Julia Carabias Lillo, la protectora de los ecosistemas de México

Julia Carabias fue invitada por el entonces presidente Ernesto Zedillo como secretaria de Recursos Naturales y Pesca. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
01/12/2017
02:49
Juan Arvizu y Alberto Morales
-A +A

[email protected]

Ella es eminente en la ciencia. Julia Carabias Lillo se consagró a las causas del medio ambiente y ha llegado a conocer como la palma de su mano los ecosistemas de México y muchos del mundo.

Doctora en Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es autoridad en los temas ambientales en los más altos niveles internacionales en los que ha sido homenajeada.

Se le ha reconocido en la vanguardia de la agenda de medio ambiente internacional, y desde su trinchera contribuyó a colocar a México en los temas globales de esta materia.

Con una formación ideológica socialista, Carabias Lillo fue fundadora del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), y antes del Movimiento Acción Popular (MAP).

Sin pertenencia a partido político alguno, fue invitada por el entonces presidente Ernesto Zedillo a integrarse a su gabinete como secretaria de Recursos Naturales y Pesca, cargo que ocupó los seis años con una carta de servicios distinguida por la eficacia, el conocimiento profundo de los asuntos y su autoridad moral en el sector.

Es integrante del Sistema Nacional de Investigadores, con categoría III.

Ha sido distinguida con la Medalla Belisario Domínguez que otorga el Senado y en la propuesta se indica que “ha realizado diversas investigaciones en temas ambientales, en particular en la regeneración de selvas tropicales, restauración ambiental, manejo de recursos naturales, ecología y sistemas productivos.

Lo anterior, de acuerdo con el dictamen de la Comisión Belisario Domínguez que preside el priísta Roberto Albores, de origen chiapaneco, como el homenajeado Belisario Domínguez.

Julia Carabias Lillo apareció en la propuesta 23 que consideró la Comisión Medalla Belisario Domínguez, en un paquete de expedientes en el que el número 25 correspondió a José Woldenberg, quien fue presidente del IFE y con el que estuvo casada.

La medalla debió entregarse desde el 7 de octubre, pero apenas hubo acuerdo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS