidentes están relacionados con el cansancio o sueño durante el día, características que se dan por no dormir suficiente, a esto se suma 185 de los accidentes carreteros y 36% de percances aéreos por falta de descanso.
Gittaim Torres reconoce que apenas se le está dando importancia a los trastornos de sueño, “hay campañas que se han hecho por más de 20 años, asociaciones que se dedican a la investigación, pero nos falta más difusión”. Lamentó que se siga viendo como algo natural que la gente ronque, “debemos quitarnos de nuestra categoría de normal esas situaciones y asimilarlas como una enfermedad”.
En dos años que Torres San Miguel ha estado a cargo de la clínica del sueño de la delegación sur del IMSS ha atendido a cinco pacientes con narcolepsia, confiesa que esto se debe a que antes la clínica que encabeza sólo se enfocaba en apnea de sueño, “pero si hiciéramos un escrutinio, estoy segura de que encontraríamos más casos”.

Rodrigo es el quinto paciente con esta enfermedad, ahora que ya ha sido diagnosticado espera que el tratamiento le ayude a recuperar su vida, que pueda jugar con su hija y darle tiempo de calidad a su esposa, también anhela regresar a la lectura y a escuchar música.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS