Buscan recuperar Los Frontones de CU con deporte

Hoy y mañana realizan Campeonato Nacional de Frontball; participan 13 alumnos
Buscan recuperar Los Frontones de CU con deporte
La comunidad universitaria debe hacer suya la zona de Los Frontones para evitar el regreso de narcomenudistas, dicen autoridades de la UNAM (LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL)
08/03/2018
04:16
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció la recuperación de la zona conocida como Los Frontones, uno de los principales centros de narcomenudeo del campus Ciudad Universitaria.

En conferencia, Alejandro Fernández Varela, director general de Deporte Universitario, dijo que desde hace más de 20 años no se celebra un torneo de frontón en la zona, ubicada a unos metros de donde el pasado 22 de febrero hubo una riña entre narcomenudistas.

“La Universidad ha recuperado de personas ajenas a la misma un espacio de vital importancia para el deporte universitario. Debe ser utilizado por los estudiantes para lo que fue construido”, afirmó.

En este espacio se realizará por primera vez —el 8 y 9 de marzo— el Campeonato Nacional de Frontball, una competencia clasificatoria para ir al Mundial de la especialidad, que se celebrará en París, Francia. En el torneo participarán 13 estudiantes universitarios.

“Se ha puesto especial interés en la seguridad de la comunidad, dotando de iluminación inteligente y sistemas de seguridad de alta tecnología a esta zona. Con ello la UNAM ha recuperado un espacio importante para el deporte universitario. La comunidad debe ser parte de este espacio, es suyo, debe ser utilizado para lo que fue pensado: practicar la disciplina que más les llame la atención, como frontón, basquetbol, tenis, entre otros”, dijo.

La zona de Los Frontones se encuentra en las inmediaciones de las facultades de Ingeniería y Contaduría y Administración.

Es conocida como uno de los principales puntos de venta de droga junto las inmediaciones de la escultura conocida como Los Bigotes, cerca de la entrada al Metro Universidad; el jardín que se atraviesa caminando para llegar de Ciencias Políticas al Metro, y los jardines del Edén y de los Cerezos, los cuales se encuentran entre la facultad de Filosofía y Letras, la Biblioteca Central y la Torre de Rectoría.

Antes de la riña, en un perímetro de 500 metros fue localizado en 2017 el cuerpo de la joven Lesvy Berlín Rivera Osorio, en las inmediaciones del Instituto de Ingeniería en Ciudad Universitaria.

A raíz del hallazgo, la UNAM dio a conocer medidas contra la inseguridad y el consumo y venta de drogas en el campus.

Se ordenó, entre otras medidas, enrejar Los Frontones e instalar torniquetes eléctricos para permitir el ingreso sólo a personas con credencial de estudiante o que pertenezcan a la comunidad universitaria. La determinación no impidió que persistiera la venta de drogas pero, según estudiantes consultados, generó que los narcomenudistas se acercaran directamente a los alumnos que pasan por la ciclovía.

Tras la balacera del 22 de febrero se incrementó el patrullaje y los recorridos de seguridad por parte de unidades de Vigilancia UNAM. Como parte del operativo, a las personas que son sorprendidas consumiendo alcohol o drogas se les pide que se retiren del espacio.

El negocio. El pasado 23 de junio, EL UNIVERSAL dio a conocer que personas dedicadas al narcomenudeo en Ciudad Universitaria serían parte de un grupo presuntamente identificado como Cártel de Tláhuac, cuyas ganancias por distribución de marihuana, cocaína, cristal, LSD, hachís y tachas en esas instalaciones superaría los 100 mil pesos por día.

Las investigaciones federales y locales que se han realizado en torno a esa actividad identifican a una persona con el mote de El Micky como el líder de este grupo, y fuentes judiciales indicaron que el enervante lo “guardan” en una vivienda de la colonia Santo Domingo, frente a Ciudad Universitaria, por lo que con facilidad entran y salen del complejo educativo.

Las autoridades han tenido conocimiento de la situación y han identificado por lo menos 10 puntos donde se comercializan los enervantes y el modus operandi de los traficantes, pero a pesar de que se ha actuado contra algunos de ellos, no se ha logrado desmantelar la célula.

Mantente al día con el boletín de El Universal