Caso Google “como si un dardo le hubiera dado a un mamut”

Se trata del segundo caso que se procesa en el mundo; el primero fue en España, dice
Ulrich Richter Morales Abogado (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
07/12/2017
03:40
Diana Lastiri
-A +A

[email protected]

El reconocimiento de que tribunales mexicanos pueden juzgar y, en su caso, condenar al gigante de las tecnologías Google es el segundo caso a nivel mundial que representa una pérdida para la multinacional.

El primero se ventiló ante la Unión Europea, que en un caso de protección de datos personales resolvió que los tribunales de Madrid, España, eran los competentes.

El segundo pone en juego una demanda por daño moral que podría significar una pérdida millonaria para Google.

El artífice fortuito del precedente mexicano es el abogado Ulrich Richter Morales, quien es conocido por ser uno de los pioneros en lo que hoy conocemos como “litigio estratégico”, que significa llevar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación casos particulares que pueden marcar una diferencia en todo el país, como el uso lúdico de la marihuana.

“Es como si le hubiera dado un dardo a un mamut”, reconoció en entrevista con EL UNIVERSAL, mientras explicó la magnitud de que Google se desistiera ante la Corte de un recurso con el que los ministros podían determinar si la empresa debe someterse a la justicia mexicana o si los mexicanos deben someterse a la justicia de Google, la de Estados Unidos.

¿Qué significa la rendición de Google?

—En 2011 se reformó la Constitución para establecer el principio pro persona y se obliga a cada juez y autoridad a respetar los derechos humanos, y el juez de amparo reconoce el argumento de que el domicilio de Google está en Estados Unidos, pero le niega el amparo porque el juicio de garantías tutela los derechos de la dignidad humana de Richter.

En dos párrafos, es como si le hubiera dado un dardo a un mamut; entonces ellos se van a la revisión y yo, al mismo tiempo, argumenté que el juez de Distrito estaba en lo correcto y solicité que el asunto se fuera a la Corte porque, claro, cuando me estoy peleando contra un monstruo tecnológico no sé qué datos van a tratar de operar.

Cuando Google ve que a este nivel se va a replantear esto, presentó un desistimiento, con lo que el Máximo Tribunal declara firme la sentencia de amparo.

Cuando ven que la Corte iba a ampliar el criterio, Google sacó la bandera de “me rindo”.

Entonces, ganamos el caminito de que mañana cualquier persona bajo la ponderación constitucional pueda demandar a estas empresas que, como yo digo, se encuentran en la nube.

¿Qué significa esto para otros interesados?

—El escrito fue presentado el 24 de noviembre. En él se identifica como Google Inc, tal como se podía apreciar en sus condiciones de servicio hasta antes de esa fecha.

Al día siguiente Google cambió sus condiciones de servicio y con ello también modificó su nombre a Google LLC, porque bajo el criterio del caso Richter cualquier ciudadano puede demandarlos en México.

En consecuencia, hoy si se intenta demandar a Google deberán hacerlo contra Google Inc y Google LLC, pero si demandan sólo a Google Inc no procedería.

¿Qué pasa con la denuncia de fraude procesal que presentaste en octubre de 2016?

—Continúa porque el hecho ocurrió en un juicio sometido ante el tribunal mexicano, pues en caso contrario, de haberse desconocido la competencia del juez mexicano, la denuncia se hubiera caído.

Esta es la primera vez que tú protagonizas un litigio estratégico ¿cómo te sientes?

—Tengo la satisfacción de haber luchado contra un gigante tecnológico y hemos puesto todo el empeño por fijar un precedente de que no se puede ir por el mundo tecnológico causando daños a la dignidad de las personas.

¿Qué estás exigiendo a Google?

—Primero, el retiro del blog, la declaración judicial de que causó daño moral y la indemnización, que solicitamos que sea fijada a criterio del juez tomando como base la capacidad económica de Google, la segunda empresa más rica del mundo.

Por eso es que es tan importante este precedente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios