Estudiantes del IPN crean software contra déficit de atención

El programa busca disminuir el uso de medicamentos; la aplicación puede ser recurso pedagógico en preescolar
Con actividades como rompecabezas, asociación de letras con dibujos e identificación de números, este software, desarrollado por alumnos del IPN, permite que los niños con déficit de atención se concentren y aprendan. (IPN)
18/12/2017
01:36
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un software para niños de preescolar que sufren trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). El programa busca captar la atención de los niños, tranquilizarlos haciendo uso de actividades didácticas y disminuir el uso de medicamentos para tratar esa enfermedad.

Se trata de Didact Kids I, que desarrollaron estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 12 José María Morelos, el cual está diseñado para captar la atención de los pequeños gracias a ejercicios con colores, sonidos, números, letras y figuras.

Entre las actividades que se pueden realizar con este software están la elaboración de rompecabezas, asociación de letras con dibujos e identificación de números, que obligan a la mente del pequeño a concentrarse para aprender; de forma que además de ayudarles a que presten atención, el software se puede convertir en un recurso pedagógico para el aprendizaje en preescolar.

“Didact Kids I, incluye letras, números y juegos como rompecabezas, los cuales son seleccionados por los padres; si eligen las letras encontrarán diversos juegos como el abecedario donde el niño presiona el carácter que le interese y el programa emite el nombre de éste”, explicó la docente Melina Macías Montoy, quien asesoró el proyecto.

Los niños deben estar acompañados y supervisados por sus padres al momento de usar el software para que puedan detectar el avance y aprendizaje de sus hijos.

Para comprobar la efectividad de su programa, las alumnas del CECYT realizaron varias pruebas y consideraron que el programa funciona puesto que lograron captar la atención en las actividades desarrolladas.

Se recomienda utilizar el programa de una a dos horas, porque es el tiempo necesario para que desarrollen el aprendizaje tecnológico, además, la atención de un niño es de 15 minutos, por lo que sugieren que pasando ese tiempo se cambie la actividad.

El documento “Guía práctica clínica para el diagnóstico y tratamiento de niños y adolescentes con TDAH en atención primaria y especializada” de la Secretaría de Salud, especifica que este trastorno es la afección siquiátrica diagnosticada más frecuente en niños, se estima que la prevalencia mundial es de 3 a 5 % en niños de edad escolar y en México de 5% aproximadamente. Persiste en la adolescencia y la vida adulta en 60% de los pacientes, aunque la prevalencia en estas etapas de la vida es muy imprecisa.

“Este trastorno es la primera causa de atención siquiátrica en la población infantil en nuestro medio [Servicios de Atención Siquiátrica] y en la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, al revisar por entidades siquiátricas específicas, se pudo observar que es el trastorno con mayor uso de cualquier servicio de atención siquiátrica [44%]”, menciona el documento.

La importancia de un diagnóstico temprano y su tratamiento es vital para disminuir los riesgos que genera este síndrome, por ejemplo, mayor vulnerabilidad a sufrir maltrato infantil, rechazo escolar y aislamiento social; en los adolescentes, consumo de sustancias, conductas impulsivas o temerarias y mayores problemas legales. La falta de tratamiento ocasiona fracaso escolar, social y familiar, alertaron los especialistas.

De los niños que padecen este síndrome, 50% puede mantenerlo en la adolescencia, y 40% en la etapa adulta. El TDAH está clasificado como un trastorno del neurodesarrollo y regularmente necesita de dos tipos de terapia: cognitivo conductual y tratamiento farmacológico.

Esta enfermedad debe ser diagnosticada por un paidosiquiatra, el cual se especializa en dar atención a niños. De acuerdo con el Proyecto Dah, organización mexicana que se dedica al tema, en el país sólo hay 225 profesionales con especialidad.

Ante la carencia de siquiatras infantiles, quienes pueden notar con mayor facilidad que un niño tiene este trastorno es el maestro en clase.

En seis de cada diez casos, los niños con TDAH presentan comorbilidades; esto quiere decir que además de esta enfermedad, presentan otros trastornos afectivos, de ansiedad, conducta y aprendizaje y tics. En menor proporción, hay niños que sólo son hiperactivos o sólo son inatentos, aunque estos casos —explicó María Elena Frade— son poco comunes.

Los niños hiperactivos presentan problemas para seguir instrucciones, quedarse quietos, adaptarse con sus compañeros y aprender, además son impulsivos, lo cual llega a ocasionar problemas a los profesores cuando están dando sus clases e impiden que la jornada escolar se desarrolle con normalidad.

En el caso de la hiperactividad motriz, esta se manifiesta en niños que, por ejemplo, se suben a los muebles o ponen en riesgo sus vidas en azoteas y ventanas, que son impulsivos y por lo mismo no miden las consecuencias de sus acciones.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS