Ahora le dicen el “soldado valiente”

La madre del rescatista pide una lona para guarecerse; perdió su casa en Oaxaca
Lorena Hernández Santiago, madre del soldado Martín Moctezuma, dice que al ver la foto de su hijo sabía que él estaba bien y le daba orgullo que ayudara a otras personas (EDWIN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL)
27/09/2017
01:31
Alberto López Morales / Corresponsal
Juchitán
-A +A

Desde niño, Martín Moctezuma Luis Hernández tenía la ilusión de ser soldado, de servir a la patria, de enfundarse en el uniforme militar. Tras cinco intentos para ingresar a las fuerzas castrenses, fue aceptado a sus 23 años de edad.

Su padre, Cándido Luis Santiago, fue su inspiración. Se desempeñó como soldado en la Ciudad de México durante nueve años y después ingresó a la policía estatal de Oaxaca. “Ya falleció”, dijo doña Lorena Hernández Santiago, madre del soldado Martín Moctezuma.

“Cuando vi su foto lloré, primero por la preocupación, pero también de alegría al saber que mi hijo está bien, que está ayudando a otras personas que están en desgracia, como la desgracia que vivimos en Juchitán, donde todos los días tiembla”, señaló doña Lorena.

La familia del “soldado valiente”, como ahora le dicen sus vecinos, vive en el patio. Por la mañana se protege del sol con la sombra de dos árboles de almendra. Por la noche no tiene donde guarecerse de las intensas lluvias. “Ni una lona nos han regalado”, lamentó la madre.

Desde el terremoto de 8.2 que golpeó al Istmo de Tehuantepec el 7 de septiembre, cinco integrantes de su familia viven a la intemperie porque su pequeña vivienda de dos cuartos sufrió severos daños.

El inmueble está de pie, pero tiene cuarteaduras en las paredes de bloques de cemento de los dos cuartos. En la pared frontal, que mira hacia el oriente, está inscrito con aerosol el número 14 mi 188. Es el folio que le asignaron como certificado de que la vivienda es inhabitable.

Ahí vivía la esposa e hija del soldado Martín Moctezuma. Ellas se fueron después del terremoto. “Las mandó a traer para cuidarlas en Morelos”. La vivienda perdió el baño. Quisieron construirlo de nueva cuenta, pero el temblor del pasado sábado 23 lo volvió a derribar.

Dos días después del sismo del 19 de septiembre y una vez que se hizo viral la foto en el Facebook, en la que se aprecia la imagen del soldado Martín Moctezuma llorando, por fin su madre Lorena logró comunicarse con él. “¿Por qué lloraste?”, “¿te lastimaste?”, le cuestionó. “Mi hijo me dijo que lloró de tristeza al ver que la niña y su mamá ya no respiraban. Me dijo que de inmediato pensó en su esposa, en su hija y en nosotros que vivimos en Juchitán”, recordó doña Lorena.

“Me siento orgullosa de mi hijo, quien sirve a su Patria ayudando a la gente. Sus hermanos están orgullosos de su trabajo. Desde niño decía que algún día sería soldado. Él está haciendo su trabajo, a pesar de que aquí en Juchitán nadie duerme en las casas por miedo a tantos temblores”, dice la madre del “soldado valiente”.

“Mi hijo estudió hasta la preparatoria. Aprendió el oficio de mecánico para arreglar motocicletas. Eso hacía antes de servir a la patria. Iba a ver varios vecinos que son de la Armada y del Ejército, y les preguntaba cómo podía ingresar como soldado. Hasta que por fin logró su sueño”.

—¿Qué es lo que más desea en estos momentos? —se le pregunta.

—Quisiera que toda mi familia estuviera conmigo, pero también quisiera una lona para proteger a los niños de las lluvias porque ya empezó a lloviznar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS