Compra departamentos y así logra mantener a su hijo y nuera

La mujer dice que no le molesta asumir los gastos de tres personas en su casa
María Eugenia Juárez dice que aunque le gusta salir, apoya a su hijo al cuidar a su nieto. (Fotos: YADÍN XOLALPA)
28/08/2017
02:12
Pedro Villa y Caña
-A +A

[email protected]

Desde que María Eugenia Juárez supo que sería madre soltera ha dedicado su tiempo, dinero y esfuerzo para apoyar a su hijo, de 27 años, y desde hace tres años también a su nuera y a su nieto, quienes viven con ella en su casa en la delegación Tlalpan, en la Ciudad de México.

Comenta que para ella no es ninguna molestia o esfuerzo tener que asumir los gastos de alimentos, luz, agua, vestido, y estudios para su hijo, nuera y nieto.

“Es mi hijo y él está estudiando Derecho en una universidad privada. Su esposa también se cultiva, pero ella está en Contabilidad. A pesar de tener un bebé de tres años, siguen estudiando. Ellos viven conmigo y pago todo”, dice.

María Juárez señala que a pesar de que le gusta salir en sus ratos libres a bailar y a visitar a sus amigas, apoya a su hijo y nuera con el cuidado con el bebé.

De cuerpo delgado y con una sonrisa que parece mantener todo el tiempo, señala que no le molesta tener que pagar todos los servicios de tres personas más, debido a que considera que esto es un apoyo para su único hijo.

“No me molesta tener que pagar los gastos, es mi familia”, indica.

Aficionada a bailar y escuchar música, llama a su nieto, quien acaba de entrar al kinder, como “hijo”, debido a que le recuerda a su primogénito de pequeño.

“Ha sido como regresar a ser mamá. Hace casi 30 años que nació mi vástago y ahora con mi nietecito que yo le llamó: ‘Hijo’, ha sido como regresar el tiempo. Estoy muy contenta con mi etapa de abuela”, remarca.

Asegura que la solvencia económica para poder apoyar en todos los aspectos a dos adultos y a un infante es debido a los ingresos que obtiene de la renta de seis departamentos en la capital mexicana y que le ha permitido no tener la presión económica como muchos de sus amigos. “Tenía una fábrica, pero decidí venderla y compré seis departamentos, lo que me ha permitido tener los ingresos para apoyar a mi hijo y a su familia. Gracias a ese ingreso no he tenido preocupaciones económicas, no es mucho; sin embargo, me ha permitido vivir esta etapa de mi vida con tranquilidad y es mejor apoyar a mis seres queridos”.

Mari, como le dicen de cariño, señala que el apoyo económico y de cuidado de su nieto seguirán hasta que su hijo y nuera terminen sus carreras y tengan un trabajo que les permita independizarse, puesto que.aseguró, la situación del país no es la idónea.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS