Con cadena humana, estudiantes organizan víveres en Centro Universitario

Los estudiantes, maestros y personal del Centro Universitario México se movilizaron en solidaridad con los afectados por el sismo; acomodan la ayuda recolectada en esta institución
(Foto: Julián Sánchez / EL UNIVERSAL)
21/09/2017
13:50
Julián Sánchez
-A +A

A un brazo de distancia rápidamente formaron una fila a lo largo de dos calles. Estudiantes del Centro Universitario México (CUM), maestros y personal tenían que desahogar los víveres, agua, medicina y otros productos que se habían acumulado en la calle de la entrada de esa institución en Concepción Beistegui.

En ese punto, en donde desde el martes pasado se instaló un centro de acopio y un albergue en el que están alojadas cerca de 100 personas, los jóvenes como en muchos sitios de la ciudad están movilizándose en solidaridad con los afectados por el sismo con intensidad de 7.1 grados.

Afuera del CUM, ubicado a unas cuadras de donde colapsaron edificios como el de la calle de Escocia y Yacatas, la maestra Claudia Gómez informó que se requiere alimentos no perecederos, preparados ya no, comida para mascotas, cobijas, ropa para niños de tres a cuatro años y adultos, principalmente para hombres.

La profesora, con otros docentes organizaron la movilización de alumnos para pasarse de manos botellas de agua y cajas con la ayuda que ha llegado a ese lugar y que de ahí se distribuye a otros puntos de la ciudad en dónde se requieren, principalmente del sur de la capital del país.

“Colóquense a un brazo de distancia, no se avienten las cajas, con cuidado”, insistía por el altavoz uno de los profesores, y paralelamente lo repetían en voz alta algunos de los estudiantes que se encontraban en el otro extremo de la fila hasta que las cajas llegaban a una casa que prestó una persona para almacenar los víveres, medicamento, agua y ropa, desde donde se organizará el reparto a donde se requiera.

Padres de familia seleccionaban mientras artículos que cientos de personas han llevado al CUM, para empaquetarlos en cajas seleccionada y ordenadamente, como atún y otros enlatadas, en unas cajas y medicinas y ropa en otras.

Otros cargaban polines donados que son llevados a sitios en donde se realizan labores de rescate, a donde también llevan herramienta, guantes y lámparas. Algunos más organizaban brigadas para repartir los víveres.

Al interior, otros grupos atendían a las personas damnificadas que fueron evacuadas de inmuebles catalogados como en riesgo y otros que sus viviendas colapsaron.

Autoridades del plantel informaron que el albergue permanecerá ahí hasta que pase la contingencia, al igual que el centro de acopio.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS