Vigilantes no van por los narcos: alumnos

Autoridades y estudiantes saben quiénes y dónde se venden enervantes
La Universidad Nacional lanzó una estrategia que incluye ocho medidas preventivas para evitar abusos y agresiones en Ciudad Universitaria. (GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL)
28/02/2018
02:23
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

Con medidas de autocuidado en el Pumabús, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) mantiene su campaña en contra del narcotráfico.

La estrategia prevé ocho acciones para prevenir ilícitos y denunciarlos, se constató en un recorrido: no proporcionar datos personales a desconocidos, mantener cerradas bolsas y mochilas y llevarlas al frente, no en la espalda, y no colocar teléfonos en lugares vistosos o de fácil extracción, así como conocer los números de emergencia.

En los Pumabús fueron colocados letreros para pedir a los estudiantes que se autocuiden para prevenir delitos o abusos.

Los alumnos consideraron insuficientes las medidas que se han adoptado en el campus de CU para combatir la venta de drogas y la proliferación de narcomenudistas y explicaron que desde los alumnos hasta los funcionarios conocen dónde operan y cómo, y demandaron que el personal de Vigilancia UNAM tenga mayores atribuciones.

En un nuevo recorrido por la zona de Los Frontones, donde el pasado viernes dos personas fueron baleadas y murieron, se observó la presencia de dos patrullas, un rondín de cuatrimotos de Vigilancia UNAM. Se advirtió a personas fumando cigarrillos de marihuana y se percibió el aroma característico de esta yerba en el camino hacia el Metro Universidad, en la zona del monumento de Los Bigotes.

En el bajopuente que conecta la Facultad de Ingeniería con el Instituto de Ingeniería se ubicó a un joven que vendía cigarros de tabaco sueltos, pipas, papel arroz y otros artefactos utilizados para consumir marihuana.

“Seguridad de la UNAM sabe muy bien donde se encuentran los que consumen y los que venden, y a veces no dicen nada. No sé si es porque les tienen miedo, no es algo que ignoren. Recuerdo que antes, cuando estabas consumiendo alcohol, te pedían tu credencial, te la recogían y te subían al carro de Vigilancia, pero ahora no se hace. Es como ver y no hacer nada; eso le toca a la Universidad aunque también el consumo y la compra de drogas dentro de la UNAM es algo que se sabe. De forma indirecta conoces quién es el que vende y en dónde. Es algo tan cotidiano que ya se normalizó”, relató Óscar Montes, egresado de la Facultad de Medicina.

“Vigilancia UNAM va por grupos que no representan un daño. Estaba sentado leyendo y se bajó uno de seguridad a preguntarme qué estaba haciendo. Cuando ven a los que están consumiendo marihuana no van, se siguen”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS