Tras 28 años de cárcel sentencian a Félix Gallardo

Por asesinato de agente de DEA, 37 años de prisión: su defensa puede apelar fallo o interponer amparo
Miguel Ángel Félix Gallardo, quien fue socio de Pablo Escobar, fue detenido en 1989, en Guadalajara. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
24/08/2017
02:05
Manuel Espino Bucio
-A +A

[email protected]

A 28 años de haber sido detenido, el ex líder del Cártel de Guadalajara, Miguel Ángel Félix Gallardo, recibió una sentencia en primera instancia de 37 años de prisión por el asesinato del agente encubierto de la DEA Enrique Kiki Camarena Salazar y del piloto mexicano Alfredo Zavala, en febrero de 1989.

El juicio por la muerte de Camarena Salazar es considerado el de mayor peso contra los fundadores del primer grupo criminal denominado cártel en México: Félix Gallardo, Caro Quintero y Ernesto Fonseca, Don Neto.

El Jefe de Jefes o El Padrino fue finalmente hallado culpable del delito de homicidio calificado, con premeditación y ventaja, por lo que el juez Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales de Jalisco le fijó como reparación del daño 20 millones 810 mil pesos, que deberán ser entregados a los familiares de las víctimas.

El juzgador lo absolvió del delito contra la salud en su modalidad de posesión de cocaína con fines de comercialización, tipificado y castigado en el Código Penal Federal.

El considerado jefe máximo del narcotráfico en el país en el siglo XX está recluido en el Centro Federal Psicosocial (Ceferepsi), en Morelos.

Su defensa tiene la opción de apelar o de interponer un amparo contra la sentencia dada a conocer ayer por el Consejo de la Judicatura Federal, lo que podría llevarle al afamado capo más años de proceso.

El crimen. El 7 de febrero de 1985, Kiki Camarena y el piloto de la entonces Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, Alfredo Zavala, fueron levantados en la zona céntrica de Guadalajara por un grupo de sicarios al servicio de la organización delictiva de Félix Gallardo.

Sus cuerpos fueron hallados en la comunidad La Angostura, del municipio michoacano de Vista Hermosa, colindante con el estado de Jalisco.

Desde entonces autoridades de México y Estados Unidos iniciaron una ofensiva policiaca contra el capo, a quien cuatro años después —el 8 de abril de 1989— lograron detener en Guadalajara, su centro de operaciones desde donde dirigió la poderosa organización de tráfico de drogas de los años 70 y 80, que tejió alianzas en Centro y Sudamérica.

Problemas de salud. El narcotraficante permaneció recluido más de 20 años en el penal de El Altiplano, en el Estado de México; luego, el 31 de enero de 2015, fue trasladado al Centro de Readaptación Social de Puente Grande, Jalisco, tras obtener un amparo tras alegar malas condiciones de salud.

Durante el tiempo en que ha estado en la cárcel, el capo sinaloense ha presentado problemas de salud, le han diagnosticado pérdida auditiva, gastritis crónica, trastorno ansioso depresivo, faringitis aguda y perdió un ojo.

Por problemas sicológicos, Félix Gallardo fue llevado recientemente al Ceferepsi en Morelos, un penal donde han sido recluidos políticos como el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva.

En enero de 2016, El Jefe de Jefes cumplió 70 años y meses después solicitó al juez de la causa prisión domiciliaria, como lo hiciera su ex socio Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, quien purga su condena en un inmueble de Hacienda de Valle Escondido, en Atizapán, Estado de México. Sin embargo, el Juzgado Cuarto de Distrito en Procesos Penales Federales de Jalisco se la negó.

Buscaba cumplir su condena y procesos restantes en el Fraccionamiento Ciudad del Sol, en Zapopan, Jalisco.

Sus socios, Don Neto y Rafel Caro Quintero también fueron acusado de la muerte del Agente de la DEA.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS