“Cuando llegué al baño, el standupero me besó a la fuerza”

Myr Ramírez ha sido víctima de dos episodios en su entorno laboral
Myr Ramírez asegura que el miedo a no hablar lo que lleva a que situaciones de acoso sigan ocurriendo (JENIFER NAVA. EL UNIVERSAL)
21/11/2017
04:07
Araceli García / Clínica de Periodismo
-A +A

[email protected]

Cuando Myr Ramírez aceptó hacer una sesión con el fotógrafo Andrés Aspilicueta, lo que menos esperaba era terminar de la forma en que lo hizo: en el elevador, con Andrés abriendo la bragueta de su pantalón y mostrándole su pene.

“Yo sé que no fui violada, pero también sé que eso no está bien. Le dije que no, ¿por qué no estamos entendiendo que no es no? ¿Por qué mi palabra no es suficiente? Recuerdo que acababa de pasar lo de Mara con el Cabify y le dije que estaba sacadísima de onda. La actitud de él me pareció correctiva, como diciendo: ‘Ah, no lo quieres vivir, pues te voy a enseñar’”, relata.

Sin embargo esta experiencia no ha sido la única. La comediante ya había pasado por un momento de miedo y tensión, producto de un encuentro con su compañero del medio, el standupero Freddy El Regio, situación que evidenció por medio de sus redes sociales.

“Fue en noviembre de 2016, hace casi un año, estábamos en una reunión del Comedy Fest en el cóctel de la rueda de prensa. Yo fui al baño, Freddy El Regio me siguió. Cuando llegué al baño, él me volteó, me besó a la fuerza, me empujó contra la pared. Yo le dije que no”, recuerda.

“Abrió la puerta del baño, me metió y cerró la puerta. Adentro del baño yo grité, lo empujé y se asustó porque yo estaba gritando”, relata la comediante en entrevista con EL UNIVERSAL.

La relación que Myr mantenía con Freddy era de cordialidad, se consideraban amigos. Sin embargo, previo a este encuentro ya había recibido por parte del comediante diversas propuestas para tener relaciones sexuales con él.

“Hubo momentos súper incómodos en los que yo recibía fotos que no le pedía. Yo tenía novio y usualmente eran cosas de madrugada para las que me pedía perdón al otro día y se refugiaba diciendo que estaba alcoholizado”, explica.

Aunque Ramírez está consciente de que no fue una violación sexual, asegura que si se transgredió su espacio, seguridad y confianza. Fue en su misma publicación de Facebook en la que El Regio dio respuesta: “Asumo mi responsabilidad y aquí estoy para hacer frente, aunque también creo que estás parcializando un poco las cosas”, escribió.

 

En la voz de otras mujeres. Para la standupera, en la actualidad existe una tendencia a que las relaciones de poder se conviertan en abuso y es el miedo a no hablar lo que lleva a que estas situaciones sigan ocurriendo.

“Hablé con otras mujeres y me di cuenta de que la mayoría, si no es que todas las mujeres que yo conozco, han sido víctimas de algún tipo de acoso o abuso, razón por la cual decidí que era importante empezar a denunciarlo de manera pública y hablarlo.

“Lo que me han dicho otras mujeres es: ‘Porque nos da miedo ser ridiculizadas, nos da miedo que nos señalen, que digan que fue nuestra culpa’”, explica.

“Las mujeres no somos un objeto, ni somos una cosa hecha para el placer de los hombres. Es complicado, porque a veces abres una revista y ves chicas en bikini. Es difícil cambiar ese discurso, pero las mujeres no estamos aquí solamente para dar placer a un hombre”, asegura.

Aunque dice tener conocimiento de más mujeres que han pasado por situaciones parecidas con el propio Freddy El Regio, considera que a su debido tiempo serán ellas quienes hablen y den su testimonio.

Actualmente, Myr se encuentra en asesoramiento legal para proceder en contra de su agresor, de ser necesario.

Mantente al día con el boletín de El Universal